PROPUESTAS PARA LA VIDA Y LA PAZ


Imagen

Por: Luis Britto García

El informe de 2013 de Latinobarómetro “La seguridad ciudadana: el problema principal de América Latina”, afirma que “América Latina es la región más violenta del mundo, así como la más desigual”. ¿Cabrá formular algunas propuestas para la vida y la paz?

Compilar las cifras exactas, objetivas y verificables de delitos, por  conteo real de denuncias y de cuerpos y no por meras encuestas de percepción y victimización.

Persistir en las políticas sociales que convirtieron a Venezuela en el país con menor desigualdad social de América Latina capitalista, y redujeron drásticamente la pobreza, de un 70% a finales del siglo pasado, al 24% actual, del cual la pobreza extrema representa apenas  5,6%.

Proseguir la expansión educativa gracias a la cual uno de cada tres venezolanos  estudia y uno de cada diez cursa  Educación Superior, lo que nos convierte en el quinto país del mundo en matrícula universitaria.

Incrementar el componente socialista de la economía para crear los empleos que el sector privado no suple.

·Realizar, con ayuda de los movimientos sociales, un censo de la infiltración paramilitar y de su creciente control sobre  la economía informal y sobre el contrabando de extracción, fundos agropecuarios, empresas de transporte y comunicaciones, narcotráfico, bingos, casinos y trata de personas.

Atacar el contrabando de extracción, gracias al cual desaparecen la  gasolina y el 40% de los alimentos y otros artículos de primera necesidad.

Compilar y hacer accesibles en forma instantánea a todos los  cuerpos de seguridad los registros totales de delincuentes, antecedentes, armas, municiones y procedimientos empleados para la perpetración de crímenes.

Clausurar  chiveras y depósitos de chatarra donde los automóviles robados son sistemáticamente despiezados o modificados para reciclarlos.

Controlar los negocios de compraventa de oro y joyas donde son comercializados los objetos provenientes de delito.

Aplicar el artículo 57 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que prohíbe la propaganda de guerra y los mensajes discriminatorios, el artículo 1 de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión (Resorte) que somete a dicha norma a la televisión por suscripción, y el numeral 4° del  artículo 3 de ésta sobre la difusión de informaciones y materiales de interés social y cultural.

Aplicar rigurosamente a políticos y medios los artículos 484 al 486 del Código Penal que sancionan la apología del delito y la instigación a delinquir.

Reformar el Código Orgánico Procesal Penal para ampliar el concepto de flagrancia, hacer más expeditos los juicios y la evacuación de pruebas, y restringir las ventajas del proceso en libertad o de la libertad del reo por su negativa voluntaria a comparecer.

Incrementar penas y disminuir atenuantes para los delitos contra las personas, con agravantes severas en casos de reincidencia y agavillamiento.

Construir nuevos establecimientos penitenciarios, distantes de los centros poblados, que apliquen programas de rehabilitación mediante el trabajo.

Imponer a televisoras, radios y cines un impuesto de diez unidades tributarias por cada representación ficcional de asesinato, secuestro, asalto, violación, lesión, tortura, secuestro, robo, extorsión, estafa y otros delitos  que difundan.

Aplicar lo recaudado para indemnizar proporcionalmente a las víctimas de los crímenes reales que tales representaciones propician.

Estimular y proteger a nuestra espléndida legión de creadores  para que  produzca  contenidos mediáticos positivos en teatro, radio, cine y televisión.

Desestimular mediante impuestos la producción o importación de juguetes bélicos y videojuegos violentos.

Aplicar a los motorizados los reglamentos de Tránsito Terrestre.

Ampliar el concepto de legítima defensa y declarar inimputables con plenas  garantías y beneficios procesales a quienes la apliquen para proteger su vida,  hogar,  familia o bienes.

Ampliar y extender a todos los niveles educativos los programas de Formación Moral y Cívica.

Sustituir los juegos recreativos Suma Cero, en los cuales cada parte gana lo que la otra pierde, con juegos Cooperativos, en los cuales la colaboración incrementa la ganancia.

Regular severamente y restringir o eliminar según el caso actividades que propician el delito, tales como los juegos de envite y azar, la operación de maquinitas, bingos, casinos y casas de juego, el tráfico de estupefacientes y la trata de personas.

Realizar el desarme, pero comenzando por el de paramilitares, pranes, pandilleros, delincuentes y azotes de barrio.

 

(TEXTO/FOTO: LUIS BRITTO)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s