Hallan poemas desconocidos de la poetisa Safo de Lesbos

Imagen

Safo de Lesbos vivió en los siglos VII y VI a.C

Londres.- Partes de dos poemas hasta ahora desconocidos, escritos en papiro por la poetisa griega Safo de Lesbos (siglos VII y VI a.C.), fueron descubiertos en Reino Unido, informa “The Guardian”.

Según el rotativo, un coleccionista anónimo presentó los dos escritos al papirólogo estadounidense Dirk Obbink, de la universidad de Oxford, que constató la autenticidad de los documentos.

Safo de Lesbos (actual Mitilene) está considerada una de las poetisas más importantes de la Antigua Grecia, pero pese a su fama, sólo ha sobrevivido uno de sus poemas completos y partes de otros cuatro.

Al parecer, uno de los documentos recién hallados se encuentra en muy buen estado de conservación.

Anuncios

El Evangelio de Judas Iscariote

Image

Se denomina Evangelio de Judas a un evangelio utilizado, según testimonios de los Padres de la Iglesia, por la secta gnóstica de los cainitas. Fue compuesto durante el siglo II alrededor de los años 130-150 D.C. Este evangelio se creía desaparecido, pero durante los años 1970 fue hallado en Egipto el códice Tchacos copto del siglo IV (supuestamente traducción de un original griego del cual no se conserva ningún ejemplar.) en el que aparece un texto que parece corresponder al Evangelio de Judas mencionado en la literatura cristiana primitiva. En 2006 la organización National Geographic Society hizo público su trabajo de restauración y traducción del manuscrito. También en ese mismo año la organización National Geographic Society elaboró un video documental titulado “The Gospel of Judas” (El Evangelio de Judas).

En el texto se hace una valoración positiva de la figura del apóstol Judas Iscariote, que en los cuatro evangelios canónicos es considerado como traidor a Jesús. Según este evangelio gnóstico, Iscariote fue su discípulo favorito, y si entregó a su maestro a las autoridades romanas fue en cumplimiento de un plan previsto por el propio Jesús.

En 2007, tras revisar una transcripción del manuscrito, la biblista April D. DeConick, profesora de la Universidad Rice (Estados Unidos), rechaza esa interpretación argumentando errores de traducción. El 21 de marzo de 2008 el experto en copto Marvin Meyer, que formó parte del equipo de traducción de National Geographic, rebate las conclusiones de DeConick defendiendo la traducción original con base en otros textos gnósticos.

Descubrimiento

La primera referencia moderna conocida a este texto data de 1983, cuando alguien propuso su compra a la Universidad Metodista del Sur y el experto Stephen Emmel pudo examinarlo brevemente, junto con otros manuscritos. Según se cree, lo descubrieron en 1978 unos campesinos egipcios en la localidad de Menia, y fue sacado de Egipto de forma ilegal. El anticuario que intentó venderlo pedía una cifra que los posibles compradores consideraron excesiva (tres millones de dólares por el lote en el que iba incluido), por lo que tuvo que desistir. El texto estuvo depositado desde 1984 en un banco de Nueva York.

En 2002 lo adquirió la Maecenas Foundation for Ancient Art, radicada en Basilea, una fundación privada de Suiza, dirigida por el abogado Mario Roberti. Esta fundación contactó con National Geographic Society para que restaurase, datase y tradujese el manuscrito. Según el vicepresidente de esta institución, Terry García, el códice estaba muy deteriorado, y, si no hubiesen actuado de inmediato, hubiera acabado convirtiéndose en polvo.

Rudolf Kasser hizo pública la existencia del texto en una conferencia que tuvo lugar en París, en julio de 2004. Al año siguiente, un portavoz de la Maecenas Foundation anunció su traducción inminente al inglés, francés y alemán.

National Geographic Society eligió para hacer pública la restauración y traducción del manuscrito la fecha del 6 de abril de 2006, próxima a la Semana Santa, en que se conmemora la muerte de Jesús de Nazaret. El 9 del mismo mes programó el estreno televisivo de un documental sobre el manuscrito.

Contenido

El texto del Evangelio de Judas es un relato de unas doscientas cincuenta líneas, del ancho aproximado de un folio, que se encuentra en un códice de 66 páginas, más de un tercio del cual es ilegible, y que contiene otras tres obras. Dos de ellas (el Primer Apocalipsis de Santiago, y la Epístola a Felipe, atribuida a San Pedro) son obras gnósticas ya conocidas por los hallazgos de Nag Hammadi. La tercera es un fragmento de un texto desconocido, titulado provisionalmente Libro de Alógenes.6 Todos los textos están escritos en el dialecto sahídico del idioma copto, aunque es una traducción de un original griego. Mediante varios métodos, entre ellos el del carbono-14, el códice ha sido datado entre los años 220 y 340.

El papiro se encuentra deteriorado: algunas partes del texto se han perdido y otras se conservan sólo fragmentariamente. 26 de las 66 páginas corresponden al Evangelio de Judas. La parte que ha podido ser traducida comienza indicando que se trata de las revelaciones que Jesús hizo a Judas Iscariote, en conversación privada, tres días antes de la Pascua. Escrito en tercera persona, el texto es un diálogo entre Jesús y sus discípulos, especialmente Judas, que aparece como el discípulo favorito de Jesús. Según este evangelio, Judas entregó a su maestro a los romanos siguiendo órdenes del propio Jesús, quien profetizó: “Tú serás el decimotercero, y serás maldito por generaciones, y vendrás para reinar sobre ellos” (página 47 del manuscrito).

El Jesús que presenta este Evangelio es desenfadado, se ríe con frecuencia de los malentendidos de los demás discípulos y de su devoción superficial. La inversión de la relación tradicional entre Jesús y Judas que plantea el texto es que Jesús le está agradecido a Judas y lo elogia: “Tú los superarás a todos ellos. Porque tú sacrificarás el hombre que me cubre (…). La estrella que indica el camino es tu estrella” (n. 56-57).

Al final, poco después de entrar en una nube luminosa, Judas “recibió algún dinero y se lo entregó a ellos”. Jesús se lo agradece, ya que prepara el momento en que Jesús quedará liberado del cuerpo, lo que le permite regresar al “reino grande e ilimitado cuya inmensidad no ha visto ninguna generación de ángeles” (n. 47). El texto termina con Judas entregando a Jesús ante los sumos sacerdotes y no incluye ninguna mención de la crucifixión o de la resurrección.

Origen

Según el Obispo Ireneo de Lyon, dicho evangelio tuvo sus raíces en un mago llamado Simón, a quien dicho personaje se le hace mención en el libro de los Hechos de los Apóstoles donde se afirma que este hechicero quiso comprar a los Apóstoles el poder de hacer milagros. Simón Pedro lo repelió, diciendo: “Tú estás preso en los lazos de la iniquidad” (Hechos 8, 23). Simón, el Mago, es tenido como el “padre de las herejías”, y de su sacrílego intento le viene el nombre al pecado de simonía. Sus seguidores predicaban la vieja doctrina de la gnosis.

Entre los prosélitos de Simón, el Mago, San Ireneo señala a la secta de los cainitas. Éstos decían que Caín fue creado por un poder superior. Además, se juzgaban hermanos espirituales de Esaú, de Coré, de los habitantes de Sodoma y otros semejantes. “Y dicen —añade San Irineo— que Judas, el traidor, fue el único que conoció todas estas cosas exactamente, porque sólo él entre todos conoció la verdad, para realizar el misterio de la traición […]. Para eso muestran un libro que ellos inventaron, que llaman de Evangelio de Judas”.

Autenticidad del Evangelio

Los críticos de este evangelio apócrifo (considerado por algunos como uno más perteneciente al canon bíblico y posteriormente excluido) señalan que dicho documento nunca perteneció al canon bíblico puesto que no fue aprobado por la iglesia primitiva desde sus comienzos dado a que esta era la comunidad que conocía con certeza los libros que tenían la autoría apostólica.

El primer criterio que usaba la iglesia primitiva para aceptar un libro dentro del canon bíblico es que haya sido escrito por los contemporáneos de Jesús y de los apóstoles, siendo ésta la principal normativa, el evangelio de Judas queda automáticamente excluido, ya que este fue escrito más de 100 años después de la muerte de Jesús, de sus apóstoles y contemporáneos. El segundo criterio a considerar es que se haya usado y citado por cristianos de los primeros siglos, de manera que éstos le hayan tenido la reverencia debida como un libro inspirado; es decir, que toda la comunidad lo conociera y por consiguiente avalado como tal; hay que hacer notar que algunos libros contemporáneos no cumplieron estos criterios a pesar de su uso entre los primeros cristianos; por ejemplo, todos los biblistas hablan de un primer Evangelio de Mateo escrito en arameo (todos los demás libros del Nuevo Testamento fueron escritos en griego), al que llaman Proto-Mateo que, incluso, se considera fuente que influyó en la redacción de los tres Evangelios Sinópticos (Marcos, Mateo y Lucas), y que, sin embargo, no pertenece al Nuevo Testamento. Había también otros escritos llamados “Logias o Logia Jesu ” que encerraban una colección de dichos de Jesús y que eran importantes pero no considerados como inspirados.

El Evangelio de Judas entra en la categoría de los escritos pseudoepígrafos (falsamente atribuidos). Esto significa que realmente no fue escrito por el autor a quien se le atribuyó. El antiguo escritor Ireneo en su obra llamada “Refutación de Todas las Herejías” dice que el evangelio de Judas fue una historia ficticia: “Una vez más, otros declaran que Caín derivó su ser del Poder superior, y reconocen que Esaú, Coré, los Sodomitas, y todas esas personas están relacionadas entre sí. En este registro, ellos agregan, que han sido asediados por el Creador, aún cuando ninguno de ellos ha sufrido lesiones. Sofía tenía el hábito de llevarles a ellos lo que le pertenecía a ella. Ellos declaran que Judas el traidor estaba perfectamente informado de estas cosas, y que él solo, conociendo la verdad como ninguno de los otros la conoció, llevó a cabo el misterio de la traición; por él todas las cosas, tanto terrenales y celestiales, fueron puestas en confusión. Ellos producen una historia ficticia de esta clase, con la cual enfocan el Evangelio de Judas.”

María Magdalena

Imagen

María Magdalena (en hebreo: מרים המגדלית; en griego antiguo: Μαρία ἡ Μαγδαληνή) es mencionada, tanto en el Nuevo Testamento canónico como en varios evangelios apócrifos, como una distinguida discípula de Jesús de Nazaret. Es considerada santa por la Iglesia Católica Romana, la Iglesia Ortodoxa y la Comunión Anglicana, que celebran su festividad el 22 de julio. Reviste una especial importancia para las corrientes gnósticas del cristianismo. Su nombre hace referencia a su lugar de procedencia: Magdala, localidad situada en la costa occidental de lago de Tiberíades.

María Magdalena en el Nuevo Testamento

La información sobre María Magdalena en los evangelios canónicos es escasa. Es citada en relación con cuatro hechos diferentes:

De acuerdo con el evangelio de Lucas, María Magdalena alojó y proveyó materialmente a Jesús y sus discípulos durante su predicación en Galilea. Se añade que anteriormente había sido curada por Jesús: «Le acompañaban los doce y algunas mujeres que habían sido curadas de enfermedades y espíritus malignos: María, llamada Magdalena, de la cual habían salido siete demonios […]»

Identificación con otros personajes

Los citados son los únicos pasajes de los evangelios canónicos en los que se nombra a María de Magdala. La tradición cristiana occidental (católica), sin embargo, aunque sin apoyarse en evidencias textuales de ningún tipo, ha identificado con María Magdalena a otros personajes citados en el Nuevo Testamento:

La mujer adúltera a la que Jesús salva de la lapidación, en un episodio que sólo relata el evangelio de Juan.

La mujer que unge con perfumes los pies de Jesús y los enjuga con sus cabellos antes de su llegada a Jerusalén según los evangelios sinópticos, cuyo nombre no se menciona. Según Marcos y Mateo, sin embargo, la unción tuvo lugar en Betania, «en casa de Simón el leproso», lo que ha llevado a identificar a esta mujer a su vez con María de Betania.

María de Betania, hermana de Lázaro, a la que se atribuye en el evangelio de Juan la iniciativa antes mencionada y que aparece en otros conocidos pasajes del cuarto evangelio, como la resurrección de Lázaro. Se identifica también con la María del episodio de la disputa entre Marta y María.

La identidad de María Magdalena como María de Betania y «la mujer quien fue una pecadora» fue establecida en un sermón que el papa San Gregorio I dio en el año 591, en el cual dijo: «Ella, la cual Lucas llama la mujer pecadora, la cual José llama María [de Betania], nosotros creemos que es María, de quien siete demonios fueron expulsados, según Marcos».

Difundida por los teólogos de los siglos III y IV, esta teoría gozó de mucha popularidad en el siglo XIX y constituyó un tema frecuente en la iconografía cristiana occidental.

De acuerdo con los evangelios de Marcos, Mateo y Juan, estuvo presente durante la crucifixión de Jesús.

En compañía de otras mujeres, fue la primera testigo de la resurrección, según una tradición en la que concuerdan los cuatro evangelios. Después comunicó la noticia a Pedro y a los demás apóstoles.

Según un relato que sólo aparece en el evangelio de Juan, fue testigo de una aparición de Jesús resucitado.

María Magdalena en los evangelios apócrifos

El evangelio de Pedro sólo menciona a María Magdalena en su papel de testigo de la resurrección de Jesús:

A la mañana del domingo, María la de Magdala, discípula del Señor -atemorizada a causa de los judíos, pues estaban rabiosos de ira, no había hecho en el sepulcro del Señor lo que solían hacer las mujeres por sus muertos queridos-, tomó a sus amigas consigo y vino al sepulcro en que había sido depositado.

En al menos dos de los textos gnósticos coptos encontrados en Nag Hammadi, el evangelio de Tomás y el evangelio de Felipe, María Magdalena aparece mencionada como discípula cercana de Jesús, en una relación tan cercana como la de los apóstoles. En el evangelio de Tomás hay dos menciones de Mariham (logia 21 y 114), que, según los estudiosos, hacen referencia a María Magdalena. La segunda mención forma parte de un pasaje enigmático que ha sido objeto de muy variadas interpretaciones:

Simón Pedro les dijo: «¡Que se aleje Mariham de nosotros!, pues las mujeres no son dignas de la vida». Dijo Jesús: «Mira, yo me encargaré de hacerla macho, de manera que también ella se convierta en un espíritu viviente, idéntico a vosotros los hombres: pues toda mujer que se haga varón, entrará en el reino del cielo»..

En el evangelio de Felipe (log. 32) es considerada la compañera (κοινωνος) de Jesús:

Tres (eran las que) caminaban continuamente con el Señor: su madre María, la hermana de ésta y Magdalena, a quien se designa como su compañera [κοινωνος]. María es, en efecto, su hermana, su madre y su compañera..

No todos los estudiosos, sin embargo, están de acuerdo en que los evangelios de Tomás y de Felipe se refieran a María Magdalena. Para Stephen J. Shoemaker se trataría más bien de una referencia a la madre de Jesús.

Por último, otra importante referencia al personaje se encuentra en el evangelio de María Magdalena, texto del que se conservan sólo dos fragmentos griegos del siglo III y otro, más extenso, en copto, del siglo V. En el texto, tres apóstoles discuten acerca del testimonio de María Magdalena sobre Jesús. Andrés y Pedro desconfían de su testimonio, y es Leví (el apóstol Mateo) quien defiende a María.

Leyendas posteriores

Según la tradición ortodoxa, María Magdalena se retiró a Éfeso con la Virgen María y el apóstol Juan, y murió allí. En 886 sus reliquias fueron trasladadas a Constantinopla, donde se conservan en la actualidad. Gregorio de Tours (De miraculis, I, xxx) corrobora la tradición de que se retiró a Éfeso, y no menciona ninguna relación con Francia.

Más adelante, sin embargo, surgió en el mundo católico una tradición diferente, según la cual María Magdalena (identificada aquí con María de Betania), su hermano Lázaro y Maximino, uno de los setenta y dos discípulos, así como algunos compañeros, viajaron en barca por el Mar Mediterráneo huyendo de las persecuciones en Tierra Santa y desembarcaron finalmente en el lugar llamado Saintes Maries de la Mer, cerca de Arlés. Posteriormente, María Magdalena viajó hasta Marsella, desde donde emprendió, supuestamente, la evangelización de Provenza, para después retirarse a una cueva -La Sainte-Baume- en las cercanías de Marsella, donde habría llevado una vida de penitencia durante 30 años. Según esta leyenda, cuando llegó la hora de su muerte fue llevada por los ángeles a Aix-en-Provence, al oratorio de San Maximino, donde recibió el viático. Su cuerpo fue sepultado en un oratorio construido por Maximino en Villa Lata, conocido desde entonces como St. Maximin.

Magdalena penitente

Mientras que el cristianismo oriental honra especialmente a María Magdalena por su cercanía a Jesús, considerándola “igual a los apóstoles”, en Occidente se desarrolló, basándose en su identificación con otras mujeres de los evangelios (véase más arriba) la idea de que antes de conocer a Jesús, había sido muy pecadora y de ahí viene el suponer, aunque la Iglesia Católica no lo afirme, que se haya dedicado a la prostitución.

Esta idea nace, en primer lugar, de la identificación de María con la pecadora  de quien se dice únicamente que era pecadora y que amó mucho; en segundo lugar, de la referencia en22 donde se dice, esta vez refiriéndose claramente a María Magdalena, que de ella «habían salido siete demonios». Como puede verse, nada en estos pasajes evangélicos permite concluir que María Magdalena se dedicase a la prostitución.

No se sabe con exactitud cuándo comenzó a identificarse a María Magdalena con María de Betania y la mujer que entró en la casa de Simón el fariseo, pero ya en una homilía del papa Gregorio Magno (muerto en 591) se expresa inequívocamente la identidad de estas tres mujeres, y se muestra a María Magdalena como prostituta arrepentida. Por eso la leyenda posterior hace que pase el resto de su vida en una cueva en el desierto, haciendo penitencia y mortificando su carne, y son frecuentes en el arte occidental las representaciones de la «Magdalena penitente».

La imagen de María Magdalena como penitente también puede ser confundida gracias a la tradición de María Egipcíaca, santa del siglo V, quien según La vida de los Santos de Jacobo de la Vorágine, se había dedicado a la prostitución y se retiró al desierto a expiar sus culpas. Es común ver representaciones de María Egipcíaca, con los cabellos largos que cubren su cuerpo o envuelta con carrizos, símbolos de su penitencia en el desierto. Estos atributos en ocasiones acompañan a la Magdalena, creando a veces la confusión de ambas santas.

En la tradición católica, por tanto, María Magdalena pasó a ser un personaje secundario, a pesar de su indudable importancia en la tradición evangélica. El relegamiento que sufrió María Magdalena ha sido relacionado por algunos autores con la situación subordinada de la mujer en la Iglesia. A esta opinión oponen algunos teólogos católicos la especial consideración que guarda la Iglesia para con Santa María, madre de Jesús, venerada con hiperdulía, en tanto que los apóstoles y los otros santos son venerados con dulía.

En 1969, el papa Pablo VI retiró del calendario litúrgico el apelativo de «penitente» adjudicado tradicionalmente a María Magdalena asimismo, desde esa fecha dejaron de emplearse en la liturgia de la festividad de María Magdalena la lectura del evangelio de Lucas acerca de la mujer pecadora. Desde entonces, la Iglesia Católica ha dejado de considerar a María Magdalena una prostituta arrepentida. Sin embargo, esta visión continúa siendo la predominante para muchos católicos.

Esposa de Jesús

Algunos autores recientes han puesto en circulación una hipótesis según la cual María Magdalena habría sido la esposa, o la compañera sentimental, de Jesús de Nazaret, además de la depositaria de una tradición cristiana de signo feminista que habría sido cuidadosamente ocultada por la Iglesia Católica.

Estas ideas fueron desarrolladas primero en algunos libros de pseudohistoria, como El enigma sagrado («The Holy Blood and the Holy Grail», 1982), de Michael Baigent, Richard Leigh, Henry Lincoln; y La revelación de los templarios («The Templar Revelation», 1997), de Lynn Picknett y Clive Princey. En estos libros se mencionaba además una hipotética dinastía fruto de la unión entre Jesús de Nazaret y María Magdalena. Posteriormente estas ideas han sido aprovechadas por varios autores de ficción como Peter Berling (Los hijos del Grial, ) y Dan Brown (El código Da Vinci, 2003), entre muchos otros.

No existe ningún pasaje ni en los evangelios canónicos ni en los apócrifos que permita afirmar que María de Magdala fue la esposa de Jesús de Nazaret.

Para la mayoría de los estudiosos del Jesús histórico es una posibilidad que ni siquiera merece ser tomada en serio. Los partidarios de esta idea, sin embargo, se apoyan en tres argumentos:

1. En varios textos gnósticos, como el evangelio de Felipe, se muestra que Jesús tenía con María Magdalena una relación de mayor cercanía que con el resto de sus discípulos, incluidos los apóstoles. En concreto, el evangelio de Felipe habla de María Magdalena como «compañera» de Jesús y menciona que éste la besaba en la boca.

2. En los evangelios canónicos María Magdalena es (excluida la madre de Jesús) la mujer que más veces aparece, y es presentada además como seguidora cercana de Jesús. Su presencia en los momentos cruciales de la muerte y resurrección de Jesús puede sugerir que estaba ligada a él por lazos conyugales.

3. Otro argumento que esgrimen los defensores de la teoría del matrimonio entre Jesús y María Magdalena es que en la Palestina de la época era raro que un varón judío de la edad de Jesús (unos treinta años) permaneciese soltero, especialmente si se dedicaba a enseñar como rabino, ya que eso hubiese ido en contra del mandamiento divino «Creced y multiplicaos». No obstante, el judaísmo que profesó Jesús era muy distinto del actual, y el papel del rabino no estaba todavía bien definido. Sólo después de la destrucción del Segundo Templo, en el papel del rabino quedó establecido con claridad en las comunidades judías. Antes de Jesús, está atestiguada la existencia de maestros religiosos solteros, por ejemplo en los círculos esenios.

También Juan el Bautista fue soltero, según todos los indicios. Más adelante, algunos primeros cristianos, como Pablo de Tarso, serían también predicadores célibes. (Aunque en la carta a Filemón, Pablo habla de su hijo Onésimo.)

Autora del Cuarto Evangelio

Ramón K. Jusino ha propuesto la teoría de que María Magdalena pudo ser el «discípulo a quien amaba Jesús» que se presenta como autor del evangelio de Juan  y que es tradicionalmente identificado con el apóstol Juan.

Jusino se basa en el hecho de que en varios textos apócrifos, como los citados más arriba, se dice que hubo una relación de especial cercanía entre Jesús y María Magdalena.

Según Jusino, que se basa para su teoría en un libro del prestigioso erudito bíblico Raymond E. Brown, el evangelio recogería la tradición de una comunidad, que Brown denominó juánica, que se remontaría al testimonio de María Magdalena como testigo ocular de Jesús. Esta teoría no cuenta con la aceptación de la mayor parte de los historiadores e investigadores bíblicos.

Fuego Bajo Nieve (Autobiografía de un monje tibetano)

Imagen
Paperback, 256 pages
Published August 4th 1998
by Grove Press (first published September 18th 1997)
original title: The Autobiography of a Tibetan Monk
ISBN 0802135749 (ISBN13: 9780802135742)
Edition Language: English

Una emocionante autobiografía  que cuenta sus vivencias para la época en que cae prisionero durante la invasión china al Tibet, el relato en forma de novela narra sus experiencias como prisionero político al igual que muchos monjes que sufrieron la misma situación y que siempre fueron fieles a sus principios monásticos y a el lazo que los une fuertemente al Dalai Lama así como a la causa independentista del Tibet.

Su estadía en varias “escuelas de re-educación” y los constantes acosos o “tamzigs” a los que fue sometido, lo llevaron a huir en una larga peregrinación a través de los himalayas hasta llegar al norte de India y luego establecer su residencia en Dharamsala junto a otros refugiados que forman hoy en día la comunidad tibetana en el exilio.

Hoy en día, Palden Gyatso es un activista por la causa de la autonomía tibetana.

“El relato de Palden Gyatso es unos de los testimonios más estremecedores de sufrimiento y fortaleza de nuestra historia….. Personas como él revelan que los valores humanos como la compasión, la paciencia y el sentido de responsabilidad sobre nuestros propios actos, que se hallan en el corazón mismo de la práctica espiritual, todavía perviven. Su historia representa una autentica inspiración para todos nosotros”.

Dalai Lama

Aniversario del Alzamiento Cívico-Militar del 27 de noviembre de 1992.

1463758_10152046637159441_1876958513_n

A diferencia del alzamiento anterior, éste fue ejecutado por un grupo heterogéneo, denominado Movimiento Cívico-Militar 5 de Julio, integrado por oficiales de alto rango de los cuatro componentes de las Fuerzas Armadas Nacional, civiles pertenecientes a organizaciones revolucionarias y grupos que adversaban al Gobierno de entonces.

Los nombres más destacados de esta intentona fueron Hernán Grüber Odremán, Luis Enrique Cabrera Aguirre, Francisco Visconti Osorio y los partidos políticos Bandera Roja y Tercer Camino.

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, en el año 2006, durante el acto de inauguración y puesta en marcha de la planta ensambladora Venirauto, empresa de capital mixto Irán-Venezuela, ubicada en Maracay, estado Aragua, expresó que este suceso forma parte de la trilogía de acontecimientos que “partieron en dos la historia de Venezuela”, y expresó su reconocimiento a los mártires que entregaron su vida en esa jornada y a sus principales protagonistas, como lo fueron los contralmirantes Hernán Gruber Odremán y Luis Cabrera Aguirre; el general de la aviación Francisco Visconti Osorio y los tenientes coroneles Luis Reyes Reyes y Wilmar Castro Soteldo.

El 27 de noviembre de 1992 fue causa de verdadera unión cívico militar que hizo declinar definitivamente al Pacto de Punto Fijo, formado por los partidos políticos tradicionales Acción Democrática y Copei.

Aquel 27 de noviembre fue la prolongación directa del 4 de febrero del 1989, en el que el comandante Hugo Chávez Frías reconfiguró el imaginario rebelde del pueblo con su legendario “por ahora”.

Los hechos

Este hecho constituyó el despertar del pueblo que junto con la Fuerza Armada decidió ponerle fin a la grave crisis de dos instituciones: los partidos políticos y la Fuerza Armada, que a partir del 23 de enero de 1958 se convirtieron en abanderados de la estabilidad de la supuesta “democracia” implementada en la nación venezolana.

Los principales enfrentamientos del 27 de noviembre ocurrieron en el Distrito Federal, así como en los estados Miranda, Aragua y Carabobo. La insurrección fue controlada por el Gobierno el mismo día 27, lo que provocó la rendición de los involucrados y la huida y posterior asilo en Perú de cerca de un centenar de estos.

En el fondo de los acontecimientos del 27 de noviembre se encontraba una grave crisis de dos instituciones que a partir del 23 de enero de 1958 se convirtieron en importantes garantes de la estabilidad de la democracia venezolana: los partidos políticos y las Fuerzas Armadas.

A raíz de los sucesos de noviembre de 1992, los dos principales actores del Pacto de Punto Fijo: Acción Democrática y Copei, experimentaron dificultades institucionales y muestra de la crisis experimentada por AD fue la expulsión de una de sus principales figuras como lo era Carlos Andrés Pérez y su derrota en las elecciones de 1993, aunque cabe destacar que ésta se transformó en honrosa, ya que su candidato Claudio Fermín quedó segundo en la contienda y además se mantuvieron como primer grupo parlamentario.

La situación de Copei fue algo diferente, pues sufrió un duro golpe al ser derrotado en las elecciones presidenciales su candidato Oswaldo Álvarez Paz por su líder fundador Rafael Caldera.

Caldera y su recién creada organización partidista Convergencia se convirtió en un líder de las corrientes contrarias al bipartidismo, esto a consecuencia de su discurso en el Congreso Nacional, luego de los sucesos del 4 de febrero, en el que señaló la falta de visión y vigencia de los partidos políticos, que presentaban ante la opinión pública una imagen de organizaciones cerradas ante las demandas de la sociedad.

En relación con la otra institución garante de la estabilidad del sistema democrático a partir de 1958, las Fuerzas Armadas, con los alzamientos militares de 1992 quedó demostrado que la institución armada había dejado de ser aquel elemento monolítico que a partir de 1958 funcionó como agente estabilizador del sistema democrático, hecho que quedó demostrado con la derrota en los años 60 de los alzamientos militares izquierdistas conocidos como el Porteñazo y el Carupanazo, lo que en su momento reforzó el papel institucional del ejército venezolano y su unidad.

Una de las consecuencias inmediatas del 4 de febrero fue la sensación generalizada de cierta intranquilidad en el seno del ejército, lo que posteriormente se puso en evidencia el 27 de noviembre cuando estalló una nueva insurrección militar.

Asimismo, con respecto a la insurrección de noviembre de 1992, hay dos aspectos que llaman poderosamente la atención.

En primer lugar, la importante popularidad que tuvo el segundo alzamiento del año 92, lo cual se tradujo en el súbito apoyo del electorado caraqueño a Aristóbulo Istúriz, candidato de la Causa R a la alcaldía de Caracas.

En segundo lugar, pese a que la segunda intentona pareciese más poderosa que la primera, y hubo combates más intensos entre las fuerzas leales y los insurrectos, los jefes de alzamiento no dieron la impresión de querer luchar hasta el final. De hecho, uno de los oficiales más comprometidos en el asunto, el general Francisco Visconti, no quiso enfrentar las responsabilidades de su acción, por lo que huyó en compañía de unos 40 oficiales rumbo a Iquitos, Perú.

Fuente: Aporrea.org

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Gandhi His Life and Message for the World

Imagen

 

Paperback, 192 pages
Published December 7th 1982 by Signet (first published 1951)
original title
The Life of Mahatma Gandhi
ISBN: 0451627423 (ISBN13: 9780451627421)
edition language
English

Louis Fisher nos trae una excelente Biografía de Mohandas Karamschad Gandhi que atípica mente comienza en el final de su vida, la pérdida de este humilde y sencillo hombre que es referencia en la historia universal, pasando por su niñez, su juventud y sus estudios de Derecho en Londres, sus primeros años de abogado en Suráfrica y su lucha por los derechos humanos de los inmigrantes indios que eran tratados por los ingleses y los Boers como esclavos y mano de obra barata. Su regreso a la India y su viaje para su reencuentro con su patria, sus años de luchador social y la instauración de la política del “Sathyagraha”, su amistad con personajes relevantes de su época.

En fin, un viaje por el universo y tiempo de un ser humano único que logró sólo con la fuerza de la verdad y la voluntad hacer que el imperio más grande de su época retrocediera y le diera la independencia no sin antes, marcar una nota negativa. La división de India en dos países y crear rencores y diferencias entre Sigs, Musulmanes e Hindúes….

Una excelente obra digna de leerse varias veces.

Científicos descubren tres nuevas especies de vertebrados en Australia nunca antes vistas

Protestaurbana

(CNN) — Los científicos encontraron lo que llaman un “mundo perdido” en el extremo norte de Queensland, Australia, en donde viven al menos tres especies previamente desconocidas, entre ellas una rana que hace el amor bajo la lluvia.

Entre las especies descubiertas se cuentan un gecko de cola en forma de hoja y un escíncido dorado, que han estado aislados en una cordillera remota en la península de Cabo York desde hace millones de años, según la Universidad James Cook.

La expedición conjunta de la universidad y National Geographic, emprendida en marzo, llevó a Conrad Hoskin, de la Universidad James Cook, y a Tim Laman, fotógrafo de National Geographic e investigador de la Universidad de Harvard, a la escarpada cordillera en Cabo Melville, al noreste de Australia, donde millones de bloques de granito del tamaño de una casa se apilan hasta alcanzar cientos de metros de altura.

Los científicos ya habían…

Ver la entrada original 641 palabras más

Documental imperdible: los archivos secretos del exorcismo

El Centinela

¿Te suena el nombre? Esta vez, Discovery Channel se unió al Vaticano para crear una nueva serie televisiva que trata sobre exorcismos y posesiones demoniacas. Las historias que se contarán en la serie son basadas en hechos reales, pero con un poco de dramatización para llamar la atención del público.

El Vaticano está colaborando con archivos existentes que solo poseen ellos. Estos son basados en investigaciones de años, tanto a personas como a lugares donde se cree hay algún tipo de intervención del demonio.

Según Inside TV, el nombre de la serie será “The Exorcist Files”. Se dijo también que la Iglesia Católica aceptó revelar los documentos con la promesa de que sean manipulados correctamente, y no se haga mal uso y mienta sobre ellos. Se sabe que la Iglesia Católica no habla mucho sobre estos temas, y sus representantes e investigadores internos no son expuestos ni salen en los…

Ver la entrada original 201 palabras más

La española que anticipó el libro electrónico

Imagen

Idoia Larrañaga

BBC Mundo

Si uno busca en internet quién fue la persona que inventó el libro electrónico, casi todas las búsquedas dan como resultado el estadounidense Michael Hart en 1971.

Pero lo que muchas personas desconocen es que mucho antes, en 1949 y posteriormente en 1962, una maestra española, Ángela Ruiz Robles, presentó una patente de lo que se podría considerar el precursor del actual libro interactivo.

“En la historia del e-book hay un eslabón perdido: el libro mecánico patentado en 1949 por una maestra española”, le dice a BBC Mundo su nieto y funcionario del Ministerio de Economía y Competitividad, Daniel González de la Rivera.

Según las palabras de Ruiz Robles, su invento, una enciclopedia, era un libro “ideovisual, didáctico y a su vez interactivo”.

Funcionamiento

Así es como, en su momento, la autora explicó la forma en la que operaba:

El libro mecánico fue inventado medio siglo antes que los libros electrónicos actuales.

“Abierta, consta de dos partes. En la de la izquierda lleva una serie de abecedarios automáticos, en todos los idiomas: con una ligerísima presión sobre un pulsador se presentan las letras que se deseen, formando palabras, frases, lección o tema y toda clase de escritos.

“En la parte superior de los abecedarios lleva a la derecha una bobina con toda clase de dibujo lineal, y en la de la izquierda otra con dibujo de adorno y figura.

“En la parte inferior de los abecedarios, un plástico para escribir, operar o dibujar. En la parte interior, un estuche para guardar asignaturas. En la parte de la derecha van las asignaturas, pasando por debajo de una lámina transparente e irrompible, pudiendo llevar la propiedad de aumentos, pueden ser estos libros luminosos e iluminados para poder leerlos sin luz.

“A la derecha e izquierda de la parte por donde pasan las materias lleva dos bobinas, donde se colocar los libros que se desee leer en cualquier idioma; por un movimiento de los misma van pasando todos los temas, haciendo las paradas que se quieran o queda recogido.

“Las bobinas son automáticas y puede desplazarse del estuche de la Enciclopedia y extenderse, quedando toda la asignatura a la vista; puede estar sobre una mesa (como los libros actuales) o perpendicular, facilitando comodidad al lector, evitando con ello gran número de esfuerzos intelectuales y físicos. Todas las piezas son recambiables”.

Ligero y fácil de usar

“El invento de mi abuela era una grandísima revolución para la época. Era cambiar casi todo el soporte de papel en soporte de bobinas. Un cambio para las editoriales y sobre todo para la forma de aprender de los jóvenes”, dice Daniel.

“Sus alumnos eran el objeto de todos sus desvelos y preocupaciones. Tenía la certeza de que por medio de la enseñanza se hacían las generaciones más justas y los países más prósperos, y a eso dedicó toda su vida”.

“El invento de mi abuela era una grandísima revolución para la época”

Daniel González de la Ribera

Y agrega: “Si lees las patentes del 49 y luego la del 62 te das cuenta que estaban pensados para hacer los libros de enseñanza más accesibles y ligeros de peso”.

“Hoy casi todo el mundo en el metro lee libros electrónicos. El mérito de mi abuela es que empezó a pensar en esta idea en los años 40”.

Además de ser ligero, el libro mecánico disponía de sonido, luz y cristal de aumento.

Permitía el aprendizaje en varios idiomas y favorecía la interacción del alumno mediante botones. Además se podía leer en horizontal y vertical.

Desgraciadamente, pese a a su potencial, el invento no salió adelante.

El problema principal fue que Ángela no encontró inversores que apostaran por su proyecto.

Cuentan que recibió una oferta de Estados Unidos que, al parecer, rechazó porque su ilusión era que se comercializara en España.

Distinciones

El libro electrónico de hoy.

El hecho de que fuera mujer y viviera en una época en la que la máxima aspiración profesional su género podía ser convertirse en maestra de escuela hace que el mérito de Ángela Ruiz Robles sea mayor.

Nacida en León en 1895, años más tarde se afincó en la ciudad gallega de Ferrol, en el norte de España. Es allí donde desarrolló su carrera en los años 50.

Las mujeres de aquella época no tenían cabida en los campos de la invención, ni de la empresa, ni del emprendimiento. Pero ella, viuda y madre de tres hijas, consiguió entrar en todos ellos, algo por lo que fue reconocida nacionalmente con la distinción de Alfonso X El Sabio y con la medalla de oro en la Exposición Nacional de Inventores Españoles.

Internacionalmente se le otorgó la medalla de plata en la Exposición Internacional de Inventos de Bruselas, en 1963.

Además del libro mecánico, Ruiz Robles escribió 16 obras sobre gramática y taquigrafía.

Su nieto explica que aprovechaba para trabajar durante la noche y asegura que recuerda “el sonido de su máquina de escribir”.

“Es un ejemplo de lucha, de perseverancia y de estímulo.”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

ZEN (vida de Dogen)

Película japonesa dirigida por Takahashi Banmei (2009)

Eihei Dōgen, también Dōgen Zenji o Dōgen Kigen o Koso Joyo Daishi (literalmente gran maestro) (19/01/1200 — 22/09/1253) fue un maestro budista japonés y el fundador de la escuela Sōtō Zen en este país. Nacido en Kioto en el seno de una familia noble, quedó huérfano de padre y madre a muy temprana edad, siendo adoptado por uno de sus tíos. A los 13 años, entró como novicio en el Monte Hiei, centro de la escuela Tendaishū. En la primavera de 1223 partió hacia China, regresando a Japón en 1227 tras haber sido reconocido por el maestro Rujing como maestro de la escuela Cáodòng.

Tras su regreso, desarrolló su actividad religiosa en templos cercanos a Kioto, reuniendo a su alrededor una comunidad de seguidores de la nueva escuela del Budismo Zen. En 1243, se trasladó con ellos a Echizen, en la actual prefectura de Fukui. En esta región, fundó el templo Eihei-ji, que se mantiene hasta la actualidad como uno de los dos templos principales de la escuela Sōtō Zen.

El Zen de Dōgen

En el corazón de la variedad de Zen que enseñó Dōgen hay una serie de conceptos clave, los cuales son recalcados de forma repetida en sus escritos. Todos estos conceptos, sin embargo, están íntimamente interrelacionados unos con otros en el grado en el que todos están directamente conectados con zazen, o la meditación sentada, la cual consideraba Dōgen que es idéntica al Zen, como se expresa claramente en la primera frase del manual de enseñanza de 1243 “Zazen-gi” “Principios de Zazen”): “Estudiar el Zen… es zazen”.

Cuando hace referencia a zazen, Dōgen a menudo se refiere específicamente a shikantaza, traducible libremente como “nada más que sentarse” o “sólo sentarse”, que es un tipo de meditación sentada en la cual el meditador se sienta “en un intenso estado de atención concentrada que está casi libre de pensamientos, no dirigida sobre objeto alguno, y unida a ningún contenido en concreto”.

Su obra maestra, el Shōbōgenzō, es una de las cumbres de la literatura Zen.
Escrita a lo largo de más de veinte años, se compone en sus ediciones canónicas de 92 libros. Dōgen trató en ellos una gran variedad de temas, desde indicaciones prácticas para la organización de la vida monacal o la correcta práctica del zazen, a recuerdos de su viaje a China o reflexiones filosóficas, entre las cuales destaca su concepción del tiempo.

Genghis Khan, el conquistador mongol

Nacido en las proximidades del lago Baikal, Genghis Khan fue hijo de Yesugei, cabecilla de los Kyat, una pequeña tribu nómada del Este de Mongolia, vasalla del Imperio Chino. De nombre auténtico Temudjin, sus seguidores le otorgaron el título principesco de Ghenghis Khan. Huérfano a los diez años, pasó a formar parte del servicio del señor de los Kereit, Ong Qan Togril. A los trece años se convirtió en jefe tribal y, tras derrotar a los merkits y a los tártaros, se proclamó gobernante de la Mongolia oriental en 1203 y de la occidental en 1206. Agrupó a las diferentes tribus mongoles, lo que le facultó para emprender la guerra contra el poderoso imperio chino, llegando hasta las puertas de Pekín en 1211 y obligando al emperador Si-Hia a declararse vasallo suyo. Su marcha victoriosa obligó a China a firmar la paz, si bien la guerra se reanudó en 1215, tomando Pekín y conquistando las zonas central y meridional de China. Intentó entonces extender sus dominios hacia el oeste, logrando invadir regiones como el Kharizim, Turkestán, la Tranxosiana, el Khorasan y el Quersoneso entre 1218 y 1225. Sus dominios se extendían por las actuales China, Corea, India, Irán, Irak, Turquía, parte de Rusia y algunos países europeos.