Biblioteca Vaticana digitalizará sus 82.000 manuscritos

   La Biblioteca Apostólica Vaticana va a digitalizar los 82.000 documentos que conserva la institución, según ha adelantado la Santa Sede, que ha presentado un acuerdo entre la Biblioteca y la empresa japonesa NTT DATA para una primera fase, en la que se digitalizarán 30.000 documentos.

   El director de la Biblioteca, Cesare Pasini, el propósito es “digitalizar hasta 40 millones de páginas y 43 peta bytes” que después estarán dispuestos en Internet para su consulta.

   Por su parte, el archivista bibliotecario de la Santa Romana Iglesia, monseñor Jean-Louis Bruguès, ha añadido que los manuscritos antiguos y libros abarcan desde “la América precolombina al extremo oriente chino y japonés, transitando por todas las culturas y lenguas que han animado la cultura europea”. En este sentido, ha añadido que el espíritu humanístico que caracteriza la Biblioteca es “conservar y poner a disposición” este inmenso tesoro a los suburbios y a las periferias del mundo, y que por eso se digitaliza y se lo ofrece para la libre consulta en la web.

   Por su parte, el presidente de NTT DATA EMEA, Patrizio Mapelli, ha agregado que la digitalización de documentos dará la “posibilidad a estudiosos e investigadores y al público más amplio de acceder, de una manera más fácil, a los tesoros culturales e históricos del Vaticano”.

Fuente: Europa Press

Actividades educativas del bibliotecario 2.0

1234682_10151845713619819_1693673384_n

El bibliotecario 2.0 en su razón ser apuesta a la formación y al aprendizaje permanente personal, profesional y la de sus usuarios. Algunas de esas actividades son:

● Buscar de modo permanente información o contenidos en Internet potencialmente valiosos para sus estudiantes.

● Seleccionar/filtrar aquellos contenidos que considere relevantes para las clases y ofrecérselos al alumnado bien creando un entorno digital donde dichos contenidos estén organizados, bien publicitados en los espacios de comunicación digital que utilizan habitualmente sus alumnos y los docentes (bien Moodle, Edmodo, Facebook, Twitter y otras redes)

● Crear escenarios o entornos de aprendizaje virtual desde la biblioteca a partir del remix o mezcla de unidades o piezas diversas que están disponibles en Internet. En estos entornos 2.0 caben los objetivos de aprendizaje, solicitud de actividades o acciones a desarrollar por los estudiantes, ofrecer guías u orientaciones para cumplimentar la actividad, y a ser posible, los criterios de evaluación de la misma. Con la asesoría de los docentes.

● Animar, supervisar y tutorizar la interacción comunicativa que desarrollan sus estudiantes en la red, en general, y de modo más específico en las redes o espacios de comunicación propios de la biblioteca en los entornos digitales.

● Dar visibilidad a las producciones digitales de sus estudiantes en la red de modo que otras aulas y colegios conozcan lo que realizan desde la biblioteca en la web social, y sobre todo a las familias para que sean conscientes de la productividad académica, cultural e intelectual de sus hijos.

De esta manera, el bibliotecario 2.0 se transforma en un asiduo protagonista en las redes sociales desde el punto de vista de la educación 2.0. La mentalidad “wiki” y conectivista se hará carne en sus actitudes. Por eso, para ser promotor de las culturas digitales es imperativo que conozca y se construya en la cultura de la convergencia de medios, donde el libro es un soporte más y los lenguajes multimediales son claves.

Para Dolors Reig, es una tendencia creciente en educación del aumento del tiempo de estudio online, aprovechando las ventajas de que las plataformas de trabajo que se usan en muchas escuelas están en “la nube”, en internet, y disponibles desde cualquier lugar y momento. Reig desarrolla la idea del aprendizaje aumentado y es el usuario que tiene en la web y los dispositivos móviles como el espacio protagonista del aprendizaje del ciudadano.

Ese aprendizaje aumentado desafía aún más a los bibliotecarios para mostrarse activos en propuestas de educación a través de la formación en la utilización de dispositivos móviles digitales y formar en habilidades en cómo utilizarlos desde el punto de vista educativo.

Fuente: Tecnoeducando

Replanteo del bibliotecario tradicional ante la educación 2.0

1240533_10151845713944819_2063862646_n

Por Fernando Gabriel Gutiérrez

Replanteo del bibliotecario tradicional

En la educación tradicional, el bibliotecario es el encargado de la biblioteca escolar. Esta es el espacio físico donde la información y la lectura complementan el hecho educativo que sucede en las aulas de una institución educativa. Tradicionalmente este bibliotecario es el mediador y promotor de la información y la lectura pero con la llegada de las nuevas tecnologías de la información todo cambió. Los alumnos y profesores realizan sus actividades informativas y de lectura a través de otros soportes, no necesitan ir a la biblioteca, y el recurso es un ordenador conectado a Internet o su dispositivo móvil y ya no más solamente el libro. Y en estas actividades de búsqueda de información en la red, se prescinde de la asistencia de un bibliotecario.

Los bibliotecarios no pueden quedarse realizando las tareas tradicionales con el libro tradicional. El acomodamiento y aplacamiento se expresa en la biblioteca y el bibliotecario anclado en el soporte impreso, cuando la realidad de los usuarios marca que lo digital es parte de sus vidas. El único paradigma que toman como válido es el libro impreso, dejando de lado las experiencias digitales.

Incluso, nos encontramos con el bibliotecario tradicional educativo anclado con la tecnología del siglo pasado también sigue siendo el mismo: cataloga y clasifica materiales impresos en un catálogo automatizado pero no lo pone a disposición de los usuarios, utiliza la computadora para armar fichas bibliográficas, organiza actividades totalmente presenciales, difunde solamente actividades de la biblioteca en entornos digitales, se ancla en su rol de promotor de la lectura de material impreso. Si los bibliotecarios no protagonizan la formación de los usuarios en aprendizaje informacional y digital de los alumnos y docentes, estos seguirán buscando respuesta de la distancia que se produce del mundo digital y las aulas escolares desde sus ordenadores, mientras la biblioteca será un lugar en el olvido de la memoria de la cultura del siglo pasado.

Rediseño del bibliotecario en la educación 2.0

Sin embargo, el ingreso masivo de las tecnologías de la información y la comunicación en las instituciones educativas necesita que el bibliotecario replantee su rol. Y este bibliotecario en la educación 2.0 deberá posicionarse ocupando un rol educativo en el ecosistema digital. En definitiva, la biblioteca es lo que hace el bibliotecario en ella. Para seguir en esta línea, es central su apoyo al docente para que indague y actúe en lo digital para darle un sentido pedagógico e informacional que pueda transmitir a sus alumnos.

Los desafíos que se le plantean al bibliotecario en la educación son:

· Abandonar el modelo tradicional del bibliotecario como “guardia” del “depósito” de libros.

· Construir una identidad digital como bibliotecario y ser un internauta especializado en los espacios ciudadanos en línea

· Posibilidad de desarrollar habilidades digitales para propiciar en los alumnos y docentes la creación de plataformas digitales donde exponer sus entornos de aprendizajes, como vimos anteriormente.

· Promover la construcción una biblioteca en los entornos 2.0, basado en el aprendizaje digital.

Importancia del bibliotecario escolar 2.0

Para cualquier bibliotecario en la educación 2.0 el aprendizaje permanente es su razón de ser para ser competente en desarrollar nuevas funciones o tareas que ocurren en el ciberespacio. Y a la vez, entremezclar su experiencia digital en las instituciones que transcurre. Los bibliotecarios en el entorno digital piensan a la biblioteca como un espacio generador de experiencias de aprendizaje en relación a las múltiples alfabetizaciones con los propios alumnos y profesores como usuarios. El espacio digital de la biblioteca propicia el encuentro con los contenidos especialmente con lo digital.

La importancia aquí reside en que el bibliotecario promueva estos espacios de producción de materiales abiertos en los cuales el profesor pueda interactuar no solamente con los alumnos, sino con los contenidos y reapropiarse de ellos para realizar una nueva versión. Si tenemos en cuenta que son las redes sociales de aprendizaje digital las que nos permiten reapropiarnos de esos contenidos siempre y cuando desarrollemos competencias para abordarlas en los alumnos y profesores desde los espacios de la biblioteca. Lo que hace el bibliotecario ante el profesor y el alumno en estos espacios es central. Por eso también es importante la actitud de un aprendizaje permanente, activo, en cualquier momento y en cualquier lugar, fundado en la colaboración en todo momento y lugar.

La biblioteca ante los nuevos retos de la comunicación: el bibliotecario desorientado

Por Fernando Juárez Urquijo

Nokia, la empresa que lideró la llegada de la telefonía móvil a nuestros bolsillos, ha sido comprada por uno de los grandes, Microsoft, escenificando algo que muchos colegas no quieren asumir: la comunicación ha cambiado. La próxima vez que vayamos a comprar un móvil ya no habrá “teléfonos”; seguirá habiendo un lugar para la voz pero dentro de un engranaje multimedia en el que tendremos que decidir cómo usar las posibilidades.

El otro día, en un curso de formación, un bibliotecario se jactaba de no tener uno de esos smartphones que están tan de moda y al que él personalmente no veía beneficio alguno; tenía más que suficiente con un simple móvil. Era su reacción a mi comentario sobre que lo primero en lo que me fijo cuando conozco a algún colega es en su móvil y en cómo lo usa. Sin entrar a valorar los tópicos que manejamos para justificar nuestra renuncia a su uso (son una intromisión de lo laboral en lo personal, alienan a las personas, son cacharros para jóvenes que ya no leen por su culpa y lindezas similares) considero que una persona que no esté familiarizada con estos dispositivos no podrá entender ni interiorizar las nuevas formas de comunicación. No afirmo que mi dispositivo sea mejor ni mi opción la correcta, pero sí que el uso de estos dispositivos es un buen entrenamiento para entender cómo se produce la comunicación en la sociedad de la información. Y ese conocimiento, a diferencia de períodos anteriores, se adquiere y perfecciona en el ámbito personal.

Consolidar los canales de comunicación es clave para fomentar una implicación emocional que fortalezca las relaciones interpersonales. En las bibliotecas la comunicación con el usuario, que tradicionalmente hemos vehiculado desde nuestros mostradores, está siendo modificada por las nuevas reglas de la sociedad en red. Entre los nuevos factores a tener en cuenta destacan la pérdida del monopolio de la información, la desmaterialización del libro y la importancia de la tecnología en la relación no presencial. Con internet y los buscadores se desvanece la posición privilegiada a la hora de contactar (el usuario no necesita venir a nosotros), las nuevas formas de intermediación y acceso a la lectura derivan a los posibles lectores hacia otros intermediarios y en la relación no presencial, cada vez más importante si tenemos en cuenta los factores anteriores, se interpone entre nosotros y el usuario una tecnología que tenemos que aprender a utilizar y, sobre todo, entender.

Ahora que el subidón 2.0 está finalizando descubrimos que asociar internet con cierta facilidad para hacer funcionar rápidamente cualquier iniciativa es un espejismo. Comentaba Natalia Arroyo que estar en las redes sociales no garantiza establecer un vínculo que se traduzca en una mayor utilización de nuestros servicios1. La comunicación, que antes estaba muy mediatizada a nuestro favor por la posesión de la colección, depende ahora de nuestra destreza con herramientas y dispositivos con los que hay que familiarizarse en un entorno personal, cotidiano y no laboral.

Las bibliotecas estamos en las redes (como todo el mundo) pero el feeling con nuestros usuarios no mejora como esperábamos. ¿Por qué no tenemos éxito en la relación no presencial? Habrá muchas causas pero en mi opinión influyen el entorno laboral (nos estamos centrando en utilizar unas nuevas herramientas desde una organización que mantiene una mentalidad excesivamente analógica) y nuestra actitud personal. El mismo profesional que tiene que alimentar Facebooknecesita que le den permiso para poder hacerlo, recela del smartphone al que considera una intromisión de lo laboral en lo privado y no sabe muy bien qué quiere conseguir. Hemos actualizado las herramientas pero no el contexto…no me extraña que no demos con la tecla.

Cuando la informática llegó a las bibliotecas no había PCs en los hogares ni habíamos oído hablar de internet; las máquinas eran para trabajar y existía una división nítida entre lo laboral y lo personal. Aquel primer contacto con las nuevas herramientas digitales propició un mejor rendimiento analógico; podíamos seguir haciendo lo mismo de siempre en menos tiempo: comprar libros, describirlos, almacenarlos y prestarlos. No parecía necesario un cambio de mentalidad para usar el ordenador: teníamos el control sobre los soportes, marcábamos el ritmo de implantación tecnológica y dominábamos el tempo de una comunicación que se mantenía jerárquica, vertical y unidireccional.

A diferencia de lo sucedido con los PCs, la biblioteca se acerca sin ventaja al smartphone y parece haber llegado con recelo y precipitadamente a lo digital. El uso social de la tecnología nos ha sobrepasado y nuestros usuarios se mueven por unos terrenos a los que podemos acceder fácilmente desde casa pero no desde el trabajo. En los nuevos canales de comunicación el yo personal adquiere ventaja sobre el yo profesional. Viendo nuestros móviles parece que nos cuesta asumir la necesaria “persoprofesionalización” de nuestra profesión…

Fuente: Grupo ThinkEPI

La biblioteca y el uso de facebook en la alfabetización digital

Por: Fernando Gabriel Gutiérrez

Como ejemplo de lo que vengo comentando y reflexionando en este blog sobre la biblioteca conectiva y en los entornos digitales me encontré con este video sobre un bibliotecario guatemalteco.

El pequeño pueblo guatemalteco de San Juan La Laguna es sólo accesible por un camino en solitario o en barco. Aunque los pobladores comenzaron a usar Facebook en los teléfonos con funciones hace unos años, sólo hay unos pocos cafés de Internet en la ciudad, y que cobran, de modo único la biblioteca del pueblo es el único lugar para iniciar sesión en un escritorio de forma gratuita. Allí, bibliotecario Israel Quic utiliza Facebook para inspirar a la alfabetización digital y la preservación de la lengua maya.

El uso de una página de Facebook, y, más recientemente, un grupo de Facebook dedicado a la comunicación en el idioma maya local Yisrael está luchando para traer una de las partes más valiosas de la historia de su comunidad en el futuro. Esta es una de las 10 historias que celebran 10 º aniversario de Facebook y una década de conexiones que son posibles a través de la plataforma.

Fuente: Facebook Stories

Otro enlace para seguir leyendo: La historia del bibliotecario de facebook

Las Bibliotecas Públicas del Gobierno de Navarra cuentan con su propia aplicación para dispositivos móviles

1807885

El Servicio de Bibliotecas ha impulsado también un nuevo boletín informativo electrónico

El Servicio de Bibliotecas del Gobierno foral ha diseñado una nueva aplicación (app) gratuita desarrollada para dispositivos móviles (smartphones y tablets), con la que se puede acceder a los servicios e información de las Bibliotecas Públicas de Navarra. También ha puesto en marcha recientemente un boletín informativo electrónico que recoge todas las actividades organizadas por el citado Servicio y por las 93 bibliotecas públicas.

El consejero de Cultura, Turismo y Relaciones Institucionales del Gobierno foral, Juan Luis Sánchez de Muniáin, y el técnico del Servicio de Bibliotecas Fernando Ross han comparecido en rueda de prensa para presentar ambas iniciativas. Ross ha precisado que, “conscientes de la importancia de las nuevas tecnologías, desde el Servicio de Bibliotecas vimos la necesidad de disponer de una app que permitiera a dar a conocer a los ciudadanos las bibliotecas y los servicios que ofrecen”. Sánchez de Muniáin ha expuesto que la aplicación para móviles “permite tener toda la información de toda la red de bibliotecas al alcance de los móviles con un sólo clic” y ha esperado que “este nuevo servicio anime todavía más a que los ciudadanos se acerquen a las bibliotecas y lean más todavía”.

Esta nueva aplicación es compatible con dispositivos Android e IOS (Apple) se ofrece en castellano y en euskera y proporciona información común a todas las bibliotecas (noticias, calendario de actividades de promoción de la lectura, localización de las bibliotecas, etc.) así como de los servicios que ofertan las bibliotecas de manera independiente. Una vez que el usuario selecciona la biblioteca que desea, la aplicación muestra un panel que le da acceso al catálogo (OPAC), que ofrece la posibilidad de buscar libros, renovar préstamos y hacer reservas de documentos; a las actividades de cada biblioteca (cuentacuentos, clubes de lectura, novedades, lecturas recomendadas etc.), información sobre la dirección y horario de la biblioteca, consulta de su ubicación exacta en un mapa, etc. Los sistemas de geoposicionamiento incorporados permiten también obtener información muy útil para encontrar la biblioteca pública más cercana. La aplicación se completa con un sistema de notificaciones que actúa como alerta que informa sobre las últimas novedades y servicios ofrecidos.

La app gratuita está ya disponible en las tiendas oficiales (Apple Store y Google Play). En breve también se creará la versión para dispositivos Windows Phone). Con esta aplicación, las bibliotecas de Navarra amplían su presencia en nuevas tecnologías, hasta ahora disponible a través de la web y de las redes sociales, y ahora también por vía telefónica. El boletín informativo de las bibliotecas El boletín informativo de las Bibliotecas de Navarra es una iniciativa puesta en marcha recientemente por el Servicio de Bibliotecas para informar sobre la actividad y los servicios que ofrecen las bibliotecas públicas a los ciudadanos a través de un boletín electrónico difundido mediante el correo electrónico. Los boletines electrónicos son publicaciones periódicas que se envían por email a través de Internet de forma masiva y que tratan sobre uno o varios temas de interés para sus audiencias. Contienen principalmente información corporativa, invitación a eventos, promociones, encuestas, notificaciones, noticias, etc. El boletín de las Bibliotecas de Navarra pretende ser una herramienta de comunicación e información sobre las actividades de las bibliotecas y las organizadas por el Servicio que vienen recogidas en la pagina web, y que principalmente se agrupan en tres grandes apartados: noticias, actividades culturales y recomendaciones de lectura. El contenido del boletín viene pues delimitado por los propios contenidos de la web del Servicio de Bibliotecas en el portal navarra.es y alerta e informa periódicamente a los usuarios sobre las novedades informativas que se han publicado en esta página. Se publica con carácter mensual y es enviado durante la última semana de cada mes. Inicialmente, como paso previo a su distribución, se elaboró una pequeña base de datos con las direcciones de instituciones culturales que pueden ser consumidores potenciales de la información contenida en él. Una vez puesto en marcha, se ha ampliado la base de datos de destinatarios con todos aquellos usuarios de las bibliotecas que expresamente han dado su autorización, así como con aquellos que se registran en el apartado específico de ‘suscripción al boletín’ en el portal navarra.es. Actualmente lo reciben unos 400 destinatarios. El boletín es creado, gestionado y difundido a través del Servicio de Bibliotecas, utilizando los medios técnicos y tecnológicos de que dispone el Departamento.

Fuente: 20 Minutos

El aporte de las bibliotecas a la sociedad ¿Por qué son importantes las bibliotecas?

 Imagen007

Las bibliotecas son la libertad. Libertad para leer, la libertad de ideas, la libertad de comunicación. Tienen que ver con la educación (que no es un proceso que termina el día que termina salimos de la escuela o universidad). La biblioteca tiene mucho que ver con el entretenimiento, con los espacios seguros, y muy especialmente con el libre acceso a la información …Una biblioteca es un lugar que es un repositorio de información y la ofrece a todos los ciudadanos con igualdad de acceso a la misma. Eso incluye la información sobre la salud. Y la información de la salud mental. Es un espacio comunitario. Es un lugar seguro, un refugio del mundo. Es un lugar con los bibliotecarios dentro. Que las bibliotecas del futuro serán como algo que ya deberíamos estar imaginando ahora

Estas fueron en síntesis las palabras de Neil Gaiman en Por qué nuestro futuro depende de las bibliotecas, la lectura y el soñar despierto en The Reading Angency Annual Lecture” el pasado 15 de octubre de 2013.

Inspirada en estas palabras de Gaiman y encarando uno de mis encargos en la Junta de Gobierno de IFLA y como Vicepresidenta de EBLIDA he glosado mi primer ThinkEPI. 

1. Las bibliotecas garantizan la libertad de acceso al conocimiento

¿Podemos imaginar acceder sólo a la información que nos permitan las segmentaciones de los mercados, es decir, acceder al conocimiento teniendo que comprar cada libro, artículo o base de datos que necesitamos en nuestro quehacer diario?

Imaginémonos un mundo en el que, a fin de acceder al conocimiento, cada estudiante, cada alumno, cada autor, cada hospital, cada gobierno, cada ciudadano o ciudadana tenga que comprar cada libro, artículo o base de datos que necesite. Imaginémonos un mundo donde la información esté disponible sólo para aquellos que pueden permitirse el lujo de pagar por ella, o a aquellos que están dispuestos a violar la ley.

Casi sin atrevernos demasiado, ya estamos visualizando ese futuro.

Constatamos que los derechos de autor siempre han sido el centro de la construcción de una fuerte economía del conocimiento. Las leyes de copyright aseguran que los creadores y los titulares de derechos estén debidamente protegidos y recompensados por su trabajo, al tiempo que proporcionan el acceso permanente a la información para fines de interés social: educación, innovación y para el desarrollo social. Sin embargo, observamos que aunque protegidos por las leyes, los derechos de autor están también en peligro en esta era digital

1.1. Barreras al conocimiento

Por poner un ejemplo muy gráfico, ¿queremos acaso un futuro en el que todos los alumnos de Brasil tengan que comprar todos los libros de texto que necesitan?

Un estudio realizado por el grupo más grande de consumidores de Brasil, el grupo IDEC(Instituto Brasileiro de Defensa do Consumidor) en 2008, calculó el promedio de los costes de los materiales de lectura necesarios para los estudiantes de Derecho, Ciencias Económicas y Empresariales para el primer año en siete instituciones públicas y privadas en Sao Paulo y Río de Janeiro. De acuerdo con las cifras de IDEC, los costes medios de lectura obligatoria para un estudiante de primer año fueron de 2.578,46 R$ (reales brasileños), en instituciones públicas y 3.907,89 R$ en instituciones privadas; teniendo en cuenta que el salario medio en Brasil en marzo de 2008 era de 415.00 R$  mensuales.

Está claro que para la mayoría de los estudiantes no es factible comprar todos los materiales de lectura requeridos para sus estudios, presentándose esta inviabilidad como una clara barrera al conocimiento.

He aquí una muestra de que las bibliotecas son esenciales y son las verdaderas autopistas al conocimiento. En este caso concreto de Brasil está claro que son las intermediarias para el acceso de los estudiantes a la información y al conocimiento.

Las bibliotecas, más allá de su rol histórico y de su rol más actual en la sociedad de la información, son esenciales por la función social que cumplen en el desarrollo de una sociedad democrática. Y porque las bibliotecas y los archivos también benefician a las personas relacionadas con la propiedad intelectual.  No olvidemos que las bibliotecas también sirven a editores, autores, músicos, artistas, creadores, abogados de propiedad intelectual y otros titulares de derechos. Y que sin acceso a la información a través de bibliotecas, ya sea alojadas en un edificio físico, ya sea a través de un entorno digital, la mayoría no puede crear o acceder a la información o incluso realizar su trabajo. 

2. La problemática de la pérdida del equilibrio de los derechos de autor

Los derechos de autor históricamente están llamados a recompensar a los creadores y titulares de derechos, y al mismo tiempo, a  proporcionar acceso permanente a la información para fines de interés social: para la educación, la innovación y para el desarrollo social.

Sin embargo hoy en día constatamos problemas de relación entre los derechos de autor y las bibliotecas. El equilibrio entre los derechos de autor que garantiza el acceso equitativo a la información, está siendo restringido por medidas técnicas, términos y condiciones de contrato y el aumento de las restricciones o exclusiones legales a los usuarios, en un afán de aumento de protección para los titulares de derechos.

En este entorno digital actual vemos como a la biblioteca se le priva el poder desarrollar sus funciones con normalidad, se le impide prestar contenido digital, la preservación de sus contenidos digitales, e incluso adquirir contenido digital para alcanzar los objetivos marcados en su política de desarrollo de su colección. 

2.1. Obstáculos al préstamo de contenidos digitales

Es paradójico que la característica principal del entorno digital, la de facilitar el acceso por medios tecnológicos, sea precisamente la que se vea restringida en las bibliotecas por un incremento de celo de los guardianes de derechos de autor y de las industrias de contenidos. ¿Qué significa esto para la comunidad bibliotecaria? ¿Significa acaso el principio del fin de las bibliotecas?

Bibliotecas y archivos están encarando un futuro en el que no se ven capaces de prestar contenidos digitales a cualquiera que lo necesite. En parte debido a los términos contractuales y las condiciones o medidas tecnológicas que previenen el préstamo de una obra realizado por una biblioteca.

El préstamo es uno de los aspectos fundamentales del papel que debe desarrollar la biblioteca: proporcionar una fuente segura y legal de libre acceso a la información.

¡ALERTA! sin este servicio protegido por las leyes de derechos de autor, nos encontramos ante un futuro en el que la información a la que podremos acceder será solo aquella que podamos pagar. Y esto nunca ha sido el propósito de la ley de derechos de autor. Por lo tanto, más aún a nuestro favor para asegurar un servicio de préstamo protegido por las leyes de derechos de autor. 

2.2. Obstáculos a la preservación digital. Agujero negro digital

Las bibliotecas y archivos también están haciendo frente a un futuro en el que no se sea capaz de preservar el contenido digital, bien porque las leyes de derechos de autor se refieren específicamente a las obras impresas o en términos y condiciones del contrato impiden el acceso a largo plazo, bien porque la conservación es imposible debido a las medidas tecnológicas. Esto significa que las bibliotecas y los archivos no pueden preservar adecuadamente y facilitar el acceso a un registro de nuestro patrimonio cultural digital: revistas en línea, noticias, libros electrónicos y periódicos digitales, videos en línea, grabaciones sonoras, contenido generado por los usuarios, etc.

En consecuencia nos hallamos ante un agujero negro digital en el acceso a la cultura y al acervo histórico patrimonial del siglo XXI. 

2.3. Obstáculos en el desarrollo de la colección

El circuito del libro establecido durante siglos entre los autores, editores, distribuidores, libreros y bibliotecas está sufriendo una transformación radical. La incertidumbre es general. La fascinación que sentimos ante las nuevas posibilidades tecnológicas nos impide ver a veces que hay dos factores determinantes para la evolución de las colecciones de las bibliotecas, uno es el económico y el otro es el legal.

Los libros electrónicos están pujando la oferta y la demanda de un mercado cada vez más creciente. La biblioteca, además de la edición impresa, deberá ofrecer el mismo título en forma digital para responder a la demanda de su diversidad de usuarios, juntándose todo ello con la disminución de presupuestos generalizada. Pero aún es más grave la situación jurídica incierta ante el hecho de que algunos editores se niegan a vender licencias de libros electrónicos a las bibliotecas, lo que plantea un serio problema ya que estas no pueden adquirir los contenidos digitales que establecen sus políticas de desarrollo de su colección.

EBLIDA  (The European Bureau of Library, Information and Documentation Associations) ha puesto en marcha la campaña  The Right to e-ReadLegalize it!  – ¡Marco legal ya!, que es la traducción que va a utilizar España a propuesta de FESABID.

Los ciudadanos europeos tienen derecho a leer en formato electrónico. Por lo tanto, debe ser posible que las bibliotecas ofrezcan legalmente a sus usuarios el acceso a todos los libros electrónicos disponibles en el mercado.

El objetivo de EBLIDA es concienciar a nivel europeo sobre estos obstáculos a los que se enfrentan las bibliotecas en el entorno digital. Por lo que el objetivo de esta campaña es evidenciar ante políticos, bibliotecarios y público en general las dificultades a las que se está afrontando la biblioteca para cumplir con su esencia, de su misión. Evidenciar que la provisión de libros electrónicos en las bibliotecas de toda Europa forma parte importante de esta misión. 

3. Falta de mínimos legales globales ¿Qué impacto está teniendo esto en las leyes nacionales de bibliotecas y archivos?

Como consecuencia de la falta de mínimos legales globales, las bibliotecas y los archivos de todo el mundo están trabajando bajo un mosaico de disposiciones que son diferentes de un país a otro. A veces, estas disposiciones pueden tener un impacto real perjudicando la transferencia de información a través de las fronteras, como podemos ver en los siguientes ejemplos:

– Una biblioteca en Canadá que busca prestar una obra de una biblioteca de los EEUU que no está disponible en Canadá y mediante el préstamo internacional lo consigue.

– A una biblioteca en Chile su regulación le impide comprar para sus lectores algunas de las novedades de fuera de Chile hasta que hayan transcurridos 3 meses, mientras que una biblioteca en México puede ofrecer la novedad a su colección de inmediato.

En un entorno digital sin fronteras físicas con un potencial de alcance global, la falta de mínimos legales globales nos lleva a la falta de mínimos legales locales y así sucesivamente. 

4. IFLA busca un tratado internacional sobre E&L: TLIB

Uno de los objetivos específicos de IFLA es el de restablecer equilibrio entre derechos de autor y las excepciones y limitaciones para garantizar la función publica de las bibliotecas mediante un tratado sobre E&L (excepciones y limitaciones) para las bibliotecas y que reconozca los intereses legítimos de todas las partes.

El Tratado TLIB busca el equilibrio que dé seguridad jurídica a los autores, bibliotecas y usuarios, para seguir un círculo virtuoso de creación difusión y preservación.

Para conseguirlo IFLA está trabajando en el marco de su Iniciativa Clave 1ª  – dedicada al programa de contenidos digitales: proporcionando acceso a los contenidos y recursos digitales para los usuarios de la biblioteca – concretamente dentro de su primera actividad enfocada a las excepciones y limitaciones para las bibliotecas y archivos.  IFLA trabaja en colaboración con otras organizaciones para construir una base legal, técnica y profesional que permita a las bibliotecas desempeñar un papel importante en la recopilación y la conservación de contenidos, y en ofrecer acceso a todo tipo de materiales físicos y también digitales en este entorno digital que está en continua evolución.

Las excepciones y limitaciones son fundamentales para garantizar el acceso al conocimiento, y por lo tanto, para el desarrollo humano y social. Las bibliotecas son unas de las instituciones culturales y científicas primarias que proporcionan información de interés público, y se basan en el equilibrio entre las excepciones de derecho de autor y limitaciones (E&L) para cumplir con sus misiones.

Las excepciones de derechos de autor garantizan la capacidad de las bibliotecas para llevar a cabo la conservación, el préstamo, la provisión de documentos y el préstamo ínter bibliotecario, entre otras actividades básicas de la biblioteca.

Con este fin, una actividad clave para IFLA es el compromiso con la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) (WIPO, por sus siglas en inglés), en especial con su Comité Permanente de Derechos de Autor y Derechos Relacionados (SCCR) y sus 184 estados miembro en la reflexión  para lograr el TLIB, un tratado sobre excepciones y limitaciones para las bibliotecas y archivos.

Además de otras reuniones importantes en las que ha participado IFLA con algunos de los países miembros de OMPI, hay que destacar la 26ª reunión del Comité Permanente de Derecho de Autor y derechos conexos (SCCR26) celebrada en Ginebra 16-20 de diciembre de 2013. Las conclusiones del SCCR 26, tras cinco días de debates sobre la protección que establece el derecho de autor en la difusión de contenidos, las excepciones y limitaciones legales para las bibliotecas y archivos, así como para la educación, levantan otra alerta digna de un llamamiento mundial a archiveros y bibliotecarios.

4.1. La negativa de la Unión Europea, los países del Centro y Este de Europa, y de los estados del Báltico a abordar las E&L  

La gran decepción de la reunión del  SCCR26 ha sido la firme oposición de la Unión Europea, los países del Centro y Este de Europa, y de los estados del Báltico del Comité SCCR, en analizar en profundidad las excepciones y limitaciones que conciernen a las bibliotecas y los archivos y menos aún, considerar la posibilidad de contar con un instrumento que atienda y cubra estos ámbitos. Por otro lado, los principales partidarios de alcanzar un instrumento jurídico vinculante sobre las excepciones del derecho de autor a favor de las bibliotecas y los archivos fueron los estados miembros de América Latina y el Caribe, y África.

SCCR/26/3

Reconociendo la importancia de atender las excepciones y limitaciones del derecho de autor para bibliotecas y archivos, los grupos de América Latina y Caribe y de África apoyaron reunirse para discutir E&L entre las sesiones 27ª y 28ª durante este año 2014. Y los representantes de Argelia, Brasil, Ecuador, Egipto, India, Trinidad y Tobago y Venezuela trabajaron firmemente para asegurar que las excepciones en beneficio de bibliotecas y archivos, y con fines educativos, se mantuvieran firmes dentro de la agenda para su discusión en las reuniones de SCCR en 2014. Propuesta que fue también apoyada por Sudáfrica, India y Brasil a fin de continuar trabajando para presentar recomendaciones sobre L&E en favor de bibliotecas y archivos en el marco de la Asamblea General de la 28ª sesión del SCCR en julio de 2014. Incluso los representantes de Estados Unidos de América también expresaron su apoyo de incluir el tema de concesión de licencias en futuras reuniones de SCCR.


5. 2014, año decisivo

Aunque la Comisión Europea convocó a presentar opiniones de índole regional sobre adecuaciones para las excepciones del derecho de autor en el entorno digital, la Unión Europea ya fijó su postura: únicamente se admitirán soluciones que consideren la concesión de licencias.

IFLA ya ha manifestado su decepción ante el resultado del SCCR26 y estamos trabajando con las comunidades regionales para producir información específica y eficaz que ayude a las negociaciones y defiendan la causa a niveles nacionales.

Las bibliotecas y los archivos en Europa debemos trabajar para impulsar una decisión más flexible de la UE ante la OMPI.

La llamada de IFLA a los países miembros de OMPI para alcanzar un tratado de excepciones y limitaciones para bibliotecas y archivos es el marco de nuestras necesidades. Debemos trabajar a nivel nacional para sensibilizar a nuestros representantes estatales de derechos a la propiedad intelectual sobre la necesidad de E&L para bibliotecas y archivos.

La Declaración de IFLA sobre excepciones y limitaciones de Derecho de Autor para Bibliotecas y Archivos, elaborada durante la reunión SCCR26 y la Declaración conjunta de IFLA con EIFL, InnovarteFundación Karisma, SAA, ICA y CLA¿Por qué la Sociedad Contemporánea necesita un instrumento de OMPI dirigido a Bibliotecas y Archivos? amplían la información sobre esta llamada a un diálogo profundo y honesto entre todos los que debemos forjar el futuro de las bibliotecas.

Y, desde mi punto de vista, si es esta la postura de la Unión Europea en este ámbito tan sensible al acceso democrático a los contenidos digitales en las bibliotecas y archivos, la necesidad de una nueva directiva sobre la ley de propiedad intelectual en la Comisión Europea no parece que vaya a abrir nuevos horizontes para las instituciones de interés público como lo son las bibliotecas que necesitan protección en el ámbito de derechos de autor.

Bibliotecarios y especialistas de la información, hemos constatado y pedido una reforma de derechos de autor en el ámbito europeo. Ya que no podemos continuar trabajando con reglas creadas antes de la era de Internet, basadas en el Convenio de Berna. Aunque 500 millones de habitantes podrían participar en la revisión de la ley de copyright de la UE, seguramente únicamente las organizaciones del sector de contenidos son las que dedicaran su tiempo a realizar observaciones. A los bibliotecarios nos atañe directamente.

La consulta sobre la revisión de la normativa de derecho de autor de la UE está abierta en la Comisión Europea hasta el 5 de febrero de 2014. Para participar, tanto IFLA como EBLIDA, así como también LIBER, recomiendan utilizar la plataforma colaborativa YOU CAN creada por una amplia muestra representativa de los grupos de interés de toda Europa, de titulares de derechos, organizaciones no gubernamentales de interés público y grandes representantes de los consumidores.

La misión esencial de las bibliotecas del mundo debe verse fortalecida en la sociedad de la información y de la comunicación. Los bibliotecarios tenemos que saber asegurar la sociedad digital, debemos llamar a la reflexión para reaccionar estando a la altura de este gran momento de la historia de la humanidad, un momento apasionante pero no exento de complejidad.

GLÒRIA PÉREZ-SALMERÓN

Vicepresidenta de EBLIDA y miembro de la Junta de Gobierno de IFLA

Fuente: EBLIDA

Préstamo de libros digitales: gran éxito en Quebec

12188159705_982b034959_n

PRETNUMERIQUE.CA es una plataforma que permite a los lectores de Quebec a pedir prestado libros electrónicos mediante la conexión a la página web de su biblioteca. Estos préstamos son chronodegradables, es decir, automáticamente se borrarán al final del período del préstamo. Los libros pueden ser descargados y reproducidos en diversos medios de comunicación: eReaders, tabletas, ordenadores, teléfonos inteligentes, etc.

500 000 Préstamos, 100 000 miembros en PRETNUMERIQUE.CA en la misma semana, en la plataforma digital de las bibliotecas públicas de Quebec desarrollada por Bibliopresto.

El 6 de enero , el umbral de medio millón de préstamos de libros electrónicos se ha superado desde el lanzamiento del proyecto piloto en diciembre de 2011. El 8 de enero, un usuario de la Bibliothèque et Archives Nationales du Québec se convirtió en el número 100.000 de todos usuarios registrados. Una cifra importante para la biblioteca de libros digitales de Quebec.

En sólo un año, entre diciembre de 2012 y diciembre de 2013, las visitas a la plataforma se ha incrementado en un 150 %, mientras que el número de préstamos experimentan un ascenso meteórico del 250 %. En el mismo período, el número de títulos que ofrecen las bibliotecas digitales en Quebec casi se ha triplicado (vía Bibliopresto).

Bibliotecas Públicas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por: Carlos Collazo

Mientras se anuncia la desaparición del libro impreso, en el formato conocido hace más de 500 años, aumenta en el mundo el número de las bibliotecas públicas. Al mismo tiempo, se afinan las políticas de instituciones del Estado y empresas privadas para que estas bibliotecas marchen al ritmo de las tecnologías.

Una biblioteca no es solamente el lugar donde se almacenan libros. Es un lugar de encuentro donde el centro es el libro, digital e impreso; el lugar donde los niños juegan con letras e imágenes y los adultos leen por placer o consultan.

La biblioteca pública se ha vuelto indispensable en el mobiliario urbano y eso lo han entendido los gobernantes de las grandes ciudades del mundo. Hay que construirles grandes y bellos edificios. Se temía que las grandes bibliotecas no tendrían espacio para albergar la memoria impresa de la creatividad humana. La digitalización hizo posible que cupieran más, en número ilimitado.

En Colombia, lo entendieron ejemplarmente en Bogotá y Medellín: las descentralizaron y se convirtieron en un servicio público de barrios periféricos -el más hermoso servicio- al lado del transporte público, la creación de parques, la ampliación de las aceras, la apertura de nuevas vías u otros servicios.

Si las anteriores son felices ironías, existe también una ironía desgraciada: se han levantado y creado más bibliotecas públicas pero en Colombia se leen muy pocos libros. Los promedios son vergonzosos: menos de 2 libros por año. Pese a lo vergonzosa, es una circunstancia superable.

Sé por experiencia lo que significa una biblioteca pública. Viví mi infancia- cuando se forma el hábito de la lectura- en un hogar donde no había libros. Me volví un lector que devoraba en desorden libros de todos los géneros y épocas, gracias a la biblioteca de mi colegio y a la única biblioteca pública de Buenaventura.

Las bibliotecas de las escuelas no son más importantes que las bibliotecas públicas. Son la primera y más decisiva fase de un proceso. Pero si tienen una utilidad mayor, la tendrán, no por la obligación de frecuentarlas sino por el placer que el niño y el joven sientan al leer un libro.

Como otras muchas cosas de la vida, se aprende a sentir placer por experiencias que nos eran indiferentes. Esto fue lo que me sucedió en la infancia y primeros años de la adolescencia: la biblioteca no me retiró del mundo de los juegos y las nacientes emociones. Añadió otras emociones a mi vida.

Podía haber sido feliz sin la pasión por los libros, tal vez mi vida hubiera sido igualmente apasionante y divertida sin ser escritor. Sin embargo, no hay un escenario más entrañable que la pequeña biblioteca de mi colegio y la bien surtida biblioteca pública de Buenaventura.

Escritor

collazos_oscar@yahoo.es

Biblioteca digital brasileña se expande en América Latina

Imagen

La biblioteca virtual brasileña Nuvem de Livros llevará una versión latinoamericana en español a mediados de 2014 a México, Colombia, Perú y Chile, anunció hoy el fundador y presidente del grupo Gol Mobile, Jonas Suassuna, durante la Campus Party Brasil, que finalizó su séptima edición en Sao Paulo.

Sao Paulo, 31 ene.- La biblioteca virtual brasileña Nuvem de Livros llevará una versión latinoamericana en español a mediados de 2014 a México, Colombia, Perú y Chile, anunció hoy el fundador y presidente del grupo Gol Mobile, Jonas Suassuna, durante la Campus Party Brasil, que finalizó su séptima edición en Sao Paulo.Durante la presentación de la Nuvem dos Livros en la Campus Party, Suassuna delineó el crecimiento de la plataforma digital para tabletas, teléfonos móviles y computadoras que pretende llegar con bajo costo y literatura y ciencia a los niños de las escuelas públicas y privadas.”La calificación profesional es uno de los requisitos del mundo actual. Estamos en el camino del crecimiento tanto en Brasil como en otros países de América Latina y el conocimiento es la entrada para entrar en el mundo de mejores empleos y mejor calidad de vida”, dijo Suassuna.El Grupo Gol, propietario de la Nuvem dos Livros, desembarcará en los cuatro países latinoamericanos de habla hispana con más de 3.000 títulos y el archivo de la Biblioteca Miguel de Cervantes, en el marco de un acuerdo ya en funcionamiento en España con la empresa Telefónica.En Brasil, la plataforma que actúa en teléfonos de la operadora Vivo, de Telefónica, pretende llenar el vacío de la falta de bibliotecas en las escuelas públicas y otorgar una plataforma de nube, sin “downloads” (descargas), para lectores en general.La Nuvem de Livros tiene también el contenido informativo de la agencia internacional de noticias Efe.

Fuente: Agencia EFE

Primera Red Social para los amantes de los libros

Imagen

Los primeros usuarios de Lectyo corresponden mayoritariamente a bibliotecarios, editores, ilustradores y libreros de España, Portugal y América Latina

La Fundación Germán Sánchez Ruipérez acaba de lanzar Lectyo.com, un ecosistema digital en el que participan los profesionales de la lectura y los libros, así como personas apasionadas por leer.

Según informa la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, durante los tres meses en los que esta red social especializada ha empezado a funcionado en pruebas, “casi dos mil personas de España, Portugal y Latinoamérica se han registrado y han empezado a compartir contenidos y opiniones en español a través de un fenómeno que se ha disparado de boca a oreja”.

Los primeros usuarios -explica un comunicado de esta entidad- corresponden mayoritariamente a bibliotecarios, diecisiete 17 por ciento; editores, un quince por ciento; ilustradores, un doce por ciento; libreros, once por ciento, y libreros y maestros un siete por ciento, respectivamente.

El registro en Lectyo.com es completamente gratuito y permite publicar ideas, noticias, imágenes o vídeos, comentar las publicaciones de los demás, descargar eBooks sobre bibliotecas, edición digital, librerías, ilustración y otros temas que se irán incorporando.

Asimismo hay una sección de noticias y una selección de asuntos para el debate, que pueden ser votados y comentados.

Aunque hasta ahora la aplicación estaba en fase de desarrollo, se ha producido la incorporación espontánea de grupos de usuarios como ilustradores, libreros, bibliotecarios o blogueros de una forma viral que se ha extendido al continente americano.

Actualmente se están formándose grupos de debate -llamados tertulias- sobre temas concretos (ilustración, literatura de viajes o de promoción de la lectura para familias o clubes de lectura virtuales).

La Fundación Sánchez Ruipérez concluye que la apuesta de Lectyo.com es hacer convivir lo profesional con la pasión por los libros y lo más serio con lo distendido.

sc

Fuente: El Universal