PROPUESTAS PARA LA VIDA Y LA PAZ

Imagen

Por: Luis Britto García

El informe de 2013 de Latinobarómetro “La seguridad ciudadana: el problema principal de América Latina”, afirma que “América Latina es la región más violenta del mundo, así como la más desigual”. ¿Cabrá formular algunas propuestas para la vida y la paz?

Compilar las cifras exactas, objetivas y verificables de delitos, por  conteo real de denuncias y de cuerpos y no por meras encuestas de percepción y victimización.

Persistir en las políticas sociales que convirtieron a Venezuela en el país con menor desigualdad social de América Latina capitalista, y redujeron drásticamente la pobreza, de un 70% a finales del siglo pasado, al 24% actual, del cual la pobreza extrema representa apenas  5,6%.

Proseguir la expansión educativa gracias a la cual uno de cada tres venezolanos  estudia y uno de cada diez cursa  Educación Superior, lo que nos convierte en el quinto país del mundo en matrícula universitaria.

Incrementar el componente socialista de la economía para crear los empleos que el sector privado no suple.

·Realizar, con ayuda de los movimientos sociales, un censo de la infiltración paramilitar y de su creciente control sobre  la economía informal y sobre el contrabando de extracción, fundos agropecuarios, empresas de transporte y comunicaciones, narcotráfico, bingos, casinos y trata de personas.

Atacar el contrabando de extracción, gracias al cual desaparecen la  gasolina y el 40% de los alimentos y otros artículos de primera necesidad.

Compilar y hacer accesibles en forma instantánea a todos los  cuerpos de seguridad los registros totales de delincuentes, antecedentes, armas, municiones y procedimientos empleados para la perpetración de crímenes.

Clausurar  chiveras y depósitos de chatarra donde los automóviles robados son sistemáticamente despiezados o modificados para reciclarlos.

Controlar los negocios de compraventa de oro y joyas donde son comercializados los objetos provenientes de delito.

Aplicar el artículo 57 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que prohíbe la propaganda de guerra y los mensajes discriminatorios, el artículo 1 de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión (Resorte) que somete a dicha norma a la televisión por suscripción, y el numeral 4° del  artículo 3 de ésta sobre la difusión de informaciones y materiales de interés social y cultural.

Aplicar rigurosamente a políticos y medios los artículos 484 al 486 del Código Penal que sancionan la apología del delito y la instigación a delinquir.

Reformar el Código Orgánico Procesal Penal para ampliar el concepto de flagrancia, hacer más expeditos los juicios y la evacuación de pruebas, y restringir las ventajas del proceso en libertad o de la libertad del reo por su negativa voluntaria a comparecer.

Incrementar penas y disminuir atenuantes para los delitos contra las personas, con agravantes severas en casos de reincidencia y agavillamiento.

Construir nuevos establecimientos penitenciarios, distantes de los centros poblados, que apliquen programas de rehabilitación mediante el trabajo.

Imponer a televisoras, radios y cines un impuesto de diez unidades tributarias por cada representación ficcional de asesinato, secuestro, asalto, violación, lesión, tortura, secuestro, robo, extorsión, estafa y otros delitos  que difundan.

Aplicar lo recaudado para indemnizar proporcionalmente a las víctimas de los crímenes reales que tales representaciones propician.

Estimular y proteger a nuestra espléndida legión de creadores  para que  produzca  contenidos mediáticos positivos en teatro, radio, cine y televisión.

Desestimular mediante impuestos la producción o importación de juguetes bélicos y videojuegos violentos.

Aplicar a los motorizados los reglamentos de Tránsito Terrestre.

Ampliar el concepto de legítima defensa y declarar inimputables con plenas  garantías y beneficios procesales a quienes la apliquen para proteger su vida,  hogar,  familia o bienes.

Ampliar y extender a todos los niveles educativos los programas de Formación Moral y Cívica.

Sustituir los juegos recreativos Suma Cero, en los cuales cada parte gana lo que la otra pierde, con juegos Cooperativos, en los cuales la colaboración incrementa la ganancia.

Regular severamente y restringir o eliminar según el caso actividades que propician el delito, tales como los juegos de envite y azar, la operación de maquinitas, bingos, casinos y casas de juego, el tráfico de estupefacientes y la trata de personas.

Realizar el desarme, pero comenzando por el de paramilitares, pranes, pandilleros, delincuentes y azotes de barrio.

 

(TEXTO/FOTO: LUIS BRITTO)

Anuncios

La rebelión de los mayas zapatistas

399230_10201355252388261_1395854912_n

 El 1 de enero, hace 20 años, un ejército insurgente que reivindica a Emiliano Zapata como su inspirador histórico-simbólico, mostró ese otro México de profundas contradicciones y polarizaciones sociales que se encontraba muy lejos del “primer mundo” al que prometía arribar Carlos Salinas de Gortari a través de reformas estructurales como la que abrió camino a la privatización de tierras ejidales y comunales con la contrarreforma al artículo 27 constitucional, una de las causas de la insurrección.Organización armada, formada por campesinos indígenas de las distintas etnias mayas, los zapatistas lograron dar a conocer una nación distinta a la imaginada por las trasnacionales, diferente a la concebida por las oligarquías bancarias y financieras, muy lejana de las elites políticas vendepatrias de todos los signos partidarios. El Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) emerge del México de los de abajo, el que entró a la modernidad con la dignidad que otorga la lucha en defensa de sus derechos, tierras, territorios, recursos y soberanías, esto es, la vida misma. El zapatismo se constituye, asimismo, en un hito de trascendencia universal al encauzar un horizonte de resistencias emancipatorias en un momento en que los paradigmas del socialismo real desaparecían, junto con la Unión Soviética y los regímenes afines de Europa del Este.

Por Gilberto López y Rivas

Pese a que el agrupamiento político que da origen al EZLN, las Fuerzas de Liberación Nacional (FLN), poseía las características políticas, ideológicas y organizativas de los movimientos de liberación nacional que optaron por la vía armada en los años posteriores a la revolución cubana, el contexto indígena en Chiapas, en el que se establece el grupo mestizo y urbano inicial, modifica radicalmente formas y contenidos de la revolución en ciernes, llegando a votarse en las comunidades bajo su hegemonía, la pertinencia de la declaración de guerra contra el gobierno, y la fecha para el inicio de hostilidades, precisamente el día en que entraba en vigor el inconsulto Tratado de Libre Comercio (TLC) entre México, Estados Unidos y Canadá.

Las propias operaciones militares del EZLN, que duraron 12 días, no siguieron los patrones clásicos de las guerrillas latinoamericanas, y se asemejaron a los levantamientos indígenas que tuvieron lugar en la Colonia y en la época independiente, en los que predominaron tomas masivas y súbitas de ciudades, centros del poder despótico y racista, por ejércitos de indios insurrectos. Estos desplazamientos de miles de hombres y mujeres hacia los centros del poderío mestizo dieron al EZLN una impronta que no tenían otros movimientos de liberación nacional. Rompió también con las distorsiones militaristas que en la segunda mitad del siglo XX imperaron en muchas organizaciones, y que tanto daño hicieron al desarrollo de movimientos revolucionarios. Siendo una organización armada y clandestina tuvo la madurez para no hacer de ello un fetiche. En este proceso, las armas juegan un papel meramente instrumental de la política. Por ello, pudo acatar el mandato de paz que la sociedad civil expresó el 12 de enero de 1994.

El EZLN ha sido durante estas dos décadas, el referente moral, la conciencia crítica insobornable del país. Mientras las organizaciones partidistas de diverso signo han perdido toda legitimidad y credibilidad, el zapatismo conserva una reserva moral incuestionable. Al no ser reproductores del sistema en ningún terreno, sus críticas y diagnósticos sobre la situación política nacional e internacional no contienen un ápice de retórica ni de argumentos tendenciosos que busquen quedar bien con un electorado, una clientela cautiva, o con los poderes fácticos e imperiales que se constituyen los grandes electores.

El zapatismo impone la problemática indígena en el debate nacional y obliga al Estado mexicano a negociar los acuerdos de San Andrés en materia de derechos y cultura indígenas, los cuales, independientemente de la traición de la clase política y de los tres poderes de la Unión, constituyen una plataforma programática para los procesos autonómicos de los pueblos indios que se han desarrollado durante estos años y un referente necesario para las luchas de resistencia actuales contra las corporaciones del capital depredador neoliberal.

En San Andrés se pusieron a prueba la validez de los planteamientos en torno a la cuestión étnico-nacional y las autonomías, que ni la antropología ni el marxismo esquemático habían resuelto satisfactoriamente en teoría y práctica. Se consolidó otra ciencia social de acompañamiento de luchas y de intercambio de saberes, a contracorriente del academicismo y el puntillismo neoliberal.

Si tomamos como criterio actual para definir a la izquierda como la fuerza política que construye poder popular contra el capitalismo, sin monopolizar ni suplantar la representación ni restar protagonismo a los distintos sectores socio-étnicos que intervienen en el proceso, el EZLN ha sido a lo largo de estos años una organización congruente con uno de sus más caros principios: “Para todos, todo, para nosotros, nada”, que hace realidad cuando retira a todos sus cuadros político-militares de los distintos gobiernos autónomos bajo su hegemonía.

Pese a la contrainsurgencia, el paramilitarismo, el desgaste y las mutaciones propias de cualquier movimiento, el zapatismo goza de cabal salud, fortalecido con la generación de quienes eran niños y niñas en el momento de la insurrección, plenamente incorporados ahora a las múltiples tareas que los autogobiernos demandan, con la presencia masiva de mujeres socializadas con una ley que garantiza su participación, con los cambios de mando que aseguran la continuidad de un proyecto emancipatorio que, sin proponérselo, ha dado un vuelco al universo de las utopías realizables, manteniéndose como una opción política ética y congruente con los principios revolucionarios y anticapitalistas. ¡Felicidades, camaradas!

La Jornada.

el soldado y el poeta

Resistencia

Sin título-1                                                En aquella  tasca

en la humedad quejumbrosa,

en esa oscura y golpeada, tasca

         el soldado discute al poeta

                      el porqué de su lucha

                  el poeta bebe su última oda

                a la vida, le dice, ¡a mi vida!, le grita

                    el soldado ríe

 por un segundo en sus labios

             brindan

             ríe otro sorbo el quebrado soldado

                            El poeta y…

Ver la entrada original 61 palabras más

EDUARDO GALEANO RECUERDA GUERRAS DEL PASADO Y DEL PRESENTE: PALESTINA. LOS NADIES (naides), DE LOS ABRAZOS. EDUARDO GALEANO (La violencia de las horas Vallejo)

hibridación

“¿Hasta cuándo?”
Un país bombardea dos países. La impunidad podría resultar asombrosa si no fuera costumbre. Algunas tímidas protestas dicen que hubo errores. ¿Hasta cuándo los horrores se seguirán llamando errores?
Esta carnicería de civiles se desató a partir del secuestro de un soldado. ¿Hasta cuándo el secuestro de un soldado israelí podrá justificar el secuestro de la soberanía palestina? ¿Hasta cuándo el secuestro de dos soldados israelíes podrá justificar el secuestro del Líbano entero? La cacería de judíos fue, durante siglos, el deporte preferido de los europeos.
En Auschwitz desembocó un antiguo río de espantos, que había atravesado toda Europa. ¿Hasta cuándo seguirán los palestinos y otros árabes pagando crímenes que no cometieron?
Hizbollá no existía cuando Israel arrasó el Líbano en sus invasiones anteriores. ¿Hasta cuándo nos seguiremos creyendo el cuento del agresor agredido, que practica el terrorismo porque tiene derecho a defenderse del terrorismo? Irak, Afganistán, Palestina…

Ver la entrada original 1.135 palabras más

El Libro Azul

Imagen

 

El Libro Azul es un libro de mandatos y de profecías, la raíz primigenia del proyecto Bolivariano que está en desarrollo en Venezuela. Todo Patriota Venezolano debe conocer este libro, aquí está proyectado el futuro del siglo XXI”.

 

El Libro Azul del comandante Hugo Chávez “marca el nacimiento del poderoso movimiento de la patria que hoy sigue su rumbo, del poderoso Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 y del proyecto Nacional Simón Bolívar”

 

Nicolás Maduro

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela

 24 de octubre

Libro Azul

Sahara

Sahara libre

Sobre la polvareda del desierto

las pesadas huellas se marcan una detrás de otra,

huyendo del perseguidor marroquí.

Sobre el aire,

el buitre avisora las desperdigadas balas 

y el letal hongo,

de alguna explosión pasada.

 

Allí sobre la polvareda del Sahara,

sus hombres y sus mujeres resisten,

a pesar de las minas silenciosas y asesinas.

Sus hombres y sus mujeres se hierguen

a pesar que el opresor,

con maldad triunfa.

 

Un pueblo sólido sobre la polvareda,

que defiende su suelo, sus sueños y su vida.

¡Vida que yace en sus labios!

¡Vida que yace en su tierra!

¡Esa tierra indómita y rebelde,

se llama Sahara, hermana mía.

 

H.M.

Arco Zen

1378508_584842138220338_1652628161_n

Después de ganar varios concursos de arquería, el joven y jactancioso campeón retó a un maestro Zen que era reconocido por su destreza como arquero. El joven demostró una notable técnica cuando le dió al ojo de un lejano toro en el primer intento, y luego partió esa flecha con el segundo tiro. “Ahí está”, le dijo al viejo, “¡A ver si puedes igualar eso!”.

Inmutable, el maestro no desenfundó su arco, pero invitó al joven arquero a que lo siguiera hacia la montaña. Curioso sobre las intenciones del viejo, el campeón lo siguió hacia lo alto de la montaña hasta que llegaron a un profundo abismo atravesado por un frágil y tembloroso tronco.

Parado con calma en el medio del inestable y ciertamente peligroso puente, el viejo eligió como blanco un lejano árbol, desenfundó su arco, y disparó un tiro limpio y directo. “Ahora es tu turno”, dijo mientras se paraba graciosamente en tierra firme.

Contemplando con terror el abismo aparentemente sin fondo, el joven no pudo obligarse a subir al tronco, y menos a hacer el tiro. “Tienes mucha habilidad con el arco”, dijo el maestro, “pero tienes poca habilidad con la mente que te hace errar el tiro”.