La Tumba de Talpiot

Imagen

La tumba de los diez osarios es la tumba donde, según el análisis científico de sus descubridores (Amos Kloner, Charles Pellegrino y Simcha Jacobovici) y la IAA (Autoridad de Antigüedades de Israel), se encuentran los restos de un Jesús hijo de José, que teóricamente sería Jesús de Nazareth. Fue descubierta el 28 de marzo de 1980 en Talpiot, Jerusalén. Desde entonces se ha investigado rigurosamente cada uno de estos osarios, la tumba y el terreno donde está ubicada. Se obtuvieron no hace mucho análisis de ADN de los osarios, descubriendo así parentescos familiares directos, por lo que se sabe científicamente que los restos humanos que estaban enterrados en estos osarios pertenecían a la misma familia.

En el pasado

Los Evangelios cuentan que el cuerpo de Jesús, después de haber sido crucificado, fue bajado de la cruz envuelto en lienzos perfumados y llevado a una tumba familiar perteneciente a uno de sus discípulos, José de Arimatea. Según las antiguas leyes judías, que siguen vigentes en la actualidad, los cadáveres tenían que ser inhumados en el suelo, antes del atardecer del día del óbito. Las tumbas cavadas en roca eran y son consideradas sepulturas “En el suelo”, dado que, en la mayor parte de Jerusalén, el lecho de roca se localiza a tan solo unos pocos centímetros por debajo de la superficie del suelo. Por esta razón, los difuntos eran colocados en túneles preexistentes, cavados en las laderas. Durante la gran parte del siglo I d.C. la mayoría de las tumbas de Jerusalén eran cuevas creadas por el hombre, talladas en roca sólida y situadas en el exterior de la muralla de la ciudad.

Normalmente las tumbas de la época constaban de dos cámaras donde en la primera cámara, la exterior, era depositado el cuerpo del difunto envuelto en un sudario blanco perfumado, y la segunda cámara era destinada para depositar, un año después de la muerte del difunto, sus huesos guardados en un osario.

Nombres en los Osarios

En la tumba de Talpiot se encontraron 9 osarios (Se sabe que eran 10, uno desapareció. Fue robado y vendido en el mercado negro de antigüedades por algún saqueador de tumbas) en los que en 6 de ellos aparecen tallados o rayados con un punzón u otro objeto punzante los siguientes nombres escritos en un lateral del osario. El agrupamiento de estos nombres en una misma tumba resulta único.

Yehshúah Bar Yoshef (Jesús, h[ijo] de José)
Mariamne he Mara (Mariamne, la Señora)
Yehudah Bar Yehshúah (Judas, hijo de Jesús)
Yosh(e) (José-Josá)
Mar(í)ah (María-Marah)
Matithyahu (Mateo)

Yehshúah B[ar] Yoshef

Esta inscripción está escrita en arameo. En verdad en esta inscripción no hay una palabra clara para “hijo” pues la inscripción está gastada, pero la opinión general es que la letra “B” indica a la palabra aramea “Bar” que significa hijo. Traducido al idioma español significa “Jesús, hijo de José” y resulta muy extraña. De miles de inscripciones catalogadas, sólo en una más se puede encontrar la combinación “Jesús, hijo de José”.

Mariamne he Mara

Esta inscripción es la única de la tumba que tiene un nombre griego griego, pero escrita en arameo. Es una forma del nombre “Mariamne”, una versión griega de “María”. De los “Hechos de Felipe”, una obra apócrifa del siglo IV atribuida al apóstol Felipe, (quien, según el texto, sería además el hermano de María Magdalena), que fue recientemente recuperado de un monasterio del monte Athos en Grecia, el profesor Fraçois Bovon (de la Universidad de Harvard) ha determinado que el nombre real de María Magdalena era “Mariamne”. Además, en los “Hechos de Felipe” y en el “Evangelio de María Magdalena”, ésta es presentada como apóstol por derecho propio. La inscipción del osario llama a esta Mariamne, “he Mara” que significa “la amargura”, pero también “la Señora”, lo que le atribuiría una gran autoridad y estatus. Basándose en esto actualmente algunos revisionistas creen que realmente la auténtica promotora y fundadora del movimiento de Jesús de Nazareth fue María de Magdala (antigua ciudad Palestina) más conocida como María Magdalena.

Toda la cristiandad católica-ortodoxa, y aun la protestante, y la paraprotestante, que hay en la actualidad, niegan rotundamente tales conjeturas.

Yehudah Bar Yehshúah

Esta inscripción está escrita en idioma arameo. La traducción literal al idioma español significa “Judas, hijo de Jesús”. A pesar de las especulaciones no existe ningún escrito apócrifo o canónico, anterior a esta inscripción, que mencione o indique que Jesús de Nazaret tuviese un hijo.

Yosh(e)

Esta inscripción está escrita en hebreo. Este nombre un tanto extraño parece ser una contracción o diminutivo cariñoso del hebreo “Yoshef” (José). El nombre de José en la Judea del siglo I era muy popular. El evangelio de Mateo indica que Jesús tenía cuatro hermanos: Jacob (o Santiago), Judas, Simón y José. En el Evangelio de Marcos, que según la erudición moderna es el más antiguo de los evangelios del Canon, este último José es llamado en griego “ιωση” (“Iosē”). Curiosamente, al no escribirse las vocales en el arameo de esa época, bien la inscripción puede ser este nombre. Los religiosos discuten si eran auténticos hermanos, hermanastros, medio hermanos, o primos. Los estudiosos generalmente concuerdan en que todos ellos eran hermanos debido al uso de los términos griegos excluyente “adelfoi” y “adelfai”, y no meros primos. Hasta la fecha, la inscripción de “Yosha-Yoshe” que aparece en la tumba de Talpiot es el único ejemplo de este nombre encontrado en un osario.

Mar(í)ah

Esta inscripción está escrita en hebreo. Se cree que es una forma de “María”, un nombre muy popular en ese tiempo, pero como en hebreo no se escribían las vocales, las letras aquí (MRH) pueden ser el nombre Marah (amargura). Además, de nombres como Mariam, al igual que sucedía con muchos otros, se adoptaron numerosas variantes. En fuentes literarias cristianas el nombre de la madre de Jesús siempre fue referido de una manera única: “María” (Versión latinizada del arameo “Mariam”). Encontrar una versión latina de un nombre hebreo y escrito con letras hebreas sería muy raro, de hecho, en varios miles de osarios descubiertos tan solo han sido encontradas ocho inscripciones de características similares.

Matithyahu

Esta inscripción está escrita en hebreo. Es el nombre original en hebreo del nombre castellanizado “Mateo”. Ningún escrito apócrifo o canónico, ni el propio evangelio atribuido a Mateo, dicen o indican de modo alguno, que el apóstol del mismo nombre fuera un pariente de Jesús. Sin embargo, la genealogía del Evangelio de Lucas 3:23-38 sí señala a varios “Matatías” (variante de Matithyahu) en su familia.

Investigación arqueológica:

Tumbas como la del documental, en efecto, habían sido encontradas ya desde antes, primero en 1873 el erudito francés Charles Clermant-Ganneau, dentro de la caverna había 30 osarios, varios de ellos tenían signos cruciformes junto a nombres tan conocidos para la fe cristiana como como “Juan” o “Jesús”, incluso en griego. Luego, en 1945, se descubrió una tumba en “Talpiot”, cerca de Jerusalén por el Profesor E. L. Sukenik del “Museo de Antigüedades Judías de la Universidad Hebrea de Jerusalén”. Dos osarios tienen el nombre de “Jesús” en hebreo. El segundo de éstos tiene también cuatro cruces grandes dibujadas. El Prof. Sukenik concluyó que las inscripciones y las cruces estaban relacionadas, y les atribuyó significado religioso. Dijo que eran “expresiones de pesar por la crucifixión de Jesús”, y en efecto parecían coincidir con el período de tiempo del desarrollo del cristianismo, pues a la luz de estudios paleográficos estas inscripciones datarían desde el siglo I a. C, al I d. C.

Posteriormente, el 28 de marzo de 1980 unos trabajadores de la construcción descubrieron este hallazgo al excavar los cimientos de un bloque de edificios en el Este de Talpiot. Lo que se encontró fue la cueva (Tumba) excavada en roca de unos dos mil años de antigüedad que contenía 9 osarios (Originalmente había 10, uno desapareció). Estos fueron supervisados por el arqueólogo israelita Amos Kloner. El sepulcro fue explorado por el inspector de antigüedades Yosef Gat, los arqueólogos Eliot Braun y Amos Kloner. Shimon Gibson realizó un croquis de la tumba.

Según el informe publicado por Kloner, la tumba tiene un patio de 4,2m de ancho y una antecámara de 2m x 2,4m, cuyo techo fue casi en su totalidad destruido por las topadoras. La fachada de la cámara mortuoria se hallaba en la pared norte de la antecámara y estaba decorada con una cornisa en forma de V invertida por encima de un círculo y una roseta incompleta. La entrada mide 43cm x 47cm y tiene una pestaña donde encajaría una piedra cuadrada a modo de cierre (Golal), que no pudo hallarse. La cámara medía 2,3m x 2,3m y tiene una altura apenas mayor de 1,5m. Había dos nichos (Arcosolia), uno en la pared occidental y otro en la pared opuesta a la entrada. Estaban vacíos excepto por fragmentos de huesos. En la cámara principal se hallaron tres calaveras, vértebras y fragmentos óseos. Había seis osarios sin sus tapas, dos en cada una de las paredes excepto la de la entrada. En total se encontraron diez osarios. La mitad de ellos estaban decorados y la otra mitad lisos, sin decoración alguna.

En cuanto al programa del Discovery ChannelEl grupo de Osarios estaba por encima del promedio en la proporción de los que tenían inscripciones (seis de los diez = 60%) y en que cinco de las seis inscripciones estaban en hebreo y una en griego, cuando la proporción general es cuatro en hebreo cada tres en griego.8 De acuerdo con la IAA (Autoridad de Antigüedades de Israel) seis de estos diez Osarios contienen los nombres: Jesús, Hijo de José, María, Madre de Jesús, José, Hermano de Jesús, Mateo, Mariamne, y Judas, Hijo de Jesús. El Arqueólogo Judeo-Británico Shimon Gibson elaboró los planos de la tumba y el académico israelí L.Y. Rahmani publicó en el año 1994 el “Catálogo de Osarios judíos” conteniendo los datos esenciales relacionados con los diez Osarios que fueron encontrados en la tumba de Talpiot.9 En lo que sigue se empleará la numeración según el sitio del hallazgo de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA), según la cual los Osarios llevan los códigos IAA 80-500 a IAA 80-509.

Respecto a la “exploración” de Jacobovici, Kloner, el investigador original del sitio, la calificó de “descuidada, explotadora e irresponsable”.

Respecto a las marcas cruciformes la opinión más actual de los arqueólogos es que este tipo de marca, que en verdad aparece en el 40% de los osarios encontrados en Israel, se usaba simplemente para alinear la tapa a manera de marcas de albañil. Esta interpretación está confirmada por la presencia, en otros osarios, de un asterisco en vez de una x en el mismo lado de la tapa de los osarios. Esta es la opinión de arqueólogos como L. Y. Rahmani, y Amos kloner. Rahmani las llama “Marca de dirección”. Esta conclusión es compartida por la investigación sobre supuestas marcas de cruces cristianas sobre una serie de osarios judíos del profesor R. H. Smith.

Sin desmedro de lo anterior, otros académicos creen que los judíos no cristianos del tiempo de Jesús si usaban una “x” o un signo “+” como símbolo de protección basados en Ez 9:4. En todo caso, sólo sería una marca simbólica de protección, no una cruz basada en el martirio de Cristo. Por ejemplo, una inscripción hebrea, datada del 136 d. C., encontrada en Palmira, una antigua ciudad de Siria, contiene una inscripción hebrea encerrada entre dos “x”:

“X Una persona cuyo nombre es bendito por siempre. Engendrado por Shlomo, hijo de Nesa, hijo de Tsaïda, hijo de Baraq, por su salud y la de sus hijos. En el mes de Nisán del año 447 X”.

Resultados de ADN

La IAA ha catalogado los osarios de Jesús y de Mariamne con los siguientes nombres:

IAA 80-503: Yehshúah Bar Yoshef (Jesús, H[hijo] de José).
IAA 80-500: Mariamne he Marah (Mariamne, la Señora).

La información genética se almacena en la molécula de ADN como un código lineal compuesto por A (Adenina), C (Citosina), G (Guanina) y T (Tiamina), en cierto modo análogo al código binario utilizado en el Software informático del Siglo XXI, pero sólo en cierto modo por que el código cuaternario del genoma ofrece una variación infinitamente mayor que la que puede proporcionar el código binario.

Uno de los directores del Laboratorio de ADN de Lakehead en Ontario (Canadá), Cartney Matheson analizó el ADN mitocondríaco extraído de la pátina del fondo de ambos osarios, confiando en que jamás fueron reutilizdos, pues no hay ningún resto óseo al cual tomarle pruebas. A continuación se aprecia una muestra del análisis en la línea 120 del código genético donde se ven variaciones entre ambos:

IAA 80-503: Marcador 120: CCAGTAGGAT
IAA 80-500: Marcador 120: ACCCACTAGG

Lo que apreciamos aquí es un “Poliformismo” o variación genética empezando esta con C y A, en las cuales hay una clara desigualdad. Esta es la variación de dos individuos en el mismo marcador y en la misma secuencia del gen, por lo que este poliformismo muestra sólo una diferencia entre estas dos personas. A continuación el análisis de la línea 130 del código genético:

IAA 80-503: Marcador 130: ATCAACAAAC
IAA 80-500: Marcador 130: ATACCAACAA

Aquí hay otro poliformismo en la secuencia genética de dos personas. Cuando vemos diversos poliformismos entre dos secuencias, podemos concluir que estos dos individuos no estaban relacionados, o, al menos, no estaban relacionados por vía materna.

Conclusión: Si no son hermanos, y si no son madre e hijo o padre e hija y están enterrados en una tumba familiar cabe la posibilidad de que sean marido y mujer. Se sabe que en la mayoría de las tumbas familiares conocidas del Siglo I sólo se enterraban en las mismas a familiares o cónyuges, con excepciones claras, como Jesús mismo, quien fue enterrado en la tumba de otro.

Objeciones y críticas

Sin embargo, los cálculos probabilísticos efectuados sobre las combinaciones de los nombres en las inscripciones, tal como los que se presentan en la sección anterior, fueron fuertemente objetados por arqueólogos como Joe Zias, ex curador hasta 2007 de la Autoridad de Antigüedades de Israel quien afirma que se trata de esfuerzos puramente sensacionalistas por parte de quienes, sin siquiera ser profesionales en el área, declaran que se trata de la tumba del Jesús cristiano. Nombres como “Jesús”, “José”, “Jacob (Santiago)”, “Judas” y “María” eran muy comunes en esa época, pero se desconoce su porcentaje real entre la población como para hacer cálculos probabilísticos como los de Feuerverger. Considerando también que ningún resto óseo presenta evidencias de una crucifixión, Zias concluye: “Proyectos como estos (de Jacobovici) son una burla de la profesión arqueológica.”

Por su parte Stephen Pfann, quien preside la University of the Holy Land (Universidad de Tierra Santa), señaló que el supuesto planteado por Andrey Feuerverger se basa en un número de falacias y en la incorrecta aplicación de la ciencia estadística, según se detalla en los siguientes puntos:

1) No existe una base de datos en Judea o en Galilea (ni genealogías con excepción de la de Jesús que presentan los evangelios, ni registros) que sirva de fundamento para establecer la probabilidad de sus afirmaciones.

2) Los registros de quién y cómo muchos individuos eran enterrados en una dada tumba familiar en la Judea y Galilea del siglo I no pueden ser descifrados únicamente sobre la base del examen de los nombres existentes en los osarios que sobreviven en la tumba.

Esto es debido a las siguientes circunstancias:
La mayoría de las tumbas ya fueron visitadas y saqueadas en la antigüedad o en los últimos tiempos, dejando incompleto el registro de sus contenidos originales.

No todos los osarios se rescatan durante las excavaciones para ser almacenados y registrados. A menudo, sólo se conservan aquellos osarios que presentan inscripciones, decoraciones o ambos.

De acuerdo con L. Y. Rahmani (1994), A Catalogue of Jewish Ossuaries, de 917 osarios en las colecciones del Estado de Israel, sólo 231 (25,2%) tienen sus nombres inscriptos. La tumba de Talpiot Oriental es inusual, ya que 6 de sus 9 osarios registrados (66%) fueron inscriptos con nombres. Si todas las tumbas contuvieran un porcentaje similar de osarios con nombres inscriptos, un censo comparativo entre varias tumbas sería razonable y posible. Sin embargo, éste dista mucho de ser el caso.

Los osarios que llevan nombres a menudo contenían los restos de más de un individuo. Los nombres de estas personas nunca se sabrá. Por ejemplo, el osario de Caifás contenía los restos de varios individuos, entre ellos un hombre de mediana edad.

El Evangelio de Judas Iscariote

Image

Se denomina Evangelio de Judas a un evangelio utilizado, según testimonios de los Padres de la Iglesia, por la secta gnóstica de los cainitas. Fue compuesto durante el siglo II alrededor de los años 130-150 D.C. Este evangelio se creía desaparecido, pero durante los años 1970 fue hallado en Egipto el códice Tchacos copto del siglo IV (supuestamente traducción de un original griego del cual no se conserva ningún ejemplar.) en el que aparece un texto que parece corresponder al Evangelio de Judas mencionado en la literatura cristiana primitiva. En 2006 la organización National Geographic Society hizo público su trabajo de restauración y traducción del manuscrito. También en ese mismo año la organización National Geographic Society elaboró un video documental titulado “The Gospel of Judas” (El Evangelio de Judas).

En el texto se hace una valoración positiva de la figura del apóstol Judas Iscariote, que en los cuatro evangelios canónicos es considerado como traidor a Jesús. Según este evangelio gnóstico, Iscariote fue su discípulo favorito, y si entregó a su maestro a las autoridades romanas fue en cumplimiento de un plan previsto por el propio Jesús.

En 2007, tras revisar una transcripción del manuscrito, la biblista April D. DeConick, profesora de la Universidad Rice (Estados Unidos), rechaza esa interpretación argumentando errores de traducción. El 21 de marzo de 2008 el experto en copto Marvin Meyer, que formó parte del equipo de traducción de National Geographic, rebate las conclusiones de DeConick defendiendo la traducción original con base en otros textos gnósticos.

Descubrimiento

La primera referencia moderna conocida a este texto data de 1983, cuando alguien propuso su compra a la Universidad Metodista del Sur y el experto Stephen Emmel pudo examinarlo brevemente, junto con otros manuscritos. Según se cree, lo descubrieron en 1978 unos campesinos egipcios en la localidad de Menia, y fue sacado de Egipto de forma ilegal. El anticuario que intentó venderlo pedía una cifra que los posibles compradores consideraron excesiva (tres millones de dólares por el lote en el que iba incluido), por lo que tuvo que desistir. El texto estuvo depositado desde 1984 en un banco de Nueva York.

En 2002 lo adquirió la Maecenas Foundation for Ancient Art, radicada en Basilea, una fundación privada de Suiza, dirigida por el abogado Mario Roberti. Esta fundación contactó con National Geographic Society para que restaurase, datase y tradujese el manuscrito. Según el vicepresidente de esta institución, Terry García, el códice estaba muy deteriorado, y, si no hubiesen actuado de inmediato, hubiera acabado convirtiéndose en polvo.

Rudolf Kasser hizo pública la existencia del texto en una conferencia que tuvo lugar en París, en julio de 2004. Al año siguiente, un portavoz de la Maecenas Foundation anunció su traducción inminente al inglés, francés y alemán.

National Geographic Society eligió para hacer pública la restauración y traducción del manuscrito la fecha del 6 de abril de 2006, próxima a la Semana Santa, en que se conmemora la muerte de Jesús de Nazaret. El 9 del mismo mes programó el estreno televisivo de un documental sobre el manuscrito.

Contenido

El texto del Evangelio de Judas es un relato de unas doscientas cincuenta líneas, del ancho aproximado de un folio, que se encuentra en un códice de 66 páginas, más de un tercio del cual es ilegible, y que contiene otras tres obras. Dos de ellas (el Primer Apocalipsis de Santiago, y la Epístola a Felipe, atribuida a San Pedro) son obras gnósticas ya conocidas por los hallazgos de Nag Hammadi. La tercera es un fragmento de un texto desconocido, titulado provisionalmente Libro de Alógenes.6 Todos los textos están escritos en el dialecto sahídico del idioma copto, aunque es una traducción de un original griego. Mediante varios métodos, entre ellos el del carbono-14, el códice ha sido datado entre los años 220 y 340.

El papiro se encuentra deteriorado: algunas partes del texto se han perdido y otras se conservan sólo fragmentariamente. 26 de las 66 páginas corresponden al Evangelio de Judas. La parte que ha podido ser traducida comienza indicando que se trata de las revelaciones que Jesús hizo a Judas Iscariote, en conversación privada, tres días antes de la Pascua. Escrito en tercera persona, el texto es un diálogo entre Jesús y sus discípulos, especialmente Judas, que aparece como el discípulo favorito de Jesús. Según este evangelio, Judas entregó a su maestro a los romanos siguiendo órdenes del propio Jesús, quien profetizó: “Tú serás el decimotercero, y serás maldito por generaciones, y vendrás para reinar sobre ellos” (página 47 del manuscrito).

El Jesús que presenta este Evangelio es desenfadado, se ríe con frecuencia de los malentendidos de los demás discípulos y de su devoción superficial. La inversión de la relación tradicional entre Jesús y Judas que plantea el texto es que Jesús le está agradecido a Judas y lo elogia: “Tú los superarás a todos ellos. Porque tú sacrificarás el hombre que me cubre (…). La estrella que indica el camino es tu estrella” (n. 56-57).

Al final, poco después de entrar en una nube luminosa, Judas “recibió algún dinero y se lo entregó a ellos”. Jesús se lo agradece, ya que prepara el momento en que Jesús quedará liberado del cuerpo, lo que le permite regresar al “reino grande e ilimitado cuya inmensidad no ha visto ninguna generación de ángeles” (n. 47). El texto termina con Judas entregando a Jesús ante los sumos sacerdotes y no incluye ninguna mención de la crucifixión o de la resurrección.

Origen

Según el Obispo Ireneo de Lyon, dicho evangelio tuvo sus raíces en un mago llamado Simón, a quien dicho personaje se le hace mención en el libro de los Hechos de los Apóstoles donde se afirma que este hechicero quiso comprar a los Apóstoles el poder de hacer milagros. Simón Pedro lo repelió, diciendo: “Tú estás preso en los lazos de la iniquidad” (Hechos 8, 23). Simón, el Mago, es tenido como el “padre de las herejías”, y de su sacrílego intento le viene el nombre al pecado de simonía. Sus seguidores predicaban la vieja doctrina de la gnosis.

Entre los prosélitos de Simón, el Mago, San Ireneo señala a la secta de los cainitas. Éstos decían que Caín fue creado por un poder superior. Además, se juzgaban hermanos espirituales de Esaú, de Coré, de los habitantes de Sodoma y otros semejantes. “Y dicen —añade San Irineo— que Judas, el traidor, fue el único que conoció todas estas cosas exactamente, porque sólo él entre todos conoció la verdad, para realizar el misterio de la traición […]. Para eso muestran un libro que ellos inventaron, que llaman de Evangelio de Judas”.

Autenticidad del Evangelio

Los críticos de este evangelio apócrifo (considerado por algunos como uno más perteneciente al canon bíblico y posteriormente excluido) señalan que dicho documento nunca perteneció al canon bíblico puesto que no fue aprobado por la iglesia primitiva desde sus comienzos dado a que esta era la comunidad que conocía con certeza los libros que tenían la autoría apostólica.

El primer criterio que usaba la iglesia primitiva para aceptar un libro dentro del canon bíblico es que haya sido escrito por los contemporáneos de Jesús y de los apóstoles, siendo ésta la principal normativa, el evangelio de Judas queda automáticamente excluido, ya que este fue escrito más de 100 años después de la muerte de Jesús, de sus apóstoles y contemporáneos. El segundo criterio a considerar es que se haya usado y citado por cristianos de los primeros siglos, de manera que éstos le hayan tenido la reverencia debida como un libro inspirado; es decir, que toda la comunidad lo conociera y por consiguiente avalado como tal; hay que hacer notar que algunos libros contemporáneos no cumplieron estos criterios a pesar de su uso entre los primeros cristianos; por ejemplo, todos los biblistas hablan de un primer Evangelio de Mateo escrito en arameo (todos los demás libros del Nuevo Testamento fueron escritos en griego), al que llaman Proto-Mateo que, incluso, se considera fuente que influyó en la redacción de los tres Evangelios Sinópticos (Marcos, Mateo y Lucas), y que, sin embargo, no pertenece al Nuevo Testamento. Había también otros escritos llamados “Logias o Logia Jesu ” que encerraban una colección de dichos de Jesús y que eran importantes pero no considerados como inspirados.

El Evangelio de Judas entra en la categoría de los escritos pseudoepígrafos (falsamente atribuidos). Esto significa que realmente no fue escrito por el autor a quien se le atribuyó. El antiguo escritor Ireneo en su obra llamada “Refutación de Todas las Herejías” dice que el evangelio de Judas fue una historia ficticia: “Una vez más, otros declaran que Caín derivó su ser del Poder superior, y reconocen que Esaú, Coré, los Sodomitas, y todas esas personas están relacionadas entre sí. En este registro, ellos agregan, que han sido asediados por el Creador, aún cuando ninguno de ellos ha sufrido lesiones. Sofía tenía el hábito de llevarles a ellos lo que le pertenecía a ella. Ellos declaran que Judas el traidor estaba perfectamente informado de estas cosas, y que él solo, conociendo la verdad como ninguno de los otros la conoció, llevó a cabo el misterio de la traición; por él todas las cosas, tanto terrenales y celestiales, fueron puestas en confusión. Ellos producen una historia ficticia de esta clase, con la cual enfocan el Evangelio de Judas.”

Científicos prueban informáticamente que existe Dios

Imagen

MADRID (ACI/Europa Press).- Los científicos Christoph Benzmüller, de la Universidad Libre de Berlín, y Bruno Woltzenlogel, de la Universidad Técnica de Viena, han probado informáticamente el teorema de Gödel, desarrollado a finales del siglo pasado por el matemático austríaco Kurt Gödel y que concluye que en base a los principios de la lógica debe existir Dios.

A finales de los años 70 Gödel argumentó que, por definición, “no puede existir nada más grande de un ser supremo”, y propuso mediante argumentaciones lógico-matemático la existencia de Dios. Su intención era demostrar que el llamado ‘argumento ontológico’ –de un modo puramente lógico– de la existencia de Dios es válido.

Ahora, los científicos han demostrado, con un MacBook ordinario, que su argumentación era matemáticamente correcta. En este sentido, los investigadores han subrayado que este trabajo, publicado en ‘Arxiv.org’, “tiene más que ver con la demostración de que una tecnología superior puede ayudar a la ciencia, que con la teoría de que Dios exista o no”.

Así, han apuntado que lo importante es que “lo que han logrado a través de los ordenadores supone un éxito del genial razonamiento” de Gödel. Benzmüller ha señalado que la prueba ontológica era, más que cualquier otra cosa, un buen ejemplo de algo inaccesible en las matemáticas o de la inteligencia artificial, que se ha resuelto con la tecnología actual.

En su opinión, el hecho de que la formalización de estos teoremas complicados se puedan realizar con ordenadores no profesionales abre todo tipo de posibilidades. El científico ha señalado que “es totalmente increíble que el Teorema de Gödel se pueda probar de forma automática en pocos segundos o incluso menos en un portátil estándar”.

Fuente

 

Documental imperdible: los archivos secretos del exorcismo

El Centinela

252167-1

¿Te suena el nombre? Esta vez, Discovery Channel se unió al Vaticano para crear una nuevaserie televisiva que trata sobre exorcismos y posesiones demoniacas. Las historias que se contarán en la serie son basadas en hechos reales, pero con un poco de dramatización para llamar la atención del público.

El Vaticano está colaborando con archivos existentes que solo poseen ellos. Estos son basados en investigaciones de años, tanto a personas como a lugares donde se cree hay algún tipo de intervención del demonio.

Según Inside TV, el nombre de la serie será “The Exorcist Files”. Se dijo también que la Iglesia Católica aceptó revelar los documentos con la promesa de que sean manipulados correctamente, y no se haga mal uso y mienta sobre ellos. Se sabe que la Iglesia Católica no habla mucho sobre estos temas, y sus representantes e investigadores internos no son expuestos…

Ver la entrada original 207 palabras más

ZEN (vida de Dogen)

Película japonesa dirigida por Takahashi Banmei (2009)

Eihei Dōgen, también Dōgen Zenji o Dōgen Kigen o Koso Joyo Daishi (literalmente gran maestro) (19/01/1200 — 22/09/1253) fue un maestro budista japonés y el fundador de la escuela Sōtō Zen en este país. Nacido en Kioto en el seno de una familia noble, quedó huérfano de padre y madre a muy temprana edad, siendo adoptado por uno de sus tíos. A los 13 años, entró como novicio en el Monte Hiei, centro de la escuela Tendaishū. En la primavera de 1223 partió hacia China, regresando a Japón en 1227 tras haber sido reconocido por el maestro Rujing como maestro de la escuela Cáodòng.

Tras su regreso, desarrolló su actividad religiosa en templos cercanos a Kioto, reuniendo a su alrededor una comunidad de seguidores de la nueva escuela del Budismo Zen. En 1243, se trasladó con ellos a Echizen, en la actual prefectura de Fukui. En esta región, fundó el templo Eihei-ji, que se mantiene hasta la actualidad como uno de los dos templos principales de la escuela Sōtō Zen.

El Zen de Dōgen

En el corazón de la variedad de Zen que enseñó Dōgen hay una serie de conceptos clave, los cuales son recalcados de forma repetida en sus escritos. Todos estos conceptos, sin embargo, están íntimamente interrelacionados unos con otros en el grado en el que todos están directamente conectados con zazen, o la meditación sentada, la cual consideraba Dōgen que es idéntica al Zen, como se expresa claramente en la primera frase del manual de enseñanza de 1243 “Zazen-gi” “Principios de Zazen”): “Estudiar el Zen… es zazen”.

Cuando hace referencia a zazen, Dōgen a menudo se refiere específicamente a shikantaza, traducible libremente como “nada más que sentarse” o “sólo sentarse”, que es un tipo de meditación sentada en la cual el meditador se sienta “en un intenso estado de atención concentrada que está casi libre de pensamientos, no dirigida sobre objeto alguno, y unida a ningún contenido en concreto”.

Su obra maestra, el Shōbōgenzō, es una de las cumbres de la literatura Zen.
Escrita a lo largo de más de veinte años, se compone en sus ediciones canónicas de 92 libros. Dōgen trató en ellos una gran variedad de temas, desde indicaciones prácticas para la organización de la vida monacal o la correcta práctica del zazen, a recuerdos de su viaje a China o reflexiones filosóficas, entre las cuales destaca su concepción del tiempo.

INTRODUCCIÓN A LA INQUISICIÓN

hibridación

C

http://www.atinachile.cl/content/view/57547/La-inquisicion.html

torturaLa palabra herejía en su significado original del griego, quiere decir  “opinión” y estaba limitada no solo al terreno de las ideas, sino que cubría una serie de implicaciones sociales que podrían tener impacto en las creencias, la política y la cultura. La herejía, es decir, la opinión distinta a la oficial, ha sido combatida desde antaño. La iglesia primitiva condenaba a los herejes a la excomunión, privándoseles de participar de la salvación de las almas en el anunciado juicio final. El castigo mientras tanto, alejaba al hereje de la participación comunitaria en vida, negándosele los mecanismos de acceso a ella. Las familias de los condenados quedaban marcadas por la infamia durante generaciones. El veredicto era sancionado, notificado y ejecutado por un equipo de ilustres que, quitaban al hereje todos sus derechos en la bien o mal llevada convivencia con el resto de la comunidad. El…

Ver la entrada original 1.255 palabras más

Cuando de religión se trata, ¿qué tipo de ‘troll’ eres?

Imagen

Por: John Blake (CNN) .

Cuando escuchaba esas dos palabras en mi niñez en los barrios pobres de Baltimore, sabía que algo malo estaba a punto de suceder. El intercambio de insultos era un ritual de la infancia. Pero todos entendían que había un tema que no estaba a discusión. No hablabas de la madre de alguien a menos que estuvieras preparado para empezar a repartir golpes.

Ahora que he crecido, encontré una nueva arena para el combate: los comentarios sobre las historias de religión.

Cuando comencé a escribir sobre religión para un sitio de noticias en línea, activaba con impaciencia la sección de comentarios de mis artículos en busca de cumplidos con la convicción de haber provocado alguna discusión razonada sobre la fe.

Ya no lo pienso.

Ahora, cuando veo la sección de comentarios, veo que se intercambia una gran cantidad de expresiones parecidas a “tu mamá”. Los lectores intercambian insultos juveniles, sermones condescendientes y salen por tangentes que no tienen nada que ver con el artículo que acabo de leer.

Durante años, he escuchado en silencio a esos “santos trollers“. Ahora los llamo así. He aprendido que el mismo tipo de personas enroladas en discusiones sobre la fe las transforman en el equivalente verbal de una guerra con comida. Puede ser que reconozcas a alguno de estos personajes.

Incluso podrías reconocerte a ti mismo.

El profeta de la esquina

Recientemente fue publicado un artículo en Belief Blog sobre un conductor de televisión que dijo que los ateos “no deben vivir aquí”. Una persona identificada como Karie se involucró en un acalorado intercambio con alguien de sobrenombre Bible Clown (Payaso de la Biblia).

Karie le llamó al Payaso “virus pervertido, aberrante y repugnante” y “Bozo“, antes de terminar con la siguiente predicción:

“Amor, el infierno vendrá por ti.

Habrá un calabozo especial para ti y no podrás morir. LOL.LOL”.

Los profetas de la esquina con frecuencia actúan como si estuvieran profundamente preocupados por el destino de las almas de las personas con las que no están de acuerdo, pero es claro que se regodean con la idea de un eterno tormento para sus enemigos en línea.

Algunos ni siquiera tratan de esconder sus verdaderos motivos:

“Espero que te gusten los gusanos ya que tendrás tu gusano personal para que se alimente de tu cebo derretido en el infierno durante toda la eternidad…”.

Eso fue lo que una persona con el seudónimo de Heaven Sent (Enviado del Cielo) dijo a otra en un artículo publicado sobre el pastor evangélico Rick Warren.  Heaven Sent terminó su maldición con una palabra: “Amén”.

De acuerdo, esa es la manera incorrecta de discutir sobre religión en internet si eres un profeta de la esquina. La manera correcta es:

No todos los que están en desacuerdo contigo merecen un tormento eterno. Las personas raramente escuchan a alguien que está en modo de ataque perpetuo.

“No cambiamos la forma de pensar de alguien al atacarlo”, dijo Charles Camosy, profesor de ética de la Universidad de Fordham en la ciudad de Nueva York.

Camosy ha hecho una carrera profesional zanjando las diferencias religiosas. Es parte del grupo Contending Modernites que encuentra intereses comunes entre cristianos y musulmanes. También es cofundador de un sitio de internet dedicado a aminorar la intensidad de las discusiones religiosas llamado Catholic Moral Theology.

Camosy dice que las discusiones en línea sobre religión son complicadas ya que no se dan en persona. El tono y los matices se pierden en línea.

“No puedes verlos a la cara”, dijo. “No puedes estrechar su mano o dar un abrazo. Es muy difícil tener una confianza personificada”.

El provocador

No hay una noción de “confianza personificada” en el siguiente troll: el provocador.

A este personaje ni siquiera pretende importarle el destino final del alma de una persona. Lanzan golpes y disfrutan de decir cosas que probablemente no dirían en persona.

En el reciente artículo sobre Warren, un lector llamado Just the Facts Ma’am le dice a otro:

“Gracias otra vez por confirmar cuan vulgar, mal educada y delirante eres, Meredith”.

En un artículo sobre el hecho de que los millennials han abandonado la iglesia, un lector con el nombre de Jenna le dice a otro: “Jesús nunca dijo esas tonterías. Eres un falso profeta y puedo reconocerlos”.

Cómo discutir sobre religión si eres un provocador:

Nadie te escuchará si no le agradas, dijo Joe Carter, blogger evangélico y autor de How to argue like Jesus, un libro que explora la manera en que Jesús se enredaba verbalmente con sus enemigos y cómo persuadía a sus amigos.

Carter dijo que Jesús era un excelente comunicador ya que contaba historias que provocaban emociones, tomaban caminos inesperados y obligaba a las personas a sacar sus propias conclusiones. Pero también conectaba con las personas por una simple razón: le importaban.

“Cuando las personas saben que te importan, es más probable que puedas persuadirlos”, dijo Carter. “Tendemos a ser persuadidos por personas que nos gustan y en las que confiamos. Jesús tenía eso”.

El ateo

Uno de mis mejores amigos era ateo. Cuando nos encontrábamos teníamos largas discusiones y filosofábamos sobre la religión. Me encantaba. Como muchos ateos a los que conocí después, descubrí que sabían más de la biblia que la mayoría de las personas que dicen ser religiosas.

Es una pena que muchos de los intercambios entre los ateos y los creyentes en nuestra sección de comentarios no siguen el mismo guión. De hecho, tienen algunas de las discusiones religiosas más desagradables que he visto en línea.

Un ejemplo:

En un artículo reciente de Belief Blog sobre el ateísmo, un lector identificado como Sam Stone dice a otro: “Las personas libres no necesitan un salvador, Kate. Solo los esclavos necesitan un salvador”.

Otro lector, CamDEn1 dijo a un cristiano: “Eres un tonto sin educación. ¿Alguna vez has oído de Richard Dawkins o de Sam Harris? Entre los ateos hay académicos más respetados que entre los cristianos…”.

Entiendo la fuente de frustración de algunos ateos. Han sido caricaturizados durante largo tiempo por los creyentes como unos degenerados a los que no les importa la moral. Algunos de ellos, a su vez, han caricaturizado a los creyentes como hipócritas de mente débil que creen en cuentos de hadas.

Si eres un ateo, así debes discutir sobre la religión:

Supera los estereotipos y pasa un rato con una persona de fe. Y si eres una persona de fe, haz lo mismo con un ateo. Puedes resultar sorprendido.

Eso fue lo que sucedió cuando Camosy, el profesor de ética de Fordham, se embarcó en un viaje verbal con el renombrado ateo y filósofo, Peter Singer, a quien muchos consideran el fundador del movimiento de los derechos de los animales.

Camosy dijo que este encuentro verbal lo obligó a leer y poner atención a los argumentos de Singer. Descubrió que comparten preocupaciones sobre la pobreza global. Consideró a Singer como una persona de buena voluntad.

“Eso creó un espacio para que pudiéramos tener un intercambio honesto, abierto y fructífero, y no un intercambio de comentarios agresivos”, dijo Camosy.

También creó un espacio para la transformación personal.

“De hecho, leer sus escritos me convirtió en vegetariano”, dijo Camosy. “Pero solo fue porque estaba abierto a sus argumentos lo que me convenció”.

El académico

Tengo un amigo inteligente, verdaderamente inteligente. Es un tipo genial y chistoso y resulta que es profesor de teología. Trato de entenderlo cuando hablamos de religión, pero siempre hay un punto en el que me pierdo. Comparo ese momento con ver a la nave Enterprise entrar en velocidad hiper espacial. Simplemente se va al espacio y mi mente no es suficientemente grande como para entenderlo.

Hay muchos grandes cerebros en la sección de comentarios de nuestro blog. Hablan como si tuvieran el número celular de Dios: Él les ha revelado los grandes misterios. Conocen el plano divino.

En un artículo que escribí recientemente sobre la persecución que sufren los cristianos contemporáneos, un lector identificado como Tom Skylark me explicó de lo que realmente se trata esta persecución.

Skylark dijo:

“Los cristianos se enfrentarán a una persecución constante, entonces sucederá Tesalónicos 4:16-17 justo antes de las adversidades de 7 años cuando Israel queme las armas de Rusia durante 7 años. (Ezequiel 39:9). Aquellos que no estén involucrados en el arrebato tendrán la oportunidad de recibir a Cristo durante las adversidades de 7 años, pero serán decapitados por su testimonio. (Revelaciones 20:4). ¿Qué tan lejos está Rusia de su posición profética que implica que dicho arrebato (Tesalónicos 4:16-17) está aun más cerca?

De hecho, no lo sabía y todavía no estoy seguro de lo que esto significa.

Algunas veces, el académico es alguien que cree que toda la religión es inevitablemente derivativa: está basada en algo que sucedió con anterioridad.

Un lector llamado Seyedibar respondió a mi artículo sobre la persecución de los cristianos con lo siguiente:

“Con un poco de estudio en historia y religión comparativa se puede llegar lejos. Abraham está basado en una figura egipcia. Su Dios era Ptah, no El y su visión era sobre Memphis, no Israel. Jesús probablemente está relacionado con la historia mística de Merkabah, que se trata sobre un peluquero y un carpintero… y si vamos un poco más atrás, la arqueología ugirítica nos muestra que el libro del Génesis es la de los reyes ancestrales de los cananeos. La mayoría de los cristianos y de los judíos no están conscientes de que cuentan que el creador del Jardín del Edén, El, murió por un ataque de un jabalí salvaje”.

Como dije, el hiperespacio. Simplemente no puedo llegar hasta donde Seyedibar ha llegado. Amo la pasión de los académicos por la religión, pero algunos de ellos me pierden cuando tratan de demostrar todo su conocimiento de la historia y la religión en un esfuerzo por cambiar las creencias de alguien.

Cómo discutir sobre religión si eres un académico:

Acepta que hay un límite para el conocimiento. Nunca he visto que alguien responda a un argumento religioso así: “Tenes razón. Tu argumento es irrefutable. Tiraré por la borda toda una vida de creencias en este momento porque obviamente no tengo una respuesta coherente”.

Simplemente no sucede.

Gordon Newby, profesor de Estudios del Medio Oriente y de Asia del Sur de la Universidad de Emory dijo que la mayoría las personas modifican sus creencias religiosas “no por un argumento” sino después de largas conversaciones y una exposición íntima a otra fe.

“Los argumentos lógicos son buenos, pero no van a cambiar la vida de alguien”, dijo New by. “Somos demasiado complicados para eso. No somos máquinas programadas. Tenemos todo un sistema límbico de emociones, apetitos y todo lo demás”.

El pacifista

Hay algunos factores que me dan esperanza cuando visito la sección de comentarios. Son los pacifistas y con toda seguridad me bendicen con sus actitudes.

Los pacifistas tratan de evitar que los argumentos sean personales. Son árbitros en línea. Voltean la otra mejilla.

Un intercambio entre alguien llamado Booty funk y Katie Rose muestra a un pacifista en acción.

Booty funk estaba molesto porque ella dice que “debemos respetar todas las ideas del mundo no importa qué tan extrañas parezcan”.

A lo que Booty funk contestó que las personas no tienen que respetar todas las ideas y le dice a Katie Rose que no debería decirle a los demás que no debatan sobre religión en un blog que trata este tema.

¿Qué responde KatieRose? No pelea. Hace la paz:

“¡De acuerdo! Eso me funciona”, dijo ella. “Lamento si pareció una orden para no hablar sobre un tema: simplemente no estaba de acuerdo con el enfoque de la discusión”.

Booty funk termina la discusión con una carita feliz y le manda un beso a Katie Rose.

Cómo discutir sobre religión si eres un pacifista:

Sigue haciendo lo que estás haciendo.

¡Si tan solo hubiera más pacifistas en la sección de comentarios! De hecho, envíe correos electrónicos a lectores como Booty funk y Katie Rose para preguntarles su punto de vista, pero no recibí más que un silencio. Ni un lector quiso hablar de este tema. Solo una persona, un ateo, respondió a mi invitación y no quiso que su nombre fuera utilizado.

Sin embargo, presiento que escucharé de nuevo a estos santos trollers cuando revise la sección de comentarios del Belief Blog. Y tú también lo harás, incluso si no lees mucho sobre religión. Estos santos trollers se presentan en nuestras vidas y lugares de trabajo. Muchos de ellos se sentarán a nuestro lado en la mesa cuando las familias y amigos se reúnan durante las festividades venideras.

Cuando la conversación toque el tema de la religión, podrás conocer a tu propio santo troller y tendrás que tomar una decisión.

¿Hago la paz o hago la guerra?

¿Qué tipo de santo troller serás?

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a John Blake.

TODOS SOMOS DIOS. Alejandro Jodorowsky

El Centinela

alejandro-jodorowsky-divulgacao-todos-os-direitos-reservados

Alejandro (Alexandro) Jodorowsky Prullansky (TocopillaChile17 de febrero de 1929), es un artista chileno de origen judíoucraniano, nacionalizado francés en 1980. Entre sus muchas facetas destacan las de escritor (novelistadramaturgopoeta y ensayista), director teatral y de cine, guionistaactormimomarionetistacompositor de bandas sonorasescultorpintor y escenógrafo en cinehistorietistadibujante, instructor del tarotpsicoterapeuta y [[ sanador psicomágico. Escribe indistintamente en español —sus libros— y en francés —sus cómics y algunos ensayos—, por lo que, siguiendo el concepto de George Steiner, se puede considerar un escritor extraterritorial.

Fundó, junto a Roland Topor y Fernando Arrabal, el Grupo Pánico.1 Su aporte más divulgado y controversial es la psicomagia, una técnica que conjuga los ritos chamánicos

Ver la entrada original 172 palabras más

¿ CUÁLES SON LOS ELEMENTOS DE LA CREENCIA EN DIOS?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hallan fundamento biológico de la creencia en Dios

Publicado por Patricia Damiano

La teoría ubica la creencia en Dios como función cognitiva de adaptación en el proceso de la evolución. No se trata de un centro neuronal, sino de varias zonas del cerebro, explican los especialistas del Instituto Nacional Estadounidense de Desórdenes Neurológicos

La creencia en Dios está profundamente arraigada en el cerebro humano, el cual está programado para las experiencias religiosas, según un estudio que analiza por qué la religión es un rasgo humano universal que ha abarcado todas las culturas a lo largo de la historia.

Científicos que buscan un “punto de Dios” neuronal, que controle la creencia religiosa, piensan que no se trata de un centro en sí, sino de varias zonas del cerebro que forman el fundamento biológico de esa creencia.

Los investigadores señalaron que sus hallazgos apoyan la idea de que el cerebro ha evolucionado para ser sensible a cualquier creencia que eleve las probabilidades de supervivencia, lo cual podría explicar por qué creer en Dios y en lo sobrenatural se ha difundido tanto en la historia evolutiva humana.

“La creencia y la conducta religiosas son distintivas de la vida humana, sin ningún equivalente animal aceptado, y se encuentran en todas las culturas”, indicó el profesor Jordan Grafman, del Instituto Nacional Estadounidense de Desórdenes Neurológicos e Infartos, en Bethesda, cerca de Washington. “Nuestros resultados son únicos en cuanto demuestran que redes cerebrales bien conocidas transmiten componentes específicos de la creencia religiosa, y apoyan teorías psicológicas contemporáneas que ubican la creencia religiosa dentro de las funciones cognitivas de adaptación que ocurren con la evolución.”

Los científicos están divididos sobre si la creencia religiosa tiene base biológica. Algunos teóricos de la evolución han sugerido que la selección natural darwiniana podría haber favorecido a individuos capaces de usar la creencia religiosa para sobrevivir a dificultades que de otro modo los habrían abrumado. Otros consideran que la creencia religiosa es un efecto lateral de cierto rasgo del cerebro humano que busca convicciones coherentes acerca del mundo exterior. Sostienen que la religión y la creencia en Dios no son sino una manifestación de este fenómeno biológico intrínseco que hace tan inteligente y adaptable el cerebro humano.

El estudio más reciente, publicado en la revista Proceedings, de la Academia Nacional de Ciencias, consistió en analizar el cerebro de voluntarios a quienes se había pedido pensar en problemas y cuestiones religiosos y morales. Los científicos emplearon una máquina funcional de imágenes de resonancia magnética, capaz de identificar las regiones de mayor actividad energética en el cerebro.

Descubrieron que personas de diferentes credos religiosos, así como ateas, tendían a utilizar los mismos circuitos eléctricos del cerebro para resolver un conflicto moral, los cuales también se empleaban cuando personas de inclinación religiosa consideraban asuntos relacionados con Dios.

El estudio descubrió que varias zonas del cerebro participan en la creencia religiosa, una dentro de los lóbulos frontales de la corteza –que son exclusivos de los humanos– y otras en regiones de evolución más antigua, en lo profundo del cerebro, que los humanos tienen en común con los simios y otros primates, reveló el profesor Grafman.

Misterio

“No hay en estas estructuras cerebrales ningún aspecto que sea exclusivo de la creencia religiosa. La religión no tiene un ‘punto de Dios’ como tal, sino que está imbricada en toda una gama de otros sistemas de creencias en el cerebro que utilizamos día con día”, explicó. Añadió que el estudio sugiere que el cerebro es inherentemente sensible a creer en cualquier cosa si hay fundamento para ello, pero cuando hay un misterio acerca de algo, la misma maquinaria neuronal se aplica en la formulación de la creencia religiosa.

“Cuando tenemos un conocimiento incompleto del mundo que nos rodea, nos ofrece la oportunidad de creer en Dios. Cuando no tenemos una explicación científica de algo, tendemos a creer en explicaciones sobrenaturales”, añadió Grafman, quien cree en Dios. “Tal vez obedecer a fuerzas sobrenaturales de las que no tenemos ningún conocimiento facilitó el surgimiento de las formas religiosas de la fe”.

” Atesorado en Ciencia,”

Religión

The Independent.

Traducción: Jorge Anaya.

Fuente: La Jornada

http://patriciadamiano.blogspot.com/2009/03/hallan-fundamento-biologico-de-la.html

———————————-

Definida desde la religión y la filosofía durante siglos, ahora se sabe que está asociada al sistema límbico y a la corteza prefrontal

La sabiduría, entendida como una virtud humana asociada a la empatía, la compasión o el altruismo, está relacionada con la actividad de ciertas partes del cerebro, según una investigación de la Universidad de California en San Diego. La investigación determinó que la corteza prefrontal del cerebro se activa con la regulación emocional o la capacidad de relativizar; que la corteza prefrontal lateral facilita la toma de decisiones razonadas; y que la corteza prefrontal media está implicada en el equilibro emocional y la actitudes pro-sociales o socialmente positivas. Aunque éste es sólo el inicio de un largo camino de investigaciones, la neurobiología promete explicar e incluso fomentar esta misteriosa virtud, hasta hace poco asociada únicamente a la filosofía y a la religión.

Por Yaiza Martínez.

Para leer todo el artículo ir a

http://www.tendencias21.net/Descubren-las-bases-neurologicas-de-la-sabiduria_a3147.html?preaction=nl&id=1973871&idnl=48484

Estudio revela las zonas cerebrales relacionadas con la sabiduría humana
Los rasgos relacionados con la sabiduría, como la empatía y el altruismo, provocan  actividad de zonas del cerebro como la corteza pre-frontal y la corteza singular anterior.

por Andrea Buccioni