Cuando de religión se trata, ¿qué tipo de ‘troll’ eres?


Imagen

Por: John Blake (CNN) .

Cuando escuchaba esas dos palabras en mi niñez en los barrios pobres de Baltimore, sabía que algo malo estaba a punto de suceder. El intercambio de insultos era un ritual de la infancia. Pero todos entendían que había un tema que no estaba a discusión. No hablabas de la madre de alguien a menos que estuvieras preparado para empezar a repartir golpes.

Ahora que he crecido, encontré una nueva arena para el combate: los comentarios sobre las historias de religión.

Cuando comencé a escribir sobre religión para un sitio de noticias en línea, activaba con impaciencia la sección de comentarios de mis artículos en busca de cumplidos con la convicción de haber provocado alguna discusión razonada sobre la fe.

Ya no lo pienso.

Ahora, cuando veo la sección de comentarios, veo que se intercambia una gran cantidad de expresiones parecidas a “tu mamá”. Los lectores intercambian insultos juveniles, sermones condescendientes y salen por tangentes que no tienen nada que ver con el artículo que acabo de leer.

Durante años, he escuchado en silencio a esos “santos trollers“. Ahora los llamo así. He aprendido que el mismo tipo de personas enroladas en discusiones sobre la fe las transforman en el equivalente verbal de una guerra con comida. Puede ser que reconozcas a alguno de estos personajes.

Incluso podrías reconocerte a ti mismo.

El profeta de la esquina

Recientemente fue publicado un artículo en Belief Blog sobre un conductor de televisión que dijo que los ateos “no deben vivir aquí”. Una persona identificada como Karie se involucró en un acalorado intercambio con alguien de sobrenombre Bible Clown (Payaso de la Biblia).

Karie le llamó al Payaso “virus pervertido, aberrante y repugnante” y “Bozo“, antes de terminar con la siguiente predicción:

“Amor, el infierno vendrá por ti.

Habrá un calabozo especial para ti y no podrás morir. LOL.LOL”.

Los profetas de la esquina con frecuencia actúan como si estuvieran profundamente preocupados por el destino de las almas de las personas con las que no están de acuerdo, pero es claro que se regodean con la idea de un eterno tormento para sus enemigos en línea.

Algunos ni siquiera tratan de esconder sus verdaderos motivos:

“Espero que te gusten los gusanos ya que tendrás tu gusano personal para que se alimente de tu cebo derretido en el infierno durante toda la eternidad…”.

Eso fue lo que una persona con el seudónimo de Heaven Sent (Enviado del Cielo) dijo a otra en un artículo publicado sobre el pastor evangélico Rick Warren.  Heaven Sent terminó su maldición con una palabra: “Amén”.

De acuerdo, esa es la manera incorrecta de discutir sobre religión en internet si eres un profeta de la esquina. La manera correcta es:

No todos los que están en desacuerdo contigo merecen un tormento eterno. Las personas raramente escuchan a alguien que está en modo de ataque perpetuo.

“No cambiamos la forma de pensar de alguien al atacarlo”, dijo Charles Camosy, profesor de ética de la Universidad de Fordham en la ciudad de Nueva York.

Camosy ha hecho una carrera profesional zanjando las diferencias religiosas. Es parte del grupo Contending Modernites que encuentra intereses comunes entre cristianos y musulmanes. También es cofundador de un sitio de internet dedicado a aminorar la intensidad de las discusiones religiosas llamado Catholic Moral Theology.

Camosy dice que las discusiones en línea sobre religión son complicadas ya que no se dan en persona. El tono y los matices se pierden en línea.

“No puedes verlos a la cara”, dijo. “No puedes estrechar su mano o dar un abrazo. Es muy difícil tener una confianza personificada”.

El provocador

No hay una noción de “confianza personificada” en el siguiente troll: el provocador.

A este personaje ni siquiera pretende importarle el destino final del alma de una persona. Lanzan golpes y disfrutan de decir cosas que probablemente no dirían en persona.

En el reciente artículo sobre Warren, un lector llamado Just the Facts Ma’am le dice a otro:

“Gracias otra vez por confirmar cuan vulgar, mal educada y delirante eres, Meredith”.

En un artículo sobre el hecho de que los millennials han abandonado la iglesia, un lector con el nombre de Jenna le dice a otro: “Jesús nunca dijo esas tonterías. Eres un falso profeta y puedo reconocerlos”.

Cómo discutir sobre religión si eres un provocador:

Nadie te escuchará si no le agradas, dijo Joe Carter, blogger evangélico y autor de How to argue like Jesus, un libro que explora la manera en que Jesús se enredaba verbalmente con sus enemigos y cómo persuadía a sus amigos.

Carter dijo que Jesús era un excelente comunicador ya que contaba historias que provocaban emociones, tomaban caminos inesperados y obligaba a las personas a sacar sus propias conclusiones. Pero también conectaba con las personas por una simple razón: le importaban.

“Cuando las personas saben que te importan, es más probable que puedas persuadirlos”, dijo Carter. “Tendemos a ser persuadidos por personas que nos gustan y en las que confiamos. Jesús tenía eso”.

El ateo

Uno de mis mejores amigos era ateo. Cuando nos encontrábamos teníamos largas discusiones y filosofábamos sobre la religión. Me encantaba. Como muchos ateos a los que conocí después, descubrí que sabían más de la biblia que la mayoría de las personas que dicen ser religiosas.

Es una pena que muchos de los intercambios entre los ateos y los creyentes en nuestra sección de comentarios no siguen el mismo guión. De hecho, tienen algunas de las discusiones religiosas más desagradables que he visto en línea.

Un ejemplo:

En un artículo reciente de Belief Blog sobre el ateísmo, un lector identificado como Sam Stone dice a otro: “Las personas libres no necesitan un salvador, Kate. Solo los esclavos necesitan un salvador”.

Otro lector, CamDEn1 dijo a un cristiano: “Eres un tonto sin educación. ¿Alguna vez has oído de Richard Dawkins o de Sam Harris? Entre los ateos hay académicos más respetados que entre los cristianos…”.

Entiendo la fuente de frustración de algunos ateos. Han sido caricaturizados durante largo tiempo por los creyentes como unos degenerados a los que no les importa la moral. Algunos de ellos, a su vez, han caricaturizado a los creyentes como hipócritas de mente débil que creen en cuentos de hadas.

Si eres un ateo, así debes discutir sobre la religión:

Supera los estereotipos y pasa un rato con una persona de fe. Y si eres una persona de fe, haz lo mismo con un ateo. Puedes resultar sorprendido.

Eso fue lo que sucedió cuando Camosy, el profesor de ética de Fordham, se embarcó en un viaje verbal con el renombrado ateo y filósofo, Peter Singer, a quien muchos consideran el fundador del movimiento de los derechos de los animales.

Camosy dijo que este encuentro verbal lo obligó a leer y poner atención a los argumentos de Singer. Descubrió que comparten preocupaciones sobre la pobreza global. Consideró a Singer como una persona de buena voluntad.

“Eso creó un espacio para que pudiéramos tener un intercambio honesto, abierto y fructífero, y no un intercambio de comentarios agresivos”, dijo Camosy.

También creó un espacio para la transformación personal.

“De hecho, leer sus escritos me convirtió en vegetariano”, dijo Camosy. “Pero solo fue porque estaba abierto a sus argumentos lo que me convenció”.

El académico

Tengo un amigo inteligente, verdaderamente inteligente. Es un tipo genial y chistoso y resulta que es profesor de teología. Trato de entenderlo cuando hablamos de religión, pero siempre hay un punto en el que me pierdo. Comparo ese momento con ver a la nave Enterprise entrar en velocidad hiper espacial. Simplemente se va al espacio y mi mente no es suficientemente grande como para entenderlo.

Hay muchos grandes cerebros en la sección de comentarios de nuestro blog. Hablan como si tuvieran el número celular de Dios: Él les ha revelado los grandes misterios. Conocen el plano divino.

En un artículo que escribí recientemente sobre la persecución que sufren los cristianos contemporáneos, un lector identificado como Tom Skylark me explicó de lo que realmente se trata esta persecución.

Skylark dijo:

“Los cristianos se enfrentarán a una persecución constante, entonces sucederá Tesalónicos 4:16-17 justo antes de las adversidades de 7 años cuando Israel queme las armas de Rusia durante 7 años. (Ezequiel 39:9). Aquellos que no estén involucrados en el arrebato tendrán la oportunidad de recibir a Cristo durante las adversidades de 7 años, pero serán decapitados por su testimonio. (Revelaciones 20:4). ¿Qué tan lejos está Rusia de su posición profética que implica que dicho arrebato (Tesalónicos 4:16-17) está aun más cerca?

De hecho, no lo sabía y todavía no estoy seguro de lo que esto significa.

Algunas veces, el académico es alguien que cree que toda la religión es inevitablemente derivativa: está basada en algo que sucedió con anterioridad.

Un lector llamado Seyedibar respondió a mi artículo sobre la persecución de los cristianos con lo siguiente:

“Con un poco de estudio en historia y religión comparativa se puede llegar lejos. Abraham está basado en una figura egipcia. Su Dios era Ptah, no El y su visión era sobre Memphis, no Israel. Jesús probablemente está relacionado con la historia mística de Merkabah, que se trata sobre un peluquero y un carpintero… y si vamos un poco más atrás, la arqueología ugirítica nos muestra que el libro del Génesis es la de los reyes ancestrales de los cananeos. La mayoría de los cristianos y de los judíos no están conscientes de que cuentan que el creador del Jardín del Edén, El, murió por un ataque de un jabalí salvaje”.

Como dije, el hiperespacio. Simplemente no puedo llegar hasta donde Seyedibar ha llegado. Amo la pasión de los académicos por la religión, pero algunos de ellos me pierden cuando tratan de demostrar todo su conocimiento de la historia y la religión en un esfuerzo por cambiar las creencias de alguien.

Cómo discutir sobre religión si eres un académico:

Acepta que hay un límite para el conocimiento. Nunca he visto que alguien responda a un argumento religioso así: “Tenes razón. Tu argumento es irrefutable. Tiraré por la borda toda una vida de creencias en este momento porque obviamente no tengo una respuesta coherente”.

Simplemente no sucede.

Gordon Newby, profesor de Estudios del Medio Oriente y de Asia del Sur de la Universidad de Emory dijo que la mayoría las personas modifican sus creencias religiosas “no por un argumento” sino después de largas conversaciones y una exposición íntima a otra fe.

“Los argumentos lógicos son buenos, pero no van a cambiar la vida de alguien”, dijo New by. “Somos demasiado complicados para eso. No somos máquinas programadas. Tenemos todo un sistema límbico de emociones, apetitos y todo lo demás”.

El pacifista

Hay algunos factores que me dan esperanza cuando visito la sección de comentarios. Son los pacifistas y con toda seguridad me bendicen con sus actitudes.

Los pacifistas tratan de evitar que los argumentos sean personales. Son árbitros en línea. Voltean la otra mejilla.

Un intercambio entre alguien llamado Booty funk y Katie Rose muestra a un pacifista en acción.

Booty funk estaba molesto porque ella dice que “debemos respetar todas las ideas del mundo no importa qué tan extrañas parezcan”.

A lo que Booty funk contestó que las personas no tienen que respetar todas las ideas y le dice a Katie Rose que no debería decirle a los demás que no debatan sobre religión en un blog que trata este tema.

¿Qué responde KatieRose? No pelea. Hace la paz:

“¡De acuerdo! Eso me funciona”, dijo ella. “Lamento si pareció una orden para no hablar sobre un tema: simplemente no estaba de acuerdo con el enfoque de la discusión”.

Booty funk termina la discusión con una carita feliz y le manda un beso a Katie Rose.

Cómo discutir sobre religión si eres un pacifista:

Sigue haciendo lo que estás haciendo.

¡Si tan solo hubiera más pacifistas en la sección de comentarios! De hecho, envíe correos electrónicos a lectores como Booty funk y Katie Rose para preguntarles su punto de vista, pero no recibí más que un silencio. Ni un lector quiso hablar de este tema. Solo una persona, un ateo, respondió a mi invitación y no quiso que su nombre fuera utilizado.

Sin embargo, presiento que escucharé de nuevo a estos santos trollers cuando revise la sección de comentarios del Belief Blog. Y tú también lo harás, incluso si no lees mucho sobre religión. Estos santos trollers se presentan en nuestras vidas y lugares de trabajo. Muchos de ellos se sentarán a nuestro lado en la mesa cuando las familias y amigos se reúnan durante las festividades venideras.

Cuando la conversación toque el tema de la religión, podrás conocer a tu propio santo troller y tendrás que tomar una decisión.

¿Hago la paz o hago la guerra?

¿Qué tipo de santo troller serás?

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a John Blake.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s