Kalmuk

Novedosa, fresca, envolvente es la propuesta sinfónica del acordeonista finés Kimmo Pohjonen que recuerda en ciertos pasajes a las construcciones minimalistas del compositor norteamericano Phillip Glass acompañada de una interesantísima puesta en escena.

Disfruten pues de Kalmuk.

 

Anuncios

Paco de Lucía

Francisco Sánchez Gómez, de nombre artístico Paco de Lucía, (Algeciras, Cádiz, 21 de diciembre de 1947)

Ha recibido, entre otros muchos galardones, el Premio Nacional de Guitarra de Arte Flamenco, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (1992), la Distinción Honorífica de los Premios de la Música (2002), el Premio Príncipe de Asturias de las Artes (2004).

Es Doctor Honoris Causa por la Universidad de Cádiz y por el Berklee College of Music, distinción concedida en mayo de 2010.

Aunque casi toda su obra se desarrolla en el flamenco, ha grabado algunos trabajos en otros estilos, como la música clásica, la fusión de flamenco con el jazz y otros estilos musicales.

Le Roi Danse

poster_19

Película de Gerard Corbiau que narra la relación entre tres grandes personajes de la francia barroca. Jean Batiste Luly, Moliere y el Rey Sol Luis XlV. En ella vemos la evolución de la obras de estos tres personajes y la futura influencia que tendría en el resto de la europa barroca en el aspecto del teatro, la comedia, la música y en la danza.

Llena de amistades amores e intrigas vemos que también dentro del aspecto de las artes existían rivalidades, prejuicios no sólo en las artes en sí, sino en los aspectos sociales que tocaban. Tal es el caso de Moliere que estrena “Tartufo” en la corte generándo la ira de los sacerdotes jesuítas que tenían una cuota de poder en el trono del rey sol y de como con manejos e intrigas censuraban lo que más adelante se convertiría en una de sus más famosas obras.

Hallan poemas desconocidos de la poetisa Safo de Lesbos

Imagen

Safo de Lesbos vivió en los siglos VII y VI a.C

Londres.- Partes de dos poemas hasta ahora desconocidos, escritos en papiro por la poetisa griega Safo de Lesbos (siglos VII y VI a.C.), fueron descubiertos en Reino Unido, informa “The Guardian”.

Según el rotativo, un coleccionista anónimo presentó los dos escritos al papirólogo estadounidense Dirk Obbink, de la universidad de Oxford, que constató la autenticidad de los documentos.

Safo de Lesbos (actual Mitilene) está considerada una de las poetisas más importantes de la Antigua Grecia, pero pese a su fama, sólo ha sobrevivido uno de sus poemas completos y partes de otros cuatro.

Al parecer, uno de los documentos recién hallados se encuentra en muy buen estado de conservación.

Viaje al corazón del autor de ‘El Principito’

IMAGEN-13383320-2

Esta imagen, tomada por John Phillips, un mes antes del fallecimiento del escritor, será exhibida en la muestra.

Foto: Cortesía: Museo Librería Morgan (Nueva York)

Manuscritos y pasajes eliminados de la versión final del libro, serán exhibidos en Nueva York.

Era 1940, la Segunda Guerra Mundial arrasaba a Europa y Francia era ocupada por los alemanes. Algunos franceses lograron escapar y se exiliaron en otros países, como el piloto Antoine de Saint-Exupéry, quien llegó a Nueva York (EE. UU.) junto con Consuelo, su esposa.

Allí, durante un par de años, la pareja llevó una vida tranquila, hasta su regreso a Francia y la muerte del piloto, en un accidente aéreo en 1944.

Como en julio se cumplirán 70 años del fallecimiento de Saint-Exupéry, el Museo Librería Morgan, en Nueva York, inaugurará este viernes la exposición ‘The Little Prince: A New York Story’, (cuya traducción sería algo así como El Principito: una historia de Nueva York), que revelará detalles curiosos y poco conocidos sobre la creación de El Principito.

Uno de ellos es que el libro se escribió en dicha ciudad, como se da a entender con la marca de agua de algunos manuscritos que serán exhibidos, en donde se lee ‘Fidelity Onion Skin. Made in U.S.A.’.

Si bien la vida no le alcanzó a Saint-Exupéry para ver el impacto que tiene su obra en niños y adultos, algo que sí pudo hacer fue entregarle a su amiga Silvia Hamilton –periodista neoyorquina y quien durante su estadía se convirtió en una de sus grandes amigas– los manuscritos y esbozos de su obra.

También les dio un par de copias a sus amigos, entre ellos Stephen, hijo de Hamilton, en donde le escribió: “Para Stephen, a quien ya le he hablado de El Principito y quien probablemente será su amigo”. Esta es la primera vez que se exhibirá esta versión del libro.

Precisamente, el punto central de la exposición radica en los pormenores y curiosidades que se esconden tras la historia de este particular personaje, que se embarca en un viaje interestelar en el que se cuestiona sobre la vida y lo que representan la niñez y el ser adulto.

Pocas veces se puede conocer lo que está detrás del proceso creativo de un escritor. En este caso, la guerra que sacudió a Europa lo afectó profundamente, lo cual se evidencia en uno de los pasajes que finalmente descartó: “En una estrella alguien ha perdido a un amigo, en otra, otro está herido, en otra, hay alguien en guerra”.

También se exhibirán artefactos, cartas personales en préstamo de museos en Francia y Estados Unidos, y el brazalete que llevaba consigo el piloto cuando su avión se accidentó y que luego fue encontrado por un pescador en su red para atrapar peces.

“La muestra permite ver el momento creativo de Saint-Exupéry y ser testigos de su trabajo en Nueva York, además de su lucha con la enormidad de eventos que afectaban a Francia y al mundo en general, mientras encontraba cómo completar este relato, que continúa siendo igual de mágico a como lo fue hace 70 años”, afirma William M. Griswold, director de la Librería Museo Morgan.

Otro dato curioso tiene que ver con una de las líneas más famosas del libro, “l’essentiel est invisible pour les yeux” (lo esencial es invisible a los ojos), que tuvo 15 versiones diferentes antes de llegar a esta. O la dieta vegetariana de El Principito, que tampoco se publicó.

¿Dónde y cuándo?
‘El Principito: una historia de Nueva York’ se verá desde este viernes hasta el 27 de abril en la Biblioteca y Museo Morgan (Nueva York, EE. UU.).

Fuente: Diario El Tiempo

Este jueves se presentará el libro Mitografías en la Casa de las Letras Andrés Bello

Imagen
(PRENSA CNLAB 27/01/13). El próximo jueves 30 de enero, a las 2:00 de la tarde, se presentará el libro Mitografías de la escritora varguense Carmen Elena Lovera en la Biblioteca de la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello, esquinas Mercedes a Luneta en la parroquia Altagracia de Caracas. Esta edición del grupo literario Nosotros, “pretende reivindicar las figuras de algunos mitos en un intento de rescatarlos de estereotipos del bien o del mal; y que al integrarse en la dualidad que a nosotros nos conforma los convierta en personajes más cercanos y humanos”. La presentación estará a cargo de la licenciada Ligia García, editora y diseñadora de este nuevo título.
Carmen Elena Lovera, mejor conocida como “Menena” es poeta, periodista y artista plástico. Estudió periodismo en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid y medicina en la Universidad Complutense de la misma ciudad. Entre sus libros infantiles publicados se mencionan: La verdadera historia del Ratón Pérez; El matrimonio del Bachaco Morillo; Las aventuras de P.P. Polilla; Alí – ba ba-jito; El oráculo de la rosa azul; La cucaracha Yoryet; Historia general del capitán Miguelacho y su novia María Trinita de la Concepción Parada; El bonche de anoche. En poesía: Marginario; Fecha sin fin; Cosmogénesis; El colonifero, entre otros.
 
Ser moriche
El principio, edad de aguas recurrentes
cuando el diluvio borró el horizonte
la voz alta del río ahuyentó los pájaros
enroscándose las olas sobre el viento tenaz
y el gran cataclismo anegó la tierra
la hermana muerte trepó las montañas
y ya no hubo más vestigios humanos

solo el silencio del agua infinita

La Biblioteca del hombre que quemaba libros

adolf_hitler

El Nacional / Unas preguntas que flotan: ¿Puede una biblioteca retratar a su dueño? ¿Somos lo que leemos? ¿Qué nos dice o qué deducimos de los volúmenes que atesora una persona?

Una tarea: buscar pistas en los libros, no sólo en lo que sus párrafos dicen sino también en las notas al margen, en el sello del exlibris , en las dedicatorias, en el lugar que ocupaban en el conjunto, en el recorrido que hizo para llegar a la estantería personal, en los comentarios de su dueño.

Las preguntas y la tarea las asumió, al menos en principio, el historiador y periodista Timothy W. Ryback para escribir Los libros del Gran Dictador. Las lecturas que moldearon la vida y la ideología de Adolf Hitler . El libro es producto de una investigación de más de seis años, que consistió en el análisis de algunos volúmenes de la colección privada de Hitler que se encuentran en la Biblioteca del Congreso, en Washington. En su estudio Ryback busca construir el relato que articulan esos textos; intenta dibujar un mapa parcial de lo que leía y lo que buscaba Hitler en ellos.

El propósito de Ryback parte y convive con una imposibilidad: la de no poder reconstruir la biblioteca de Hitler, que pasó por un proceso de destrucción y dispersión. Así, el corpus de la investigación es una mínima selección del fragmento que se conserva de la biblioteca de Hitler que, además, no tiene el orden que le había asignado su dueño en las estanterías.

Hitler leía desde que era cabo del 16° Regimiento de Infantería bávaro de la reserva. En su primer apartamento del número 41 de la Thierschstrasse, en la ciudad de Munich, su biblioteca creció gradualmente y, para 1955, ya era parte de los bienes que declaraba. “Ese año, su colección de libros fue una de las pocas posesiones que registró en su declaración de la renta. En un magro inventario en el que también mencionaba su escritorio y una silla, consignó ‘dos librerías con libros'”.

En la década siguiente la colección aumentó exponencialmente, se puede verificar, de nuevo, en la declaración de bienes. “Su mayor gasto deducible, después de los gastos personales y los viajes por motivos políticos, fue en concepto de libros: 1.692 marcos en 1930, con cantidades similares en los dos años siguientes. Cuando en noviembre de 1934 aseguró las propiedades de su residencia en Múnich con la compañía aseguradora contra incendios Gladbacher, calculó el valor de sus posesiones en 300.000 marcos. La mitad de esa cantidad estaba a la colección de arte; el resto a los libros y otros objetos de valor”.

Dos testimonios periodísticos de la época ayudan a dibujar la magnitud de la biblioteca del jefe nazi. En 1935, Janet Flanner escribió un perfil de Hitler para el New Yorker y calculó que la “magnífica” biblioteca tenía unos 6.000 volúmenes. Unos años después, el corresponsal en Berlín de la United Prees International, Frederik Oechsner, estimó que la biblioteca acumulaba unos 16.300 volúmenes. La estimación de Oechsner ha sido corroborada por una investigación de Philipp Gassert y Daniel Mattern; ellos estudiaron los libros de Hitler que se conservan y materiales de archivo, como las listas de adquisiciones para la biblioteca de la Cancillería del Reich, y llegaron al cálculo de Oechsner.

Los 16.300 ejemplares estaban repartidos en tres lugares: Berlín, Múnich y Obersalzberg. Al finalizar la guerra, los libros que estaban en la Cancillería del Reich en Berlín fueron enviados a Moscú; otros desaparecieron; muchos de los que estaban en las otras dos ciudades fueron tomados por los soldados que buscaban un recuerdo; y un grupo de 3.000 volúmenes fueron encontrados en una mina de sal en Berchtesgaden (enviados allí en 1945 por órdenes de Hitler). De ese lote provienen los 1.200 que se conservan en la sección de Libros Raros, en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos. Otro grupo pequeño, de 80 según precisa Ryback, está en la Biblioteca John Hay de la Universidad de Brown, en Providence.

En la biblioteca personal de Hitler había libros sobre historia militar (la mayor cantidad), sobre arte y arquitectura, de filosofía, literatura, religión, historia universal y geografía. En los estantes se podían encontrar, por ejemplo, una edición facsímil de cartas de Federico El Grande; una análisis de Parsifal ; una monografía sobre las profecías de Nostradamus; biografías de Julio César o Inmanuel Kant; la Historia alemana , de Heinrich Class; El judío internacional , de Henry Ford; una adaptación de Dietrich Eckart de Peer Gynt ; Robinson Crusoe y obras de Shakespeare.

Ryback acota que Hitler no leyó todos los libros de su biblioteca, incluso, algunos ni siquiera los vio. Ese lote, según el autor, constituye dos tercios del total. Entonces, lo que hizo Ryback fue estudiar un grupo de ejemplares que el jefe nazi estudió y anotó y que le dieron “algunos detalles pequeños pero reveladores”. “Para el presente libro -escribe Ryback- he seleccionado, de entre los libros que se conservan, aquellos que tuvieron importancia emocional o intelectual para Hitler, los que ocuparon sus pensamientos en sus momentos íntimos y determinaron sus palabras y acciones públicas. Uno de los primeros es una guía que adquirió por cuatro marcos un lunes gris de finales de noviembre de 1915, cuando tenía 26 años y servía como cabo en el frente occidental. El último es una biografía que leyó treinta años después, en la primavera de 1945, durante las semanas anteriores a su suicidio. He seleccionado sólo aquellos libros de los que existen pruebas inequívocas de que fueron propiedad de Hitler”.

El estudio de Ryback sigue un orden cronológico de las lecturas que, según él, moldearon la vida y la ideología de Hitler. Mientras describe esos libros y cómo el jefe nazi se relacionó con ellos, acumula una red de anécdotas y episodios de la vida de Hitler y de la llegada del nacionalsocialismo al poder. El autor no resistió la tentación de “biografiar” al personaje mientras describe los hallazgos de su estudio. Por ejemplo, el análisis de la relación que Hitler entabló con el Peer Gynt se desplaza hacia la descripción y evaluación de la influencia que Dietrich Eckart tuvo sobre Hitler.

Si bien Los libros del Gran Dictador no agrega mucha información a la que ya tenemos sobre la personalidad de Hitler, su lectura puede ayudar a comprender su mundo intelectual. El personaje era un lector compulsivo, de eso hay varios testimonios, que buscaba atender las carencias en su formación. Sin embargo, no fue sistemático, acumulaba libros, y lecturas claro, sin orden; y muchísimos ejemplares de su biblioteca fueron regalos.

Ryback nos dice que a pesar del uso por parte de los nazis de conceptos nietzscheanos, tiene pocas pruebas de que Hitler “se hubiera ocupado personalmente de la filosofía seria”. Allí no hubo una inquietud intelectual sólida. Para el autor, la serie de 50 libros que Julius Friedrich Lehmann le regaló a Hitler fueron más influyentes en la formación de la visión del líder nazi pues “representan el legado nacionalsocialista en todo el espectro y las facetas de su mendacidad y constituyen un verdadero compendio de los disparates e iniquidades de índole moral, ética, social, política, legal, económica e histórica asociados a la época nazi”.

Uno de los primeros libros que atesoró y leyó minuciosamente Hitler fue el Berlín de Max Osborn, autor judío prohibido por los nazis que se exilió en los Estados Unidos. Ryback señala que el ejemplar fue comprado en 1915 por Hitler y estuvo en su biblioteca personal hasta el final. Lecturas como estas, entre otras, hablan de su aspiración artística y su vocación de arquitecto, ambas frustradas (“A principios de otoño de 1914, cuando se alistó al ejército, en la casilla relativa a su profesión escribió: ‘Artista'”).

Los lectores encontrarán datos como estos a lo largo del libro, sabrá que Hitler “alineó Don Quijote junto con Robinson Crusoe , La cabaña del tío Tom y Los viajes de Gulliver entre las grandes obras de la literatura universal”, o que “consideró a Shakespeare superior a Goethe y Schiller”; tendrá una panorámica; conocerá historias alrededor del jefe nazi y de la ascensión del nacionalsocialimo, pero la forma como esos libros “moldearon su vida” no está clarificada con este libro. Ahí siguen las preguntas que movieron al estudio.

FICHA DEL LIBRO

Los libros del Gran Dictador. Las lecturas que moldearon la vida y la ideología de Adolf Hitler

Timothy W. Ryback

Destino

Barcelona, 2010

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Primera Red Social para los amantes de los libros

Imagen

Los primeros usuarios de Lectyo corresponden mayoritariamente a bibliotecarios, editores, ilustradores y libreros de España, Portugal y América Latina

La Fundación Germán Sánchez Ruipérez acaba de lanzar Lectyo.com, un ecosistema digital en el que participan los profesionales de la lectura y los libros, así como personas apasionadas por leer.

Según informa la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, durante los tres meses en los que esta red social especializada ha empezado a funcionado en pruebas, “casi dos mil personas de España, Portugal y Latinoamérica se han registrado y han empezado a compartir contenidos y opiniones en español a través de un fenómeno que se ha disparado de boca a oreja”.

Los primeros usuarios -explica un comunicado de esta entidad- corresponden mayoritariamente a bibliotecarios, diecisiete 17 por ciento; editores, un quince por ciento; ilustradores, un doce por ciento; libreros, once por ciento, y libreros y maestros un siete por ciento, respectivamente.

El registro en Lectyo.com es completamente gratuito y permite publicar ideas, noticias, imágenes o vídeos, comentar las publicaciones de los demás, descargar eBooks sobre bibliotecas, edición digital, librerías, ilustración y otros temas que se irán incorporando.

Asimismo hay una sección de noticias y una selección de asuntos para el debate, que pueden ser votados y comentados.

Aunque hasta ahora la aplicación estaba en fase de desarrollo, se ha producido la incorporación espontánea de grupos de usuarios como ilustradores, libreros, bibliotecarios o blogueros de una forma viral que se ha extendido al continente americano.

Actualmente se están formándose grupos de debate -llamados tertulias- sobre temas concretos (ilustración, literatura de viajes o de promoción de la lectura para familias o clubes de lectura virtuales).

La Fundación Sánchez Ruipérez concluye que la apuesta de Lectyo.com es hacer convivir lo profesional con la pasión por los libros y lo más serio con lo distendido.

sc

Fuente: El Universal

La Educación Prohibida

Este documental nos invita a hacernos varias preguntas:

¿Nuestros modelos pedagógicos están caducos?

¿Que tan efectivos son?

¿Están formando verdaderamente a nuestros niños para el futuro?

Estas y miles de preguntas son analizadas y revisadas por un grupo de docentes latinoamericanos que han tomado la iniciativa de hacer una exhaustiva revisión de la escuela de hoy en día y lanzan nuevas propuestas, nuevos modelos donde el niño y el alumno en general se integran a su realidad.

Vale la pena ver este documental, discutirlo, analizarlo y nosotros como guías, padres, tíos y docentes, debemos estar conscientes de nuestro papel en la formación de nuevos miembros de nuestra sociedad, de nuestro entorno y difundir este tipo de propuestas.

La discusión está abierta y la difusión también………..

Amiri Baraka

Baraka

Amiri Baraka cuyo verdadero nombre era Everett LeRoi Jones (Newark, 7 de octubre de 1934 − 9 de enero de 2014)

Fue un poeta, escritor y crítico musical estadounidense. Se licenció en inglés en la Universidad Howard y fue profesor en las universidades de Yale, Columbia y Nueva York. Escritor, poeta, ensayista, dramaturgo y músico, publicó numerosos libros de poesía, ensayos, relatos y discos. Fundó en 1964, la Black Arts Repertory Theatre/School (BART/S).

A la muerte de Malcolm X, acaecida en 1965, se convirtió a la Nación del Islam, se separó de su primera esposa y se trasladó a Harlem. En 1967 cambió su nombre por el de Imamu Amear Baraka, cambiado más tarde por el de Amiri Baraka. Ese mismo año se casa con la poetisa afroamericana Sylvia Robinson (Amina Baraka), con la que tuvo cinco hijos. Fue líder de la organización musulmana Kawaida hasta que ésta pasó a ser marxista, en los años 1960.

                                        Si Elvis era el rey,

                                        ¿quién es James Brown?

                                                                                ¿Dios?

                                                                                                          Amiri Baraka.

Su primer libro de poesía, “Preface to a Twenty-Volume Suicide Note” (Prefacio a una nota de suicidio en veinte volúmenes), se publicó en 1961. Fue autor de numerosos ensayos de crítica musical, como “Blues People”. Junto a su esposa Amina Baraka publica en 2003, “The Essence of Reparations”, una antología de ensayos sobre temas como el colonialismo, la opresión nacional y el racismo.

Sus obras:

Preface to a Twenty-Volume Suicide Note (1961)

Blues People (1963)

Dutchman and the Slave (1963)

Selected Poetry of Amiri Baraka/LeRoi Jones (1979)

The Music (1987)

The Essence of Reparations (2003)

Ritornello l

Imagen

A veces, le pido a gritos                                a la soledad
                             
                                    que me abandone
             
                                                                       para volverte
                                                                                                      a encontrar.
                                                                                                   
                                                                              HM