E.E. Cummings

Edward Estlin Cummings

(14 de octubre de 1894 – 3 de septiembre de 1962)

Típicamente abreviado e. e. cummings, fue un poeta, pintor, ensayista y dramaturgo estadounidense. Aunque él no aprobaba la práctica, sus editores frecuentemente escribían su nombre con minúsculas para representar su sintaxis inusual. Cummings es mejor conocido por sus poemas que rompen con toda estructura, incluyendo usos poco ortodoxos de las mayúsculas y la puntuación, en la que los puntos y comas podían incluso llegar a interrumpir oraciones y hasta palabras. Muchos de sus poemas también están escritos sin respeto a los renglones y los párrafos y algunos no parecen tener pies ni cabeza hasta que no son leídos en voz alta.

A pesar del gusto de Cummings por los estilos vanguardistas y la tipografía inusual, una buena parte de su trabajo es tradicional. De hecho muchos de sus poemas son sonetos.

La poesía de Cummings frecuentemente trata los temas del amor y la naturaleza, así como la sátira y la relación del individuo con las masas y el mundo. Publicó más de 900 poemas, dos novelas, muchos ensayos y una gran cantidad de dibujos, bocetos y pinturas. Es considerado una de la voces más importantes de la poesía del Siglo XX.

E. E. Cummings
(1894-1962)

MI DULCE VIEJA ETCÉTERA

Mi dulce vieja etcétera,
tía Lucy, durante la reciente
guerra podía y, lo que
es más, solía decir precisamente
por
qué todo el mundo peleaba;
mi hermana
Isabel creaba cientos
(y
cientos) de escarpines para no
mencionar camisas a prueba de pulgas orejeras,
etcétera, puños, etcétera; mi
madre tenia esperanzas de que
yo muriera, etcétera,
valientemente, por supuesto; mi padre solía
enronquecer hablando de como era
un privilegio, y, ah, si el
pudiera; entretanto, mi
persona etcétera yacía tranquilamente
en el hondo lodo etcétera,
(sonando,
etcétera,
con
tu sonrisa,
ojos, rodillas y tu etcétera).
PUESTA DE SOL

Punzante
oro se enjambra
sobre los campanarios;
plata
canta las letanias, las
grandes campanas repican con rosa;
las lascivas obesas campanas
y un alto
viento
va arrastrando
elmar
con
sueño
—S.

IMPRESIÓN. IV
Las horas levántanse apagando estrellas, y es
el alba;
en la calle del cielo, la luz camina regando poemas;
en la tierra, una candela se
consume la ciudad
despierta
con un canto en su
boca, teniendo la muerte en sus ojos;
y es el alba;
el mundo
sale a matar sueños…
Miro en la calle, donde fuertes
hombres están cavando pan,
y veo las caras brutales de
gente contenta, horrenda, desesperada, cruel, feliz
Y es de día.
En el espejo
veo un frágil
hombre
soñando
sueños,
sueños en el espejo.
Y ya
es el ocaso… en la tierra,
una candela enciéndese,
y ya es de noche;
la gente está en sus casas;
el frágil hombre está en su cama;
la ciudad .
duerme con la muerte en la boca, teniendo un canto en sus
ojos.
Las horas descienden,
encendiendo estrellas…
En la calle del cielo, la noche camina regando poemas.

PARÍS; ESTATARDE DE ABRIL COMPLETAMENTE
PRONUNCIA

Paris; esta tarde de abril completamente pronuncia,
pronuncia sereno, en silencio, una catedral
ante cuya erguida, oblicua, magnifica cara
las calles rejuvenecen con lluvia.
Espirales acres de borroso rosa,
acumulado entre millas de cielo cobalto,
ceden al e inician
del crepúsculo (que grácil desciende,
lindamente), llevando en sus ojos las peligrosas primeras
estrellas.
La gente deambula, ama, apresúrase, en una gentilmente
arribante penumbra, y
ved (la luna nueva,
llena bruscamente de hirviente plata
estas rotas bolsas del cojo y mendicante color) mientras
allá y acá la floja indolente prostituta
noche, disputa
con ciertas casas.

LAS MANÍAS MÁS RARAS DE LOS ESCRITORES

murakami

Expresarse con claridad, con emoción, con garra es el objetivo principal de cualquier escritor. Y ese objetivo puede ser tan obsesivo y enfermizo como lo que hizo Demóstenes para superar sus problemas de dicción y de tartamudez.

Como su objetivo era convertirse en un gran orador, se hizo construir un estudio subterráneo y se encerró en él para practicar día y noche. También se afeitó la cabeza para que su aspecto fuese tan grotesco que le impidiera salir a la calle, y así no caer en la tentación de rendirse. Durante meses practicó y practicó, incluso con piedras en la boca. Y Demóstenes se convirtió en uno de los grandes oradores de la antigua Grecia.

Con esta mezcla de obsesión y perseverancia se conducen algunos escritores célebres a fin de obtener lo mejor de sí mismos. Por ejemplo, Alejandro Dumas vestía una especie de sotana roja, de amplias mangas, y sandalias para poder inspirarse para escribir. Al parecer, si no lo hacía, su prosa flaqueaba. Y John Milton escribía envuelto en una vieja capa de lana, casi como un fantasma.

Victor Hugo meditaba sus frases o versos en voz alta paseando por la habitación hasta que los veía completos; entonces se sentaba corriendo a escribirlos, antes de olvidarlos, tal y como explica Jesús Marchamalo en su libro Las bibliotecas perdidas:

El ya mencionado Victor Hugo, por su parte, no demasiado confiado en su propia voluntad, tenía por costumbre entregar sus ropas a su criado, con la orden de que no se las devolviese hasta que transcurriese un plazo predeterminado, aunque él se las pidiese encarecidamente. De esta forma, se obligaba a escribir sin posibilidad alguna de evadirse.

Gabriel García Márquez necesita estar en una habitación con una temperatura determinada. Debe tener en su mesa una flor amarilla, de lo contrario no se sienta a escribir. Y siempre lo hace descalzo.

Balzac se acostaba a las 6 de la tarde, siendo despertado por una criada justo a medianoche. Entonces se vestía con ropas de monje (una túnica blanca de cachemira) y se ponía a escribir ininterrumpidamente de 12 a 18 horas seguidas, siempre a mano su cafetera de porcelana. Durante todo ese tiempo, no dejaba de consumir taza tras taza.

Isaac Asimov trabajaba 8 horas al día, 7 días a la semana. No descansaba ningún festivo o fin de semana, y su horario era intocable. Cuando estaba dedicado a escribir, su media era de 35 páginas al día.

Haruki Murakami se levanta a las 4 de la mañana, trabaja 6 horas. Por la tarde corre 10 km o nada 1.500 m, lee, escucha música y se va a la cama a las 9. Sigue esa rutina sin ninguna variación.

Mario Vargas Llosa, que empieza la escritura a las 7 de la mañana, tiene un orden casi obsesivo, los libros de su biblioteca están ordenados por motivos curiosos: por tamaño, por países… y se rodea de figuras de hipopótamos de todas clases.

Fuente:

1001experiencias.com

Ezra Pound

(Hailey, Idaho, Estados Unidos, 30 de octubre 1885 – Venecia, Italia, 1 de noviembre 1972)

Poeta, ensayista, músico y crítico estadounidense perteneciente a la Lost Generation —«Generación perdida»— que predicó fogosamente el rescate de la poesía antigua para ponerla al servicio de una concepción moderna, conceptual y al mismo tiempo fragmentaria.

Su obra monumental, los Cantos, o Cantares, le llevaron gran parte de su vida. El crítico Hugh Kenner dijo tras encontrarse con Pound: «He tomado de repente conciencia de que estaba en el centro del modernismo».

Pound fue un ferviente seguidor de Benito Mussolini y fue criticado por su antisemitismo.

Su compromiso con Mussolini le significó ser condenado en 1945.

La poesía de Pound cita y hace referencias a Homero, Confucio y Dante; aborda las mitologías y teorías económicas, así como muchos hechos históricos, e incluye palabras en griego y latín e ideogramas chinos, en un descomunal intento de construir una visión caleidoscópica de la historia y la cultura.

Sus escritos ensayísticos, agrupados en El ABC de la lectura y en Cómo leer, entre otros, son elegantes y contundentes, crudos y ásperos, sutiles y dialécticos, pero nunca interrogativos. Abogó con ímpetu de propagandista por una poesía «pegada al hueso», es decir, libre de adornos, a los que llamaba «fiorituras», en un símil con la música. Estableció un itinerario de lecturas para quien quisiera comprender la poesía, a la que consideraba un arte en progreso. La lista de sus preferencias excluye notoriamente a Shakespeare, al barroco español y al romanticismo. Esta arbitrariedad tiene que ver, sin embargo, con su concepción acerca de cuál era el objetivo hacia el que la poesía marchaba a través de los siglos. Su idea de la fioritura parece incluir que esa forma corresponde a la efusión sentimental desmedida, a la que también rechazaba.

Debido a sus opiniones políticas, Pound fue muy criticado en la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, es casi imposible olvidar el papel central que desempeñó en la revolución poética de su tiempo: fue uno de los primeros poetas en emplear con éxito el verso libre en composiciones extensas. The Cantos sirvió como piedra de toque para Allen Ginsberg y el resto de la Generación Beat.

Hay críticos que consideran que casi cualquier poeta experimental inglés de comienzos de siglo está en deuda con Pound.

Como crítico, redactor o promotor ayudó a Yeats, Eliot, Joyce, Wyndham Lewis, Robert Fost, William Carlos Williams, H.D., Marianne Moore, Ernest Hemingway, D. H. Lawrence, Louis Zukofsky, Basil Bunting, George Oppen, Charles Olson, entre otros.

Como traductor, aunque su conocimiento de las lenguas es discutible, Pound hizo mucho para llevar la poesía provenzal y china al público de habla inglesa. También tradujo, defendió y consiguió que se mantuvieran vivas —al menos para los poetas— las obras clásicas griegas, latinas y anglosajonas.

En España es muy perceptible su huella en no pocos novísimos y en buena parte de los poetas posteriores a ellos.

Sabiduría antigua, algo cósmica
So-Shu soñó,
Y habiendo soñado que era un pájaro, una abeja y una mariposa,
Quedó incierto de por qué debía tratar de sentirse otra cosa,
De ahí su contento.

Ts’ai Ch’ih.
Los pétalos caen en la fuente,
Los anaranjados pétalos de rosa,
Su ocre se pega a la piedra.

Alba
Fresca cómo los pálidos pétalos húmedos
Del lirio del valle
Duerme a mi lado en la alborada.

Epigrama
Ah, sí, cantos míos, resucitemos
El excelente vocablo Rusticus
Para aplicarlo con todo su oprobio
A quienes se aplica.

Voces Venezolanas para Mario Benedetti/ TVLecturas conmemora el onomástico del escritor uruguayo nacido el 14/9/1920 recordando este especial realizado en Venezuela en 2009

Excelente!!!

TVLecturas® La Televisora de los libros en Nuestra América. SiBCI 12020

tvlectEste trabajo fue entregado a la Fundación Mario Benedetti en 2010 para su archivo y referencia. Trabajo realizado conjuntamente entre TV Todos Adentro del Ministerio del PP para la Cultura de Venezuela y La Librería Mediática y transmitido en Venezolana de Televisión.

Lectores: Iván Padilla Bravo, Humberto Mata, Genny Lara, Marialcira Matute, Isidoro Hugo Duarte y otros. Locación: Nueva sede de la Galería de Arte Nacional.

Ver la entrada original

Daniela Saidman, de TVLecturas Venezuela nos recomienda estos videos realizados por el CENAL, sobre Luis Britto García y Gustavo Pereira

TVLecturas® La Televisora de los libros en Nuestra América. SiBCI 12020

copy-copy-tarjeta-blogs-copia.jpgDaniela, escritora venezolana comparte a través de su cuenta en Twitter @danielasaidman estos videos realizados por el Centro Nacional del Libro CENAL, dedicados a Luis Britto García y Gustavo Pereira, ambos escritores venezolanos galardonados en distintas épocas con el Premio Nacional de Literatura

Ver la entrada original

NERUDA: cerca de la sangre, más allá de la tinta

Imagen
Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la tierra.; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas la  pregunta por quien doblan las campanas: doblan por ti. John Donne
  • Ni àngel ni demonio
No conocì personalmente a  Neruda,  solo sabía de su voz gangosa por los longplay  de sus 20 Poemas de amor y una Canción desesperada, de lecturas dispersas, historia y aventuras del poeta por España y el mundo, presentaciones como candidato a la presidencia de Chile, de sus idas y venidas  por la geografía chilena, y su eterno retorno a Isla Negra.  Un personaje atravesado por la  política y la historia de Chile, por toda una época, poeta materialista, esencialmente chileno, siempre estaba en boca de poetas, de quienes se interesaban por las ideas y acontecimientos sociales.
Borges,  T.S. Eliot,  Lihn, Guillèn, Juan Ramón Jimènez,   De Rokha,  Huidobro,  Octavio Paz, Roberto Bolaño,  todos  le daban duro a Neruda y al poeta, por a, b, c razones, y  tardíamente también Gonzalo Rojas. El diario virtual chileno El Mostrador, tiene como carta de presentación cultural de la “prensa chilena,” una entrevista a Gonzalo Rojas, donde el poeta de La miseria del hombre, califica a Neruda de “huevón arribista, saca cuentas y mala persona.”  Criticaba el poeta de Lebu los versos cortos de Neruda, a los que les atribuía debilidad.  Hay quienes hablan de la infertilidad de la poesía chilena y la adjudican a que Neruda era un poeta “total” . Lo cierto es que la poesía chilena gozó de buena salud en vida de Neruda y posteriormente. La muestra es muy diversa. Rosamel del Valle, Humberto Días Casanueva,  Gonzalo Rojas, Nicanor Parra, Miguel Arteche, Eduardo Anguita, Armando Uribe Arce, Enrique Lihn, Jorge Teillier , Oscar Hahn y una docena de otros   poetas. Todo gira entorno, para algunos, a la rueda  de la buena fortuna y mala leche nerudiana. Nicanor Parra instaló su propio bombo y orquesta, un longplay de una larguísima duración, frente a Neruda en vida y muerte, y no se ha detenido con su antipoesía en las proximidades de Isla Negra. ¿La lista es más larga y generosa que la sombra nerudiana? Los enemigos políticos formaban parte de una orquesta aparte y suelen prolongarse con el tiempo con una nueva retórica. En su tiempo, Neruda respondió  con ferocidad a sus detractores y también con su silencio.
Nunca  leì  que Gabriela Mistral atacara a sus pares o colegas en Chile y menos a  Neruda, quien fue su amigo en todas las distancias. Curiosamente, de los grandes poetas que han dejado Chile para vivir en el extranjero para siempre, la Mistral es  la que cumplió ese objetivo: no retornò sino muerta. Neruda iba y venìa, Huidobro lo mismo, Parra estudiò en el extranjero y viajò, pero siempre regresò y se quedó. Gonzalo Rojas deambulò y regresó becado a Chile.  José Miguel Varas volviò de Moscú. Hahn viviò décadas en Estados Unidos y retornò.  Poli Délano, regresó de Mèxico.  Antonio Skármeta de Alemania, al igual que   Carlos Cerda, pero de alemanias distintas.  Millàn en Canadà y volvió. Hernán Uribe Arce, se vino de Parìs. Omar Lara de Rumania a Concepciòn. En este ir y venir, Enrique Lihn, querìa salir, y en verdad partió esporádicamente, pero  siempre regresó a su “horroroso Chile”. ¿Cada cierto tiempo, Chile expulsa a sus poetas? Efraìn Barquero se ha quedado en Marsella, Francia. Waldo Rojas, en Parìs.  Welden en Sevilla. David Rosenmann-Taub, en Estados Unidos.  La diáspora es màs grande y sigue dando vueltas. Algo tiene esa tierra entre montañas y mar, Gabriela Mistral no pudo salir de su Valle de Elqui, al menos, en su poesía. Pidió finalmente volver como un bumerang sin màs partidas. ¿De tumbo en tumbo los poetas vuelven a su matriz? Bolaño, màs narrador que poeta o màs poeta que narrador, en verdad no volvió  e hizo dispersar sus cenizas en el mar Mediterráneo. Es tal la variedad de situaciones, que uno puede llegar a pasar por encima de la historia y sus alrededores. Revisando el pasado  e Internet, leo una nota de Poli Délano, que Armando Cassigoli, cuentista y novelista,  pidió que sus cenizas fueran esparcidas en Valparaíso. Así regresó del exilio de México, porque la Junta Militar solo le dio un permiso de 20 días para visitar el país, ya había perdido una pierna. Al poco tiempo murió en el exilio. Alguien me dijo al finales de los ochenta, en estos días hizo escala en Panamá Cassigoli. Lamentè no  haberlo visto.
No fue santo ni demonio y después de todo, lo que queda es la obra, algún poema, lo que se  puede ser  y lo que no se es, la suma de los pájaros y espantapàjaros. Neruda fue su presente perpetuo, viajó alrededor del mundo y de sì mismo. Devoraba palabras y geografía. La  poesía chilena y Chile mismo,  lo transformaron en su referente e inclusive novelistas como Bolaño, Lafourcade, Skármeta y Edwards,  le han dedicado libros , sin hablar de Parra, que es punto y aparte en el tema nerudiano.
  • Poeta público
El más público de los poetas  de América latina, amado y odiado en Chile y el mundo. Pocas veces he visto a un poeta en el ojo de la tormenta por tantas décadas y ser foco de atención màs allà de su poesía. Un símbolo  y referente de la Guerra Frìa. En Chile lo leìan moros y cristianos,  a diestra y siniestra, se había acuñado un nombre que no era el de Neftalì Reyes ni de Pablo Neruda, sino el  Vate.  ¿Adivino, vaticinador, profeta?  Enrique Lihn, un crìtico tenaz de Neruda y su obra, le  llamò en uno de sus escritos, el último de los Aedos. Un cantor épico de la antigua Grecia, nos querìa decir Lihn, y algunos piensan que  la  mejor poesía es aquella que pareciera escrita para todos los tiempos y que trata de temas simples, comunes a cualquier ser humano en cualquier lugar del mundo. Homero es el clásico Aedo de todos los tiempos.
Le ayudò la historia, su época, los acontecimientos, me dijo Lihn, había muerto hace unos días Neruda y los rumores en Santiago eran  espesos, una madeja indescifrable  de acontecimientos, y uno de ellos era un poema del Vate que circulaba de boca en boca, de mano en mano, y se trataba de los Generales traidores, referido a España, aplicado  al Chile del momento. Neruda se seguía viviendo, como  había pronosticado.
A su manera  se instaló en la historia cotidiana y participó como protagonista, escribió, escribió, escribió y es lo mismo que estaría haciendo ahora frente a la crisis  nuclear en la Península de Corea, mientras la humanidad  enmudece ante el horror. Estamos en manos de los grandes y perversos titulares, de la imagen mediática que va y viene por un mismo canal.
  • Dignificò “la profesión”
Independientemente de su filiación política, su Canto a Stalin, del cual se desligó finalmente, del poeta inmerso en el YO, está el poeta de las Residencias en La Tierra, Canto General, Odas elementales, del amor y Tentativa del hombre infinito.
Màs allá de su estudiada y criticada poesía, pienso en este minuto que Neruda  nos legó un respeto hacia la poesía y el poeta, dignidad podría ser el calificativo, ya que demostró que el poeta no debe ser necesariamente un “muerto de hambre” para escribir poesía y que la poesía puede llegar a ser un artículo de primera necesidad en una sociedad solidaria y humanista. La poesía no está maldita, ni malditos son los poetas, ni los que leen poesía.
Ser  poeta ha sido un sinónimo de” fracasado”, de alguien cuya “mercancía son las palabras”, algo sospechoso, innecesario. Las palabras sólo   son útiles para los grandes titulares y los púlpitos, o aquellos discursos  grandilocuentes para salvar  el mundo, mientras los cañones lo hunden al ritmo de la vieja retórica de la fuerza.
No ha cambiado mucho la atmósfera para la poesía, el mundo del espectáculo, el siglo más fenicio de todos quizás, ha sepultado con la imagen banal la palabra o ha creído lograrlo. La prosa es màs  permitida, no así la palabra secreta, transgresora, de la poesía, y  se crece con el tiempo la respuesta de Neruda cuando el ejército de Chile allanó su casa en Isla Negra para buscar armas. Cuando el oficial ingresó al cuarto de Neruda convaleciente de su enfermedad,  el Vate de Isla Negra le dijo: Busque, nomás, capitán. Aquí hay una sola cosa peligrosa para ustedes. El oficial dio un salto. ¿Qué cosa?, preguntó alarmado, llevándose una mano, quizás, a la funda de la pistola, cuenta  Jorge Edwards. ¡La Poesía, dijo el poeta…. Una vez más, con ironía, Neruda reivindicaba el valor de la poesía, su peligrosidad para el establecimiento conservador y  aquellos que no combaten con ideas.
Al mar  de la retórica nerudiana se agitaba uno opuesto, no sòlo lìrico o antipo+ético, sino de la  sigilosa Manu Militari. Su casa de Santiago, La Chascona, en las faldas del cerro San Cristóbal, sería virtualmente arrasada por los soldados de Chile.
  • Estaba en la mira militar

Neruda estaba en la mira, como Vìctor Jara y todos los intelectuales, artistas y periodistas de izquierda, como quedó demostrado en los hechos del 11 de septiembre en adelante. ¿Historia, la historia pasa, y la memoria queda?  La Junta Militar prohibió las Memorias del poeta (Confieso que he vivido) , cuyas páginas finales escribía cuando incendiaban La Moneda.
(Pinochet diría años después a los “muertos y desaparecidos que trabajaron con el gobierno de  Allende”, que pidieran perdón por el daño que le hicieron al país)
Muerto Neruda en circunstancias sospechosas  en la Clínica Santa Marìa, de acuerdo con versiones de su esposa Matilde Urrutia y de su chofer Manuel Araya, quienes le cuidaban en esos días. Araya, quien  tiene una versión de primera mano de esos días, y denunció que Neruda fue asesinado por envenenamiento, exactamente una inyección en su estómago. “Pesaba 132 kilos cuando falleció”, dijo Araya, y Matilde  aseveró que el “cáncer estaba dominado”, nadie esperaba un desenlace fatal. Cuando Araya  fue distraído de la vigilancia que ejercía sobre la salud del poeta, ya que fue enviado a comprar una medicina (urogotán) por parte del médico, fue detenido a la salida de la clínica, golpeado, herido de un balazo y conducido al Estadio Nacional donde quedó retenido y fue torturado. Neruda llamó a Isla Negra donde se encontraba su esposa recogiendo pertenencias personales porque se iban a México exiliados (huésped de honor) y dijo textualmente: “Entró un doctor, me puso una inyección en la guata y tengo mucha fiebre”. Son algunos de los curiosos hechos además de las  conocidas declaraciones del embajador de México en Chile en esa época, Gonzalo Martínez Corbalá. Martínez aconsejò a los chilenos a que hicieran un exhaustiva investigación sobre lo ocurrido con Neruda en la Clìnica Santa Marìa, donde el hijo del ex presidente Frei dijo que su padre fue asesinado por órdenes de la Junta Militar. Con esos antecedentes y las declaraciones ante el juez Mario Carroza de la ex enfermera de Neruda, que dijo: “mataron al poeta, le inyectaron aire”, se ordenò la exhumación de su cuerpo. Es el caso Neruda.

  • Exhumación y verdad

El próximo  8 de abril se exhumarán los restos de Neruda, cuyo cadáver deambuló por el cementerio en una tumba anónima, hasta que  en 1991, una vez asumió la democracia en Chile, fue enterrado en Isla Negra como él había  dispuesto en su momento. ( “Compañeros, enterradme en Isla Negra, / frente al mar que conozco, a cada área rugosa de piedras/ y de olas que mis ojos perdidos/ no volverán a ver …Canto General.)    40 años después de su extraña muerte, que no sabemos  si los análisis arrojarán  los resultados libres de toda duda, por el tiempo pasado y porque es màs difícil tener una idea definitiva cuando se trata de tóxicos, han dicho algunos especialistas. Pero las pistas que se conocen y que algunas se recogen en esta historia, apuntan  hacia una clara sospecha que no se debió al cáncer a la próstata. Un informe habla de un infarto debido a una medicación.
Todo es historia màs o menos ordenada en hechos. La memoria y la verdad son otro paseo, para algunos. Quienes no dejan de poner  el ojo en la poesía nerudiana, vaticinan que sobrevivirán unos pocos libros del Vate, èstos son los màs generosos críticos. Otros, salvan unas 200 o 300 páginas, algunos hablan de poemas, Borges se conformaba con algunas  líneas o versos. Solo De Rokha y Huidobro, que recuerde, le criticaron duramente, e  hicieron en  vida y  en Chile, fuertes comentarios. Sì, también Braulio Arenas, un surrealista que  Bretón dijo desconocer en su momento, porque ese movimiento no existía en Chile.
Gonzalo Rojas dijo antes también  sobre Neruda  a la BBC: “Y lo recuerdo como una figura, ¿qué le diría?, especial, especialísima, con su tono, con su modo, con su gracia, y también con su ironía. Mire, no hay dos, ni tres, ni 25 Nerudas. Hay un solo Neruda, eso quiere decir un solo sistema imaginario, llamado Neruda”.
Parra y  Rojas se tropezaron entre ellos en búsqueda del cetro nerudiano, mientras el Vate vivía y bateaba. Se dieron sus trompadas feroces y luego, años después, se reconciliaron. En Visor 2000, me entero, en el libro de Rojas: Metamorfosis de los mismo, està el poema Gracias y desgracias del antipoeta, con el cual Rojas contesta  un artículo de Parra donde dice que se ha rokehizado, por Pablo de Rokha. Parra había desplazado a Rojas  del escenario de primer orden  de la poesía chilena. Cada poeta afila su propia hacha. Es lo que pude constatar años después. Aquí y en la quebrada del ají.

 Neruda hablaba de una poesía de utilidad pública y sabìa a que se exponía, supongo. Algunos de sus detractores  recitaban sus poemas de Residencia en La Tierra o 20 Poemas de Amor, como el Credo.
¿Què sería de la poesía chilena sin Neruda? Es una buena pregunta. De alguna manera, Parra se la hace irónicamente. Pero no deja de tener razón.  ¿Tendríamos antipoesía?  Y que sucederìa con América latina y el  habla castellana. No es el único, ni el primero, ni el último. Pero son 50 años de Poesía nerudiana ininterrumpida, viva, más cerca de la sangre que de la tinta.

DEL EPILOGAR NERUDIANO

ISLA NEGRA: la hora de la verdad

Imagen

El pueblo chileno, la historia, los lectores de Neruda, esperan que la exhumación de su cadáver, que reposa en Isla Negra frente al mar Pacífico, arroje resultados concluyentes para saber a ciencia cierta,  si murió de manera  natural o fue asesinado. En un máximo de 90  días, 12 expertos revelarán a Chile y el mundo, sus investigaciones, y según los primeros indicios, los restos se encuentran en buen estado, 40 años después, para iniciar su investigación.
Neruda, Isla Negra, Chile  y  su poesía vuelven a ser memoria viva y noticia, con la presencia de un centenar de periodistas venidos de distintas partes del mundo a cubrir un evento singular que busca esclarecer la verdad y hacer justicia.
La Manu Militari recorrió Chile de Norte a Sur y también incluyó otros países, Estados Unidos, Argentina,  donde vivían exiliados personajes incómodos para la dictadura, como los asesinados Orlando Letelier (Washington) y el matrimonio Prats (Buenos Aires).  En Italia, Roma atentaron contra el matrimonio Leighton  ambos quedaron inválidos de por vida. Por ello, el caso Neruda está dentro de esas posibilidades, conociendo la historia criminal del régimen castrense.
Nada de esto es literatura y menos poesía, son los hechos escalofriantes de una fría prosa para un libreto que se repitió a lo largo de la geografía nacional. Los encargos de la muerte, siempre son tenebrosos, impactantes y miserables, en cualquier época y lugar.
¿Qué nos revelará la ciencia? Sin memoria histórica un pueblo se olvida de si mismo.
 

Chinua y bebo se fueron más allá de eros y pompeya

hibridación

CC

Adiós al nigeriano Chinua Achebe, padre de la literatura africana

El autor de ‘Todo se desmorona’ fue uno de los primeros escritores que hizo universal la literatura moderna de su continente

Ver la entrada original 68 palabras más